Un calibre alemán en la extensa África

El 6x68S dio muestras más que suficientes tanto en tiro deportivo como en los campos de caza. Galería de imágenes.

Por

El origen de este excepcional calibre está envuelto de cierto misterio, al igual que su denominación.

 

Algunos autores atribuyen su creación a Von Hoffe en el año 1938, mientras otros sostienen que fue diseñado por August Schüler en la Waffenfabrik de Suhl –Alemania– como un prototipo de calibre militar contra vehículos blindados livianos.

 

En lo personal, de acuerdo con lo que he leído en varias publicaciones y estudios sobre el tema, me inclino por August Schüler, pero mantengo mis reservas sobre su destino como cartucho militar, porque ya en el año 1940 la RWS lo ofrecía comercialmente como cartucho de caza.

 

Sea cual fuere el origen, lo cierto es que el comienzo de la guerra hizo que todas las factorías alemanas se dedicaran a la producción de material bélico, dejando de lado su fabricación y la de las armas que lo disparaban, para ese entonces solamente un modelo de Máuser deportivo y un Mannlicher fabricado en Austria, país que en esa fecha se encontraba anexado a Alemania.

 

Otro tema bastante desconocido es el de la letra “S” incluida en su nombre. Sucede que al ser denominado como 8 mm y al convivir con el 8×57 Máuser –el cartucho militar por excelencia de las fuerzas armadas alemanas– se podría producir alguna confusión con el diámetro real de sus puntas. Efectivamente, el moderno 8x68S cargaba puntas con un trafil de 8,20 mm mientras que el 8×57 utilizaba de 8,03, de allí la necesidad de diferenciar sus proyectiles ya que ambos empleaban la denominación común de 8 mm.

 

 

 

 

Nota completa en la edición 491 de Weekend, agosto de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario