Saturday 15 de June de 2024
ARMAS | 07-10-2023 19:00

Evolución de las armas blancas: los siete metros de la legítima defensa

Cuándo debería estar permitido usar un arma de fuego para repeler una agresión con cuchillos. ¿Pueden perforar chalecos antibalas?
Ver galería de imágenes

Las armas blancas se denominan así desde la antigüedad debido al color genérico que poseía el metal pulido que es, lógicamente, claro. Fuera de este concepto, es sabido que desde antes de la era de los metales el hombre fabricaba diferentes tipos de armas blancas usando piedras y maderas que endurecía a partir de la exposición al fuego, practicando de alguna manera un tipo primitivo de templado.
A medida que fue evolucionando, tales armas blancas, herramientas y otros utensilios se comenzaron a confeccionar con hierro y bronce, para luego adoptar en gran escala el uso del acero, en especial a partir del siglo XX. Por las características excelentes que tiene este metal compuesto básicamente por hierro y carbono, se lo emplea con éxito en la producción tanto de armas de fuego como blancas. Además, existen otros elementos químicos agregados a esta aleación, como el cromo, vanadio, tungsteno y manganeso, entre otros, que dan aceros especiales o resistentes a la oxidación, mal conocidos como inoxidables.

0912_cuchillos

Existen dos tipos de armas blancas: las impropias y las propias. Las primeras son aquellas que en su origen no fueron confeccionadas para la defensa o el ataque, pero que aún así pueden circunstancialmente lesionar o matar, como los destornilladores, picahielos, chapa con filo, vidrios, tijeras, tenedores, etc. Por otro lado, las armas blancas propias son las que fueron ideadas con un fin específico, y resultan más indicadas para el ataque o la defensa, como el machete de deforestación, la daga, el puñal, el cuchillo de combate, el de supervivencia, el de campo y el de cocina (este último considerado un intermedio entre ambas clasificaciones).
El cuchillo es una excelente arma para defensa, siempre y cuando se lo utilice correctamente, dentro de un radio que va desde el contacto corporal hasta los 5 m, motivo por lo que en esta distancia resulta mucho más peligroso que un arma de fuego, inclusive. Es por eso que vemos policías con armas de fuego que muchas veces son muertos o heridos por delincuentes armados con cuchillos o dagas. El motivo: porque las armas blancas se ocultan mejor y se pueden sacar con rapidez, anticipándose al desenfunde de una pistola o un revólver, y ocasionando múltiples y diferentes heridas que pueden llevar a la muerte. Entonces, defenderse de un cuchillo u otra arma blanca dentro de un radio de 0-7 m de distancia del atacante usando un arma de fuego no resulta de ninguna manera desproporcionado, teniendo en cuenta la alta peligrosidad de estos objetos en manos de un criminal.

0912_cuchillos

Se sabe técnicamente también que el arma blanca puede perforar ciertos chalecos antibalas usados por los servidores públicos de la seguridad, con lo cual ante un enfrentamiento armado debe tenerse en cuenta esta situación, que no debe ser menospreciada a la hora de juzgar los hechos. Curiosamente, en países latinoamericanos, asiáticos y europeos, la mayoría de los enfrentamientos y peleas entre familiares, vecinos, cónyuges o con desconocidos en las calles, se llevan a cabo con armas blancas impropias y contundentes.
Esto reafirma que las armas de fuego que están legalmente registradas de ninguna manera se pueden relacionar con la violencia generada en el ámbito público o privado, ya que en realidad nadie que posea sentido común y criterio usaría un arma a su nombre para delinquir y luego ser identificado, detenido y juzgado. La pura y absoluta responsabilidad debe recaer en aquellos individuos de mala vida, que están al margen de la ley y que hacen uso incorrecto de un cuchillo o un martillo para amenazar, matar o lesionar; de igual forma que un arma adquirida por ellos mismos en forma ilegal, con la intención de buscar dificultar la identificación y el vínculo de responsabilidad.   
Por su parte las armas blancas de uso militar, policial o de campo resultan ser de igual manera excelentes herramientas para resolver diferentes situaciones y pueden contener un filo, dos, un filo y un cuarto, serrucho, muesca corta alambre, rompe vidrios (martillo), manopla, etc. Para darles mayor dureza y tenacidad a los aceros de estas armas blancas modernas, se les realizan tratamientos térmicos integrales, parciales o superficiales, con la finalidad de que sean más resistentes a los cortes y que puedan retener el filo por más tiempo.
Muchas veces, y de manera equivocada, se cree que un cuchillo militar es bueno por el solo hecho de usar un acero especial, aunque en realidad para que se optimice y sea útil funcionalmente, el secreto radica en el correcto templado y revenido posterior. Desde los inicios de la humanidad y hasta el presente, las armas en general fueron evolucionando progresivamente y, aunque el cuchillo en sí no tuvo extraordinarios cambios (salvo en sus materiales), sigue siendo fundamental en el equipo militar del soldado moderno, del cazador y de los aventureros fuera de ruta.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Darío Raúl Chiviló

Darío Raúl Chiviló

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend