Lunes 23 de mayo de 2022
INFORMATIVO | 07-12-2021 10:20

Descubren restos fósiles de un desconocido dinosaurio de cuello largo en Río Negro

Fueron hallados en la zona de Salitral Ojo de Agua, ubicada a 70 kilómetros al sur de la ciudad rionegrina de General Roca. ¿Cuánto media y de qué antigüedad data?
Ver galería de imágenes

La provincia de Río Negro volvió a ser escenario de un descubrimiento paleontológico de relevancia mundial: un equipo de investigadores del Conicet acaba de descubrir restos fósiles pertenecientes a un dinosaurio de cuello largo que, según revelaron, vivió en la zona hace unos 70.000.000 de años.

Según explicaron los expertos en un artículo publicado en la revista Cretaceous Research, se trata de una especie desconocida de dinosaurio herbívoro que fue hallada en la zona de Salitral “Ojo de Agua”, ubicada 70 kilómetros al sur de la ciudad de General Roca.

Los investigadores decidieron bautizarlo con el nombre de Menucocelsior arriagadai, debido a su gran parecido con los menucos - enormes cuerpos de agua presentes en la zona- y por su gran tamaño- el término Celsior significa “grande” en latin, en tanto que el segundo término de su nombre se lo eligió en homenaje a la familia Arriagada, los dueños del campo donde se encuentra el yacimiento, quienes, además, colaboraron gentilmente con el estudio.

0812_dinosaurio

“El dinosaurio Menucocelsior arriagadai fue un animal herbívoro que si bien  llegó a medir 10 metros de largo, es considerado pequeño comparado con otros de su tipo. En general cuando ves un documental, tenés animales que ocupan un nicho en el sistema. Al encontrar estos saurópodos todos nos preguntamos el porqué estaban todos conviviendo”, comentó, al diario Río Negro, Federico Agnolin, investigador del Conicet, de la Fundación Félix de Azara y del Museo Argentino de Ciencias Naturales. 

El posterior estudio de estos huesos de dinosaurio de cuello largo que fueron encontrados en la afueras de General Roca, les sirvió a los investigadores para obtener información valiosa acerca de cómo era la pradera y la vegetación en ese momento para poder soportar tal volumen de seres vivos.

“Nos hace pensar que si bien estaban conviviendo no ocuparían el mismo lugar, no comerían exactamente lo mismo. Tendrían diferentes espacios en el mismo sitio”, comentó Agnolin. 

El hallazgo de los restos de unos huevos de otra especie de dinosaurio que está muy cerca de darse a conocer oficialmente, les permitió a los investigadores llegar al lugar donde, finalmente, descubrieron los huesos del Menucocelsior arriagadai. 

0812_dinosaurios

“En este caso lo primero que aparecieron fueron huevos de dinosaurio de los que se conocen como ‘pico de pato’. A medida que íbamos avanzando cuidadosamente fuimos descubriendo un planchón bastante grande repleto de un montón de especies, hasta que logramos dar con este milenario ejemplar de cuello largo”, relató el científico. 

Ahora, los restos encontrados en el salitral rionegrino ya se encuentran listos para ser enviados al Museo Patagónico donde serán sometidos a una serie de exhaustivos estudios y, luego, sumados a su valiosa colección. 

“Todavía no lo hemos hecho porque es complejo el ida y vuelta, pero vamos a hacerlo a lo largo del año que viene o cuando volvamos a una próxima campaña”, concluyo Agnolín.  

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend