El modelo que faltaba

Apenas conocemos los aéreos y ya nacieron los drones subacuáticos. Cómo y hasta qué profundidad operan.

Por

La GoPro navega en un estanco que en este caso incluye 4 leds para compensar la falta de luz. [ Ver fotogalería ]

Hace un tiempo, en una nota hablábamos del concepto de drone y de cómo en principio estas naves eran exclusivamente aéreas y partían de un modelo norteamericano de corte bélico. Pensados originalmente como aviones de reconocimiento que no requerían tripulación, los drones hasta hace poco se pensaban como objetos voladores. Y en nuestro país hasta ya existe una reglamentación vigente. Pero la nueva generación empieza a incluir las naves marinas con capacidad de inmersión que, como sus hermanos aéreos, incluyen cámaras de video HD y luces –además de soportes para cámaras externas que queramos agregar– capaces de registrar y transmitir audio y video desde la superficie del agua y desde las profundidades.

Algunos beneficios outdoor 
Las posibilidades que un drone acuático puede ofrecer al mundo outdoor en general y a los pescadores y buzos en particular son enormes. Junto con cámaras y compartimientos estancos para equipos profesionales de foto y video, el drone acuático puede convertirse en un excelente acompañamiento si lo que queremos es tomar imágenes submarinas a bajo costo. Además, puede ayudarnos a diagnosticar fallas mecánicas en embarcaciones de pequeño, mediano y gran porte, y hasta pueden facilitar, junto con otros elementos de medición y con sensores GPS, el trazado y evaluación de rutas desconocidas.

OpenRov (http://www.openrov.com/), tal vez el primer exponente del género en la región, es capaz de sumergirse a 70 m y navegar en un radio de 100 m en tanto no es inalámbrico, sino que incluye un cable que funciona a la vez como guía y soporte para malacates. Hablamos en todos los casos de un drone extremadamente económico (podemos conseguirlo en línea por menos de U$S 900) que tiene una tienda en línea (http://store.openrov.com/) en la que es probable que prontamente aparezca algún módulo Wi-Fi o que ofrezca compatibilidad con redes móviles. En la actualidad, la versión disponible (2.6) se conecta para funcionar a una PC o a cualquier dispositivo capaz de correr un navegador a través del puerto Ethernet, el mismo que utilizamos para conectar un cable de red. Se espera que la velocidad de ese puerto sea de 1.000 Mbps, o de otra forma solo podrá enviarse video de baja calidad.

Cómo funcionan
Los drones acuáticos libres, del cual –como decíamos– OpenRov es el primer exponente que llega a nuestro mercado, se comandan a través del navegador web de cualquier equipo en el que pueda correrse Google Chrome. La recomendación de los fabricantes
es utilizar un joystick clásico, de esos de muy bajo costo con diseño similar a los de PlayStation de primera generación, para navegar. Todas las variables y también la
iluminación y la cámara son controlables desde una página web, y por supuesto si le adosamos una cámara producida por terceros con conexión inalámbrica podremos manejarla desde donde lo hacemos comúnmente. Una tablet en el caso, por citar un ejemplo, de una Hero 4 de GoPro.

El hecho de que el diseño de esta serie de naves sea libre y abierto supone que tanto los planos de construcción como el código fuente del software web que lo controla estén disponibles para cualquier usuario. Claro, es probable que no seamos nosotros mismos quienes estemos en condiciones de meter mano en el producto, pero sin dudas algún miembro de la inmensa comunidad de usuarios pueda estarlo, y seguro esté dispuesto a compartirlo.

Nota publicada en la edición 517 de Weekend, octubre de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

20 de octubre de 2015

Deja un comentario