Sábado 18 de septiembre de 2021
PESCA | 21-05-2021 07:00

¿Existen los peces hermafroditas?

Hay individuos que son macho y hembra a la vez, como el róbalo, el sargo, la anguila de río y los juveniles besugos. Solo el 2 % de los peces del mundo tienen esta rareza sexual.
Ver galería de imágenes

En las redes sociales abundan los posteos sobre sexo. Me lo dijo un amigo. Escondidos o explícitos, según la red, hay de todo. Y nosotros no vamos a ser menos: vamos a hablar de sexo. Y no de cualquier sexo, sino de los individuos que son macho y hembra a la vez. Por favor, retiren a los niños de la computadora y abróchense los cinturones (mucho más con este tema), porque sacaremos del placard a algunos peces hermafroditas de nuestro país.

El róbalo es uno de ellos: tiene células reproductoras de ambos sexos. Nace como macho y mantiene este género hasta cierta edad en que, algunos o todos los de un cardumen, cambian de sexo y se vuelven hembras. Se lo pesca desde el golfo San Matías hacia el sur, desde la costa, y precisamente en esa dirección avanza cronológicamente la época del desove: de fines de otoño en el norte hasta verano en las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego.

0520_pesca2

A diferencia del róbalo, pero con una semejanza, la anguila de río es hermafrodita aunque protogínica, es decir, casi todos los individuos nacen como hembras y, luego, algunos se transforman en machos. A estos se los llaman “machos secundarios”. Como algunos nacen machos existen, entonces, dos tipos de machos. A estos últimos se los conoce como “machos primarios”.

Más hermafroditas

Volviendo al agua salada, el sargo (abajo) es hermafrodita. En su caso, el panorama es más curioso aún, porque entre los juveniles (hasta unos 15 cm, según el biólogo David Galván) se encuentran machos, hembras y hermafroditas. A partir de la adultez, estos últimos son raros y aparecen machos y hembras en cantidades equivalentes. Otros individuos que tienen el sexo compartido en sí mismo, en el mar Argentino, son los besugos, característica muy común en su etapa juvenil.

El falso salmón de mar, en cambio, presenta un dimorfismo colorido entre ambos sexos. Nacen con una tonalidad amarilla en las aletas y manchas pardas en el cuerpo. Las hembras se mantienen toda su vida igual. Los machos, al llegar al medio metro de largo, ya en su madurez sexual, toman un color gris plomizo y desaparecen las manchas. Se saben bien “quién es qué”.

0520_pesca3

Muy distintos a los hermafroditas son los chuchos y rayas, peces cartilaginosos de río y mar. Para el momento de la copulación, los machos utilizan los dientes (y por eso los tienen más “puntudos” que las hembras), el clásper de las aletas pélvicas y las espinas alares de las aletas pectorales para sujetar a las hembras. Incluso en el libro Peces y Pesca Deportiva Argentina, Daniel Figueroa afirma que en el acuario de Temaikén los machos se ayudan unos a otros a sujetar a las hembras y copularlas. Una orgía, con todas las letras y un poco de humor.   

Pero volvamos los hermafroditas. Solo el 2 % de los peces del mundo tienen esta rareza sexual. Quizá el más curioso, y no se horrorice señora, sea el panameño serrano pálido, pues cambia de sexo ¡hasta 20 veces por día! Todo lo hace, como cualquier animal, en favor de la perpetuación de la especie. La defensa de los derechos de género es más complicada en esta organización. O no.

0520_pesca

El simpático pez payaso también tiene lo suyo: hay un macho dominante por grupo de hembras, pero, cuando muere, una hembra toma su lugar y se transforma en macho. Al final se hizo famoso por la película Buscando a Nemo, pero de la fantasía al hecho hay un largo trecho. Pueden leer más sobre este pez aquí.

Por último, cuando vaya a encarnar, no se olvide que la lombriz de tierra también es hermafrodita. Esto le ayuda a su procreación, ya que cualquiera se aparea con cualquiera, por decirlo de un modo sencillo. Cuando esté tomándolas para armar el clásico “pulpito” para la variada, tenga cuidado de que quizá está arruinando una fiesta.  

Galería de imágenes

En esta Nota

Néstor Saavedra

Néstor Saavedra

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend