Tuesday 5 de March de 2024
ARMAS | 05-11-2023 15:00

Comparativo: cómo se maneja la portación de armas en Texas y en la Argentina

Contraste entre el estado de Texas, EE.UU., y nuestro paìs. Qué requisitos se solicitan en el Norte. Por qué pudieron llevarla adelante. Cómo debería ser en nuestro territorio.

Desde el 1º de septiembre los usuarios texanos de los Estados Unidos pueden portar armas de fuego sin licencia para hacerlo. Esta condición es producto de la resolución aprobada por los legisladores de ese estado de la Unión y que fuera enviada por el gobernador Greg Abbot. Como era de esperarse, esta medida está generando debates entre quienes están a favor de la tenencia y uso de armas de fuego y los desarmistas. Cabe destacar que la portación de armas estaba permitida para los texanos desde 1995, gracias a que entonces el otrora gobernador George W. Bush había firmado una ley secreta autorizándolo.
Pese a esto, se necesitaba obtener una licencia para poder sacar el arma fuera de la casa o vehículo. Ahora todo cambió después de la aprobación por parte de los legisladores del proyecto de ley del Senado Nº 1.927, que permite a cualquier persona poseer un arma de fuego legalmente y transportarla en una pistolera en público. Texas se une a otros 19 estados que comparten lo que los partidarios llaman “leyes de transporte constitucional”.
“Se podría decir que hoy promulgué algunas leyes que protegen los derechos de armas –manifestó el Gobernador Greg Abbott durante la firma del proyecto de ley de junio– , pero en definitiva firmé documentos que inculcaron la libertad en el estado de la estrella solitaria.”
La ley de Texas no cambia la elegibilidad para la posesión de armas. Sigue vigente que cualquiera que quiera tener una pistola en ese estado debe tener al menos 21 años y no puede haber cumplido condena alguna por un delito grave o de violencia familiar durante los últimos cinco años. La nueva ley también agrega algunos otros delitos menores a la lista de los que impiden la portación, incluido el asalto que cause lesiones corporales, conducta mortal, amenaza terrorista y abuso de armas.
Cuando se compra un arma en un comercio autorizado se debe pasar por una verificación de antecedentes, aunque eso no es requerido para la venta privada de armas en Texas. El transporte sin permiso sigue siendo controvertido. Si bien los republicanos por primera vez se unieron en gran medida en apoyo del proyecto de ley, los más desarmistas se opusieron a él. La eliminación de los requisitos de capacitación preocupa a algunos en la aplicación de la ley. En las clases de capacitación para portar, los solicitantes aprenden las leyes básicas de armas, la resolución de conflictos y el almacenamiento adecuado de armas de fuego, y tienen que demostrar la idoneidad básica durante las acciones de desenfunde y tiro.
El presidente de la Unión de Oficiales de Policía de Houston, Douglas Griffith, dijo que los oficiales reciben cientos de horas de entrenamiento con armas y que aún ocurren accidentes. Por otro lado, expresó: “Queremos que nuestros ciudadanos estén debidamente capacitados y al menos sepan qué pueden y qué no pueden hacer con esa arma. Hay ciertas cosas que haces como ciudadano simplemente esgrimiendo esa arma que puede ocasionar que te acusen penalmente”. Además, agregó: “La nueva Ley autoriza a los oficiales a preguntarle a alguien sobre sus armas si hay una sospecha razonable o existe una llamada al 911. Pero limita la forma en que la policía puede interactuar de otras maneras”.  Para Charles Cotton, primer vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle –NRA–, la nueva Ley simplemente concede a los texanos un derecho otorgado por la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense. Pero también indicó: “Todo portador de armas debe hacer un curso de entrenamiento para portarlas, más allá de esta ley aprobada”. Agregó, además: “No solamente quiero que sobrevivas al ataque contra tu vida, sino también a las consecuencias legales por ejercer el derecho a la Legítima Defensa. Por lo tanto, sí creo que deberían aprender la ley y conocer no sólo cómo manejar eficientemente un arma, sino también cómo usarla en defensa propia, y esos son dos temas diferentes”.

Opinión personal para la Argentina

Los dichos de Charles Cotton son 100 % aplicables en la Argentina. Solo algunos civiles bendecidos por funcionarios políticos de turno de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) pueden portar armas, además de quienes tienen estado policial o son militares. La Ley de Portaciones es una necesidad impostergable en un país como el nuestro, donde el garantismo judicial ha cobrado y sigue cobrando muchas víctimas. Medidas inconcebibles en otros tiempos, como la liberación de oleadas de delincuentes peligrosos a las calles y sueldos a los penados son muestras de que no se resguarda la seguridad de la población. En lugar de eso, se beneficia a quienes delinquen. 
No debería haber una rancia comisión de portaciones en la ANMaC que decida de manera arbitraria quiénes son aptos para portar armas de fuego en la vía pública (ver nota publicada en Weekend Nº 612). Es imprescindible establecer un curso para portadores hábiles. En el mismo, los aspirantes a llevar armas de fuego en condiciones de uso inmediato deberían recibir instrucción legal sobre legítima defensa, además del entrenamiento adecuado para portarlas y emplearlas llegado el caso. 
Es inconcebible que un grupo de desarmistas congénitos de un organismo oficial tengan el poder de negarnos la defensa de la delincuencia en las calles. Hacerlo es negarnos el más importante derecho que pueda tener un ser humano: el derecho a la vida y a defenderla.  

También te puede interesar

En esta Nota

Hernán Rodríguez

Hernán Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend