Sábado 31 de julio de 2021
INFORMATIVO | 18-03-2021 10:25

¿Qué pasó en el espacio un día como hoy hace 56 años?

El jueves 18 de marzo de 1965 el astronauta ruso Alexei Leonov pasaba a la historia al protagonizar una hazaña que desveló a toda la humanidad. ¿De qué se trató?
Ver galería de imágenes

En el momento más trascendental de su carrera como astronauta que lo llevó a inscribir su nombre en la historia de la humanidad, el  18 de marzo de 1965 el astronauta ruso Alexei Leonov se convirtió en el primer hombre en caminar en el espacio y observar desde allí la rica y colorida textura de nuestro planeta.

La historia cuenta que a las 07:00 GMT de ese histórico día, Leonov y su compañero Pavel Belyayev emprendieron el viaje hacia el espacio y, tras llegar a la órbita, a unos 500 kilómetros, Leonov se alistó para salir de la nave e ir en busca de la hazaña.

0318_caminataespacial

Tras colocarse los dispositivos que le permitían mantenerse con vida fuera de la nave, y tras recibir una cálida palmada de Belyayev en la espalda, Leonov ingresó en la cámara de aire y cerró la escotilla a la espera de que su compañero ecualizara la presión de la cabina con la presión 0 del espacio

Así, una vez que comprobó que todo estaba bien, abrió la escotilla que lo comunicaba con el inmenso y desconocido espacio exterior al tiempo que, desde el interior de la nave, una cámara fotográfica registraba el histórico momento en el que Leonov ponía un pie en el espacio.

Tal cual lo comentó tras la hazaña en una nota que le concedió a BBC, desde su punto de vista, “la noche sobre la Tierra se estaba tornando en día y tenía a Africa delante de su mis ojos”; expresaba. “Quedé paralizado ante la colosal imagen que tenía de la Tierra desde allí. Me sentí como si fuera un grano de arena", agregaba.

Según relató, se mantuvo unido a la nave a través de una suerte de  cordón umbilical de 5 metros de largo, en tanto que para comprobar hasta dónde podía llegar con sus movimientos, se lanzó hacia un costado e inmediatamente, empezó a girar hasta que el cable que lo mantenía unido a la nave lo frenó abruptamente.

0318_caminataespacial

Cuando Belyayev le dio la orden de regresar a la nave, Leonov ya había logrado el récord mundial de permanecer y caminar en el espacio durante 10 minutos. Pero cuando se estaba preparando para regresar, se dio cuenta de que algo malo estaba pasando: la falta de presión atmosférica en el espacio había provocado que, lentamente, su  traje se fuera inflando como un globo.

"Mi traje estaba completamente deformado, se me habían salido las manos de los guantes, las botas se salieron de mis pies. El traje se sentía flojo alrededor de mi cuerpo. Tenía que hacer algo", recordaba.

0318_caminataespacial

Si bien a medida que iba dejando escapar oxígeno para reducir la presión comenzó a sentir los primeros síntomas de la descompresión y su vida corría serio peligro, afortunadamente, tras varias maniobras logró entrar a la nave. Pero la sensación de alivio no duró mucho ya que los  indicadores comenzaron a mostrar que el oxígeno estaba descendiendo a un ritmo alarmante y, con el aumento de la presión, la cabina se volvió peligrosa y altamente inflamable.

Así, Belyayev y Leonov tuvieron que trabajar arduamente para bajar la temperatura y la humedad y, recién una vez que lo lograron, comenzaron a preparar el tan ansiado e histórico regreso a la Tierra con el orgullo y la satisfacción de la hazaña lograda.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend