domingo 16 de febrero de 2020
03-07-2018 08:30 | ARMAS

Las 8 precursoras de las pistolas actuales

Un repaso por las armas de puño que legaron diseños fundamentales a sus sucesoras y contribuyeron a que varias marcas los adoptaran, brindándonos los eficaces modelos de hoy. Ver galería de imágenes

Las armas de fuego han evolucionado a través de la historia, como toda creación del hombre. Pero, si bien no dejan de salir nuevos modelos, debemos reconocer que en ciertos períodos han sufrido un notable estancamiento creativo. Basta ver que los revólveres –por ejemplo–, no han experimentado modificaciones sustanciales desde fines del siglo XIX. Las pistolas semiautomáticas, en cambio, fueron evolucionando paulatinamente en las primeras décadas del siglo XX, para luego quedarse en una meseta en la que sólo fueron apareciendo variaciones de los sistemas ya creados y experimentados. No obstante, muchos de esos diseños se han convertido en hitos, a partir de los cuales fueron diseñadas las pistolas modernas.

Por lo tanto, cuando usted empuñe en la pedana de tiro su pistola de última generación, tenga presente que una parte (o muchas) de ella, fueron utilizadas gracias a estos diseños que se constituyeron en hitos de la industria armera mundial.

Colt 1911. La inmortal creación de John M. Browning dejó como herencia uno de los más eficaces sistemas de acerrrojamiento. Su corto retroceso del cañón, con tetones de cierre que encastran en rebajes internos de la corredera (denominado sistema Browning), ha demostrado su eficacia durante más de un siglo. Si bien el genial diseñador ya lo había utilizado en anteriores modelos, sin duda fue este el que lo impusó definitivamente, con un diseño que aún perdura y llevó a convertirla en una de las armas más clonadas de la historia.

Walther PP. Presentada en 1929, se convirtió en la primera pistola semiautomática de doble acción exitosa.Destinada en un primer momento al uso policial (PP, por Polizeipistole), en su sistema de simple/doble acción con palanca de seguro externa que, a la vez, oficia de decoker, se basaron infinidades de armas que se siguen produciendo actualmente.

Browning HP-35. Otra vez aparece en este diseño el genio de Browning, si bien había fallecido cuando fue lanzado al mercado. Fue su discípulo belga Dieudonné Joseph Saive el que dotó a la pistola de un cargador de doble hilera que albergaba trece cartuchos, iniciando así la era de las pistolas de alta capacidad. De allí surge su denominación de HP (Hi Power, por alto poder) o GP del francés “Grande Puissance”, siendo el 35 el año de su presentación. Por otro lado, mantiene el sistema Browning utilizado en la Colt 1911 pero reemplaza la cadeneta móvil debajo del cañón por una rampa inclinada que hace que el cañón baje, liberándolo de su acerrojamiento.

Walther P-38. Diseñada para equipar al ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial en reemplazo de la P-08, fue la primera pistola doble/simple acción de grueso calibre con acerrojamiento de cañón (la Walther PP es de cañón fijo). Una de sus principales características es que su mecanismo de cañón móvil funciona mediante un bloque fijador en forma de cuña situado bajo la recámara. Al disparar la pistola, tanto el cañón como la corredera retroceden un corto trecho y es entonces cuando el bloque fijador va hacia abajo, soltando la corredera y deteniendo el movimiento del cañón. La corredera continúa moviéndose hacia atrás sobre el armazón, completando su ciclo. Este sistema de acerrojamiento fue utilizado posteriormente en la Beretta 92 y toda su saga, hasta el presente.

SIG 220. Para el desarrollo de la P220, SIG colaboró con J.P. Sauer & Sohn de Alemania, por lo que esta y todas las pistolas subsecuentes de SIG son conocidas como SIG-Sauer. La P220 opera por el método de acerrojamiento con retroceso corto del cañón, inventado por el pionero John Moses Browning. Pero, en esta oportunidad, modifica el sistema utilizando una recámara de forma cuadrada para que encastre en la ventana expulsora de la corredera, en lugar de utilizar los tetones sobre el cañón que encastran en los rebajes internos de la corredera, como en la Colt 1911. Este sistema, denominado Browning Mejorado, fue adoptado por la gran mayoría de las semiautomáticas actuales.

CZ 75. En la entonces Checoeslovaquia de posguerra, una pujante industria local de armamentos comenzó a destacarse. Los hermanos Josef y František Koucký –ingenieros de la Ceská Zbrojovka Uherský Brod (CZ)– participaron en la mayoría de los diseños de esa empresa. Tomando como base algunos principios de la HP-35, dotaron a su pistola de una doble/simple acción cinemática inversa, considerada como una de las mejores. Al contrario de la mayoría de las pistolas semiautomáticas, la corredera de la CZ 75 se desliza dentro de los rieles del armazón en lugar de hacerlo por fuera. Si bien ese sistema fue utilizado con anterioridad en la Sig P-210 (1949) y en la Astra 400 (1921), por primera vez era aplicado a un arma de simple/doble acción con cargador de alta capacidad. Y continúa siendo utilizado en toda la afamada línea deportiva de CZ, en las Tanfoglio, las Jericho y muchas otras.

H&K P-7. La producción en serie de la P7 comenzó en 1979 en la fábrica Heckler & Koch GmbH. Poco después, la pistola fue adoptada por la unidad antiterrorista GSG 9 y la Policía Federal Alemana. Dueña de una serie de características que la hacen única –acerrojamiento por toma de gases y montaje y desmontaje del percutor por medio de una tecla en la parte frontal del grip– su elevado costo de fabricación atentó contra su difusión. Pero, si bien ya existían los cañones de estriado poligonal en el siglo XVIII, le debemos a esta particular pistola el uso de ellos en las armas de puño modernas, principalmente en los posteriores modelos de esa marca y en las Tanfoglio y Jericho, entre otras.

Glock 17. No fue la primera en utilizar un armazón de polímero, ya que la H&K VP 70 le quitó el privilegio por algunos años. Pero, sin duda, la pistola austríaca tiene la facultad de haber sido la que popularizó su uso en la construcción de armas de puño. Gastón Glock utilizaba un slogan publicitario cuando presentó la G-17, que rezaba: “En el año 2.000 todas las pistolas serán como ésta”. Sin duda, una exageración, pero lo cierto es que casi ninguna fábrica de armas en el mundo resistió a la tentación de presentar por lo menos un modelo basado en ella.

Galería de imágenes

Etiquetas: Armas Glock Pistolas Colt
Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario