Jueves 22 de febrero de 2024
PESCA | 13-02-2024 10:00

Carpas: la especie que torció su historia

Fue odiada por muchos y considerada una plaga que rompía los ecosistemas. En la actualidad, su pesca no sólo gana cada vez más adeptos, sino que además los pescadores pregonan por su conservación. Incluso hay concursos a la pieza específica.
Ver galería de imágenes

Introducida por la mano del hombre en varios ambientes disímiles entre sí, su clasificación de especie no autóctona y su mote de “plaga” pareció, años atrás, sentenciar el futuro de la carpa. Hablar de ella era mala palabra (aún hay quienes así lo consideran) y su captura una mera circunstancia enmarcada en un contexto fortuito en la búsqueda de otro pez. Acusada directamente de invasora, se convirtió en un peligro latente para los ecosistemas en los que convive. Claro, en el análisis hay cierta lógica. Se distribuye globalmente en casi todos los continentes debido a su gran capacidad de adaptación, lo que le permite poder sobrevivir en ambientes de bajas y altas temperaturas, con poco alimento o incluso en aguas con baja oxigenación. De hecho, en la Argentina la podemos encontrar tanto en el sur como en el norte, en espejos de agua o incluso en cauces con más movimiento como lo son los ríos, canales y arroyos. Básicamente, está en todos lados y es uno de los peces que más resiste.
Pero con el tiempo, la historia se dio vuelta. Esa presencia masiva que antes preocupaba, se convirtió en una oportunidad de pesca que se hizo cada vez más popular. No es nada difícil intentarlo, se suele agrupar y formar grandes cardúmenes y se la puede capturar sin hacer ni grandes distancias de lance ni demasiados kilómetros de recorrido. Todo sumado a que es un pez muy peleador, que nos brinda una excelente batalla con varios cabezazos e incluso terribles corridas, sobre todo si se pesca con equipos livianos.

0206_carpas


La especie tiene sus variantes, como: las “comunes”, “espejo”, “cuero”, “vegetarianas” (Amur) e incluso las famosas carpas Koi (la figurita difícil). Y, por lo tanto, también existen muchas técnicas para su captura. Se la puede buscar de fondo directo con maíz, con artificiales como la mosca, con harinados especiales como cebo y también con las conocidas “líneas coreanas”, que en su momento fueron furor pero que hoy son vistas de reojo debido a que cuentan con múltiples anzuelos y, generalmente, lastiman al pez y complican su liberación. Sí. De querer exterminarlas, a querer cuidarlas. Ni más ni menos.

El carpfishing

Gabriel Urdiales es un pescador marplatense muy joven y –como tal– todo un entusiasta de las especies y sus capturas. Adquirió una profunda admiración y sentimiento por la pesca de la carpa y es una voz autorizada para explicar lo que significa ese término: “El carpfishing es una modalidad de pesca que se ganó su popularidad porque consiste en lograr la captura con harinados, que pueden ser preparados artesanalmente o comprados, con la particularidad de que causa el menor daño posible hacía el pez para su posterior devolución”.
Esta modalidad no sólo tiene como objetivo el disfrute y la preservación, sino también garantizar la continuidad para que, según dice este joven, “lograr en un futuro no muy lejano peces récord o trofeos personales”. No es para menos: es un pez cuya adaptación le permite un crecimiento rápido, por lo que llega a portes realmente increíbles, lo que los convierte en un gran trofeo futuro. Se trata, entonces, de la autosuperación personal, de entender que un ejemplar devuelto al agua puede ser una captura inolvidable para más adelante.

0206_carpas

La carpa suele moverse cerca de palos o troncos sumergidos o incluso entre los camalotes o juncos donde les gusta esconderse. Cuando aparece el pique, la presa suele ir a esos escondites en los cuales busca refugio y muchas veces logra cortar la línea o desengancharse. Según explica el propio Urdiales, “hubo días en los que llegué y logré varias capturas, y otras veces una única pieza o ninguna. Lo lindo de esta modalidad es que se utilizan equipos más sensibles, como los de spinning, con cañas de 2,40, 2,70 o 3 metros, y reeles cargados con multifilamento”.

Cómo engañarla

La clave de una buena jornada de pesca es la ceba y una buena masa. Es ahí donde entra en juego el famoso harinado, que puede ser dulce o salado. Hay varias recetas  fáciles de encontrar en la web. Es importante tener en cuenta su consistencia: si no se desgrana y al recuperar el aparejo sale una bola de masa mojada, no se está cebando bien. Y si se sale muy rápido, tampoco. Resulta central la utilización del famoso “feeder”, una especie de resorte de alambre o de plástico que va en la línea y que permite mantener la bola amasada en su lugar.

0206_carpas

“La idea es armar una bola de masa y, en el anzuelo que queda colgando poner la carnada, para lo que yo uso maíz. La bola cae al agua sin romperse y llega al fondo. Ahí mismo se empieza a desgranar lentamente y, con el correr de los minutos, la carpa se acerca a comer ese harinado. La idea es que ahí mismo coma el maíz que hay en el anzuelo”, nos explicó Gabriel. El maíz puede ser amarillo de lata o hidratado, incluso fermentado en esencia de vainilla. La brazolada debe de ser corta para que la carnada esté cerca del harinado, en una línea de un único anzuelo. Se busca que sea fuerte y redondeado así se puede devolver la captura.
Los primeros meses del año, como enero, febrero y marzo, suele haber una gran actividad de carpas, debido a que aumenta la temperatura del agua. Es una pesca de espera, que va de cero a 100 en apenas un segundo. Su pelea es realmente extraordinaria y esa adrenalina se traduce en un presente impensado para la especie años atrás. Porque la carpa no sólo mostró su potencia, sino que resultó ser una gran alternativa culinaria por su gran aporte de proteínas y una excelente carnada blanca para la pesca de mar. Muchos beneficios a los que aún los más fervientes detractores no se pudieron resistir. Ya no se las critica. Se las disfruta. Y bien ganado lo tienen. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Diego Fernández

Diego Fernández

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend