Martes 21 de septiembre de 2021
TURISMO | 28-05-2021 07:00

Bariloche: un destino gourmet inesperado

Cuna del chocolate y los ahumados, también sede de la cerveza artesanal, pero en los últimos años se instalaron restaurantes jóvenes y dinámicos que ofrecen deliciosos menús de pasos que tientan por los ojos y el paladar.
Ver galería de imágenes

El otoño se presta para disfrutar con tiempo de un buen plato. Y Bariloche hace seis años que comenzó a ofrecer más propuestas gourmet, con menús de varios pasos, trucha o fondue para saborear en buena compañía. Uno de los productos que más creció en la zona es la elaboración de cerveza artesanal, con una infinita variedad de combinaciones y que tiene su propio barrio cerca del Club Andino. En Manush, por ejemplo, maridan su especialidad negra con cacao (que no es dulce) o la rojiza honney con gusto a flores por la miel, con un soberbio plato de hombro de cordero. La carne se deshace al tocarla con el tenedor. 

Además la trucha está siempre presente en el menú y es la indiscutida ganadora en las cartas de Almado (frente al lago) y en el restaurante Punto Panorámico, donde las espectaculares vistas igualan su deliciosa cocina.

0527_bariloche08

Un lugar insuperable por lo pintoresco es El Refugio de Arelauquen (foto arriba) un restaurante pequeño y acogedor ubicado en la cima de la montaña de un barrio privado, al que se sube exclusivamente en 4x4. Allí, iluminados por las velas y el hogar, mientras afuera las estrellas son dueñas del paisaje, adentro el clima es festivo y la fondue de queso (acompañada por cazuelas de zanahoria caramelizada, salchicha, papas cocidas, manzana y jamón en cubos y, por supuesto, pan casero), bien regada, compite con la de chocolate, espesa, para disfrutar con fruta. Un placer interminable.  

Pero hay dos restaurantes nuevos, de pocos cubiertos y comandados por gente joven, que son la nueva joya junto al Nahuel Huapi: Quiven y Anima. En ambos los chefs preparan exclusivamente un menú de platos que maridan con vinos de primer nivel, combinando especialidades locales con sus experiencias cocinando por el mundo. Con una atención especial y muy dedicada, en Quiven Patagonia Kitchen House, Pablo Quiven sonríe en su cocina abierta mientras prepara cada plato inspirado en la cocina molecular, combinando entre los que se destaca el Espiral de palta con huevos de codorniz y vegetales aderezados, que parece un cuadro que un plato y es delicioso. El otro, Anima, está frente al Circuito Chico y abre de miércoles a sábado por la noche. Allí Leandro en la cocina y Flor en la solícita atención ,comparten sus propuestas de carnes, mariscos y verduras a las brasas, con alguna impronta barcelonesa como la sobrasada, en una sucesión interminable de cosas ricas y en un ambiente muy cálido. No dejan nada librado al azar.

0527_bariloche

Estas experiencias se multiplican cada octubre con una nueva edición de Bariloche a la carta en la que participan unos 100 restaurantes. Así de amplia es su oferta gastronómica que se complementa, indiscutidamente, con un chocolate que lleva años ganando premios internacionales y cuyos principales exponentes locales son verdaderos showmans.

Por otro lado, es inevitable y durante todo el año, hacerse una pasadita por la calle Mitre para comprar chocolates. Los más populares, donde siempre hay cola, son Mamuschka, Rapa Nui y Del Turista. Habiendo tenido la oportunidad de visitar la fábrica del primero de estos productores, de la mano de uno de sus dueños que no dejaba de darnos a probar todo lo que se estaba elaborando, el generoso Matías, puedo asegurar que la higiene y el cuidado están llevados al extremo. Del mismo modo, asombra que busquen superarse cada vez más incorporando nuevos ingredientes, experimentando y ganando premios internacionales. Y también es una alegría ver trabajar al maestro chocolatero de Del Turista, Carlos, que entretiene y enseña en el local de la transitada peatonal. No en vano cada Pascua se hace la Fiesta Nacional del Chocolate en pleno Centro Cívico.

Soria Moria y el arte de Bernasconi

0527_bariloche5

Es probable que, para cuando visite Bariloche, la muestra El Infinito de Pablo Bernasconi en Soria Moria ya no esté activa, pero no dejen de preguntar por ella, porque siempre están prolongando su presencia. El ilustrador hizo un libro de haikus (poemas cortos japoneses) que definen justamente el concepto del infinito. Y todo fue plasmado en una exhibición muy particular, plena de pequeños artefactos instalados en las habitaciones de la Fundación INVAP, la misma casa de madera de los años ’20 en la que comenzó a desarrollarse la ciencia nuclear en Bariloche. El artista usó esos objetos para explicar conceptos complejos y le tomó dos años para generarla. Tienen un sistema especial para permitir el ingreso de grupos pequeños que consiste en turnos de media hora luego de la cual se ventilan los cuartos para volver a permitir el ingreso.

Info

Bariloche, Río Negro: Ubicado a 1.599 km de Buenos Aires, se llega en dos horas en vuelos de Aerolíneas Argentinas, Flybondi y JetSmart desde $ 3.100 por tramo.

Ecotaza: que abonan los turistas de unos $ 80 por noche según la categoría del alojamiento, se paga por noche hasta un máximo de tres aunque se permanezca por más tiempo.

Alojamiento:  Hampton by Hilton, Libertad 290, Bariloche. Ubicado en pleno centro y con apenas meses de existencia, es muy cómodo y el personal de primer nivel. Desde $ 7.200 la noche con desayuno.

 

 

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend