Ashby Marshall pega la oreja contra la madera y percibe las vibraciones que emite el barril que a su vez recibe desde un altavoz el sonido de “El Cascanueces” de Chaikovski, en una versión del Ballet de San Francisco.

Volver a la nota: Sonoma, tierra de kayaks y granjas

Deja un comentario