Martes 2 de junio de 2020
PESCA | 09-03-2020 18:44

Buenos trofeos en los veriles del Barca 

Dorados, bogas, patíes y hasta bagres de mar en un rincón del Río de la Plata muy próximo a la Capital Federal.
Ver galería de imágenes

Buscando hacer una rica variada rumbeamos para la zona del río Barca Grande e isla Oyarvide. La idea era pescar bogas sobre los bancos de arena, y dorados y patíes en los veriles de los canales, sin olvidar que aún se siguen pescando bagres de mar. En la salida utilizamos algunos pocos equipos de spinning y otros para variada general, respetando cada una de las pescas que ibamos a realizar.
Con un buen surtido de carnadas (morenas, calamar, salamín y algunos señuelos) rumbeamos junto al guía Adrián De Brito en busca de dorados y patíes, los cuales pescaríamos al garete en la desembocadura del Barca. Armamos cañas de hasta 2,40 m de largo con acción de punta, reeles medianos cargados, algunos con multi y otro con nylon, y utilizamos morena y anguila viva como carnada.


Anclamos sobre el veril norte de la canaleta que cruza los bancos. Pero pasaba el tiempo y nada, solo algunos piques de palometas, hasta que el guía levantó el ancla y nos invitó a realizar un garete en dirección sur para tocar varios sectores del pesquero. Siempre en contacto con la carnada íbamos golpeando diferentes sectores, notando presencia de algún pedregullo y mucha arena. Cuando la carnada caía en el veril, ahí se producían los piques de dorados, lindos dorados y muy peleadores. En cambio, cuando el garete se hacía sobre la canaleta, solo picaban patíes. Una pesca muy entretenida.


Desde allí nos cruzamos para anclar sobre los bancos en busca de las bogas. Aquí armamos equipos más livianos con líneas corredizas de dos anzuelos y, tras encarnar con cuadraditos de salamín y corazón vacuno, comenzamos a pescar arrojando a unos 40 m de la embarcación. Los piques eran muy sutiles, como siempre, pero esta vez se notaba la desconfianza. Había que estar bien atentos para no errarlos, de igual manera fueron muchos los que se perdieron. Las bogas promediaban 1,500 kg de peso, linda pesca, atractiva y apasionante


Fue entonces cuando Adrián miró a los pescadores y comentó: tengo un poco de calamar, ¿vamos por los bagres de mar? La respuesta fue 100 % afirmativa. Había que buscar lugares profundos y, lo más importante, quedar anclados en el lugar. Con los mismos equipos que se usaron para la variada se cambiaron las líneas y plomos y allá fueron encarnadas con cuerpo y tentáculos de calamar. El pique de los bagres es muy característico: fueron varios los cabezazos que se vieron a bordo. Increíble que aún se sigan pescando. Sin duda, el Río de la Plata continúa siendo una buena opción cercana a la Capital Federal, con mucha variada de la buena. Cuidémonos del sol y aprovechemos la oportunidad. 

Guía: Adrián de Brito, Tel: 11-6807-0349.

Galería de imágenes

Julio Pollero

Julio Pollero

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario