Tiro: ¿Por qué usar silenciadores?

El autor analiza el empleo de los reductores de sonido en rifles de caza como una solución a un problema de salud pública.

Por

Los cazadores y tiradores deportivos, que sumamos varios millones en la Argentina, sufrimos la secuela de una inevitable pérdida de audición al disparar nuestras armas de caza mayor, menor, tiro deportivo y defensa. Para practicar, podemos resguardar nuestros oídos con tapones y orejeras, los mejores de los cuales alcanzan un NRR (Noise Reduction Rate) o indice de protección auditiva de hasta 33 decibeles.

Durante las cacerías, el uso de esos medios se torna poco práctico e incluso peligroso al aislar al cazador de los sonidos del entorno, por lo cual es en estos casos donde los silenciadores, supresores o reductores de sonido colocados a rosca en la boca de nuestros rifles, escopetas y algunas armas cortas de caza jugarían un papel fundamental en la protección de nuestra audición, reduciendo la intensidad del sonido en hasta 35 decibeles.

Si tenemos en cuenta que un rifle .22 puede generar hasta 106 decibeles de intensidad sonora, una escopeta 12 unos 175, una rifle de caza mayor .308 Win. 175 dB, un revólver .38 especial 125 dB, un .357 Mag. 135 dB, un .44 Mag. de 145 a 165 dB y un revólver .22 de cañón corto hasta 160 decibeles, entonces comprendemos la utilidad y necesidad de un supresor en las armas de caza.

He utilizado un artículo de Ed Sanow, publicado en la edición de mayo de 1994 de la revista “Petersen´s Handguns”, titulado “Muzzle Blast and your Hearing” (Estampido de armas de fuego y su audición”), como una de mis fuentes para este articulo. Escribe Sanow: “Las armas de fuego producen sonido de tres maneras, sonidos que se acumulan conformando el sonido total del disparo. Una es el estampido generado por los gases calientes y a altísima presión de la combustión de la pólvora, otro es el boom sónico de las ondas de choque que crea el proyectil al superar la velocidad del sonido, y el otro componente es el sonido generado por las partes mecánicas en movimiento del arma, como lo son el mecanismo de disparo, cerrojo, etc. El silenciador reduce hasta 35 decibeles el componente de sonido producido por la combustión de la pólvora pero no puede actuar sobre el boom sónico, ni sobre los mecanismos del arma”. Por estos motivos es que los silenciadores no tienen la efectividad que se representa en las películas de acción y que puede generar el rechazo al concepto por parte de los legisladores.

Sigue Sanow: “El rango de la audición humana va de 0 a 120 dB y de 16 a 16.000 Hz, y nuestros oídos son más sensibles en el rango de los 1.000 a los 3.000 Hz. En una conversación humana el rango de frecuencia de las vocales y consonantes es de 250 a 6.400 Hz. La sensación de sonido depende tanto del nivel de presión sonora (dB) como de la frecuencia (Hz). La combinación de intensidad y frecuencia forma el umbral de la audición. Por debajo de este umbral sólo existe el silencio y por encima aparece el sonido. Cuando la intensidad del sonido aumenta, sentimos eventualmente una molestia que ocurre generalmente con un sonido de 115 dB. Uno más intenso puede generar dolor y el umbral del dolor es de 140 dB a cualquier frecuencia. La perdida auditiva puede ser temporaria o permanente. Sonidos por debajo de 90 dB no causan daño alguno. mientras que entre 90 y 110 dB, dependiendo de la duración de la exposición, provocan cambios bioquímicos temporarios. Los sonidos entre 110 y 130 dB producen alteraciones bioquímicas parcialmente reversibles y posible daño permanente en las células sensoriales exteriores. Los sonidos de una intensidad superior a los 130 dB provocan inevitable daño estructural permanente.

“La exposición a sonidos mayores a 100 dB conduce a una incapacidad temporaria del oído para detectar sonidos débiles elevando el umbral de audición, con lo cual los sonidos débiles que antes oíamos normalmente, ya no los oiremos bien hasta que nos recuperemos. Eventualmente una pérdida total de audición puede ocurrir, y se define como ‘sordera’ a un salto o elevación del umbral de audición de 50 dB. Asimismo, se producirá el ‘tinnitus’ en oídos sin protección al disparar. Este silbido o sirena en el oído es causado por concusión de la cóclea y un cambio bioquimico en el nervio auditivo.

“Los estampidos de armas de fuego pueden romper el tímpano, que se puede curar por sí mismo si se evita someterlo a más daño. Y también, cuando superan los 175 dB, pueden quebrar los huesitos del oído interno. Generalmente el oído externo y medio no sufre daños, pero los filamentos nerviosos de la cóclea y órgano de Corti son los que se destruyen irrevocablemente por stress mecánico”

.
Sanow asegura además que “la exposición prolongada a los disparos de armas de fuego producen perdida de audición en las frecuencias entre 300 y 6.000 Hz, especialmente alrededor de los 4.000 Hz. Y las células nerviosas con esta frecuencia específica son las que tienen que ver con la audición de las consonantes en el habla y no hay dispositivos de ayuda de audición que sirvan ya que se habrá destruido el conversor de impulsos de sonido mecánicos a impulsos nerviosos. Mientras que las consonantes se ubican en la frecuencia de entre 800 y 5.000 Hz, las vocales lo hacen en las frecuencias de 200 a 800 Hz, siendo el más crítico rango de frecuencias del habla el de 1.000 a 3.000 Hz. Por eso, especialmente si hay un sonido de fondo o muchas personas hablando al mismo tiempo en un salón, por ejemplo, los oídos dañados no captan ciertas consonantes y tienen problemas para escuchar bien la mayoría, además de evidenciar problemas pronunciando sonidos que no escuchan. No existe este problema con las vocales por sus bajas frecuencias, y las armas de fuego no afectan mayormente estas frecuencias. Existe una diferencia de hasta 28 dB entre la potencia fonética de una vocal y la más débil de las consonantes. El disparo de armas de fuego en polígonos de tiro cerrados aumentará la intensidad del sonido por reverberancia. Este efecto disminuirá si las paredes, piso y techo del predio de tiro están alfombrados o si hay una ventana abierta”. En los Estados Unidos, 42 estados ya aprobaron el uso de supresores en la actividad del tiro y la caza. También lo hicieron Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia, etc.

En EE.UU. la Asociación Nacional del Rifle y el Instituto de Acción Legislativa (NRA-ILA) están promoviendo el Acta de Protección Auditiva de 2017 (Hearing Protection Act of 2017), que removerá las trabas burocráticas e impuestos para el proceso de compra de silenciadores-supresores-reductores de sonido (estos términos son sinónimos). Los supresores tienen ventajas obvias para la salud de los tiradores y acompañantes, y reducen las molestias causadas por el estampido de los disparos en áreas cercanas a poblaciones, aunque los disparos sean escuchados.

También en EE.UU. se ha formado la Asociación Americana de Supresores (American Suppressor Association) y ya son 900.000 los usuarios registrados. Contra el argumento de que podrían ser empleados por criminales, las estadísticas demuestran que casi ninguno de los 3.500 asesinatos cometidos en Chicago el año pasado fueron perpetrados usando un arma con supresor. La razón es que los supresores o silenciadores aumentan el peso y dimensiones del arma, interfiriendo con los aparatos de puntería y la reducción de sonido de hasta 35 decibeles simplemente no justifica su uso por parte de criminales, ya que no contribuirá mayormente a que no sean detectado y pocos malvivientes se preocuparían por proteger su propia audición cuando cometen crímenes.

Existe en Internet abundante documentación e información acerca del problema de la perdida de audición causada por el sonido de disparos de armas de fuego. Este es el link de un estudio estadístico científico en Suecia realizado entre cazadores miembros de la Asociación Sueca de Cazadores y titulado “Historia de tiro y presencia de trastorno de audición en cazadores suecos: un estudio observacional cros-seccional basado en Internet”: Shooting history and presence of high-frequency hearing impairment in Swedish hunters: A cross-sectional internet-based observational study) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4900506/
Ya es tiempo de que los tiradores y cazadores argentinos nos unamos para cuidar nuestra audición y nuestros derechos. El estado no lo hará.

Nota completa publicada en revista Weekend 540, septiembre 2017.

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario