Sobre chokes en escopetas

Todo lo que hay que saber sobre un aspecto vital en caza menor y tiro deportivo con escopetas. Galería de imágenes.

Por

El tema chokes (o agolletamiento de la boca del cañón) es, para algunas personas, un tabú, algo poco práctico. Para otros, en cambio, resulta ser la verdad revelada, porque permite llegar a una conclusión con métodos simples y al alcance de todos.

 

Para despejar las dudas me parece certero comentar acerca de la incidencia de los distintos tipos de chokes de una escopeta, no desde la perspectiva de cuál es el más adecuado según su apertura (recordemos que hay varias medidas), sino de cómo concentran los perdigones en dos de los diferentes modelos que hay en el mercado: los convencionales versus los Briley Helix.

 

Es verdad que los chokes suelen tener mucha literatura y poco desarrollo de práctica. Por eso, esta vez quería verificar cómo y cuántos perdigones de la rosa llegaban a un blanco con igual cartucho y choke de idéntica medida pero de diferente estilo. Empíricamente, un resultado que nos permita mejores tiros para la temporada de caza o para enfrentar algunos objetivos en la pedana.

 

Así fue como nos dirigimos al Tiro Federal de Lomas de Zamora con Claudio Fernández, quien facilitó sus chokes Briley, y de paso me comentó: “Si sos nuevo en el tiro y no entendés qué son los chokes, no te sorprendas: desde hace muchos años, el 75 % de los tiradores de escopeta tampoco entiende su importancia en el tiro al vuelo. Pero empecemos por el principio: los chokes de escopeta fueron diseñados para controlar los diámetros de plomeo.

 

¿Qué es un plomeo? Es la agrupación de los perdigones a cierta distancia. Esta agrupación se mide en forma circular, y este círculo debe tener cierta eficacia, es decir, un determinado número de perdigones en una zona específica, denominada distribución. Hasta acá la teoría funciona a la perfección. La confusión comienza cuando los tiradores los etiquetan e intentan averiguar qué usar y cuándo a modo de fórmula infalible”.

 

 

Pruebas en el Tiro de Lomas

 

 

En la pedana, a Claudio se le sumó Javier Trincheri, quien aseguró que su experiencia con los chokes Briley era muy buena, tras lo cual pusimos manos a la obra y con unos blancos de plomeo, una escopeta Beretta SV 10, cartuchos RD de 28 gramos munición 7 y los chokes originales Beretta más los Helix fuimos al planchón de la pedana, ubicado a 26 m de la línea de disparo. Con el choke original Beretta de medida media en el caño inferior realizamos el primer disparo. Luego lo cambiamos por el Helix de la misma medida, y así fuimos repitiendo la experiencia con los sucesivos diámetros.

 

Más allá de lo que exponen las tablas teóricas, pudimos observar que la agrupación del choke convencional es buena porque completa bien la rosa, pero con los Helix se ve que la distribución de las municiones es mucho más pareja en cada uno de los cuadrantes del blanco, además de no observarse casi perdigones fuera del límite. En la práctica de tiro a la hélice, si se utilizan Helix y se centra bien el blanco, la hélice estalla, literalmente, dejando el testigo solo. Desde lo morfológico, este choke tiene unas ranuras en su extremo exterior, a través de las cuales escapan los gases del cartucho, lo que mejora la salida de la copa con las municiones. En el mismo sentido, como extiende unos 6 cm la boca del cañón porque es externo al ánima, mejora la agrupación.

 

La prueba en el campo la realizamos sobre palomas. Los resultados comparativos fueron similares: a corta distancia convienen los chokes convencionales porque rompen menos la presa, pero de distancias medias en adelante son infalibles.

 

 

 

 

Nota publicada en la edición 488 de Weekend, mayo de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

2 comentarios en esta nota

Deja un comentario