Sunday 21 de April de 2024
SITIOS EXTERNOS | 05-04-2016 18:07

Reconquista: alcanzó medio día

Espectacular pesca de dorados en baitcast en un riacho desbordado. Además, muy buena variada. Y eso que nos corrió temprano un temporal.
Ver galería de imágenes

Vaya por tantas jornadas donde recién sobre el final logramos las capturas deseadas. Vaya también por las que, como vos, amigo lector, no pudimos sacar ningún pez pese a nuestra paciencia e insistencia. Esta vez, todo fue distinto, maravilloso.

El río Paraná estaba creciendo fuerte en todo su curso. En Reconquista, adonde nos dirigíamos para pescar, ya estaba lejos el piso más bajo, cinco metros, del 28 de febrero de 2016.

La avenida de aguas era voluminosa y, si bien en nuestra estadía apenas subió un centímetro, una semana después, cuando escribo esta nota, el hidrómetro local ya llegó a los 5,70 metros. Iguazú aflojó y bajó cinco metros en una semana.

¿Para qué cuento esto? Para notar la inestabilidad en el nivel del Paraná: sube mucho, baja mucho pero siempre manteniéndose muy alto. ¿Qué nos indica esto para la pesca? Por un lado que hay un excelente desove de muchos peces (en Reconquista, por caso, es enorme la cantidad de pequeñas manduvas y chafalotes): las aguas inundan nuevos lugares proveyéndoles alimento y refugio, no solo de las especies cazadoras, sino del ser humano y su extracción indiscriminada.

Por otro lado, la inestabilidad obliga a los guías a buscar nuevos lugares. Por ejemplo,

nosotros fuimos a buscar dorados y muchas de las correderas en donde habitualmente se acarduman para cazar están metros bajo el agua; donde ayer corría rápida hoy es una laguna lenta.

En estas situaciones anormales se ve la habilidad del guía. Conocemos a Federico Rufanacht desde hace dos décadas, y sabemos que invierte nafta y tiempo para agradar a sus clientes. Por eso partimos confiados desde la guardería de Puerto Reconquista para tomar aguas arriba por el riacho San Jerónimo. Una media hora más tarde ya estábamos pescando en un laberinto de islas perteneciente al arroyo Los Amores.

¿Cómo encontrar al “tigre de los ríos” en tanta agua? Como solo íbamos a pescar en baitcast, comenzamos a hacer un trolling liviano, con los mismos equipos: cañas de 1,60 a 2,10 m, aptas para líneas de hasta 20 libras (1 libra = 0,453 kilo), reeles rotativos cargados con cien metros de nailon o multifibra equivalente, cable de acero de la misma resistencia y unos 20 a 30 cm, mosquetones fuertes y señuelos de paleta corta, intermedia y quebrada.

Nota publicada en la edición 523 de Weekend, abril de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

05 de abril de 2016

También te puede interesar

Galería de imágenes

Néstor Saavedra

Néstor Saavedra

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend