Convención de perdices

Los campos de Conesa dieron que hablar con una gran cantidad de ejemplares y muchas liebres. Galería de imágenes.

Por

Con el bolso listo para partir con destino a Rojas, recibí el llamado de Pablo Miribuk: “Venite para Dolores, conseguí unos campitos muy buenos y muy cerca de casa”. Como nos une una gran amistad, sin dudarlo puse rumbo al sur bonaerense

 

Salí a las 5 am con la idea de estar a poco de amanecer en la casa de mi amigo. Un sábado a esa hora de la mañana se navega bastante bien por la ruta, y si no hay contratiempos se llega en buen tiempo, tanto que me permití un cafecito con medialunas en el famoso Km 113.

 

A las 7:15 ya estaba entrando en el criadero La S’hara, propiedad de Pablo. Y enseguida nos pusimos en marcha. El campo está ubicado en Conesa, partido de Tordillo, por lo que en un principio desconfié un poco. La zona es de terrenos bajos, con mucho bañado y franjas fácilmente inundables, todos indicadores de poca densidad de perdices.

 

Nuestro anfitrión nos indicó los lotes donde podíamos tener mejores posibilidades, y ahí nos arrimamos.  Se comprometió a esperarnos al mediodía con el fuego encendido, cosa que agradecimos como se merece.

 

 

Abrojos y perdices

 

 

Bajé a Frau de la camioneta, me puse el chaleco y la canana y armé mi Franchi Alsione. Por suerte, mi perra no requiere salir corriendo, estirar los músculos y jugar antes de comenzar la faena: ella baja del vehículo y ya está cazando.

 

 

 

Nota completa en la edición 491 de Weekend, agosto de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario