Sábado 24 de septiembre de 2022
NAUTICA | 31-03-2022 07:30

Pasos previos a zarpar: check list

Cómo hacer cuando se lleva invitados. Medidas de seguridad, tratamiento de residuos y todos los detalles para que la navegación resulte placentera.
Ver galería de imágenes

Muchas veces nos preguntamos qué debemos tener en cuenta antes de salir a navegar, sea con nuestra embarcación o como invitados. Y esta disquisición es fundamental: no es lo mismo conocer fehacientemente algo (como organizadores), que estar informados (en caso de que seamos invitados). El capitán de la embarcación es el absoluto responsable directo ante cualquier situación que  se produzca a bordo, sea un accidente, daños o golpes a un invitado. Por ello, es de primordial importancia su conocimiento, capacidad, responsabilidad y experiencia en el medio náutico.  

Estado general

La embarcación debe estar en perfectas condiciones en lo concerniente a casco, cubierta y motor. La seguridad dependerá en parte de su estado de mantenimiento. Siempre antes de zarpar debe controlarse si existe ingreso de agua en la sentina y determinar, si lo hubiera, las causas. Si la detectamos, observar si el agua es de río o ajena a él, como producto de la lluvia, lavado de la embarcación o rotura del tanque de agua potable. En el caso de que fuese de río, determinar la causa del ingreso: puede ser por las tomas de aire del receptáculo (para las embarcaciones con motor dentro-fuera) o por los bulones de fijación del escudo. En los cascos con fuera de borda, observar los bulones de anclaje del motor. También es importante controlar los bulones de las planchadas cuando éstas sean postizas y no nazcan de cubierta por matriz. Por último, y más allá de todo esto, es fundamental conocer el estado de la bomba de achique, que puede estar en automático o manual, pero no se puede salir a navegar si falla o no funciona.

0325_nautica

Sistema eléctrico 

En cuanto a este ítem, asegurarse de que funcione el corte de batería/s y que no tenga pérdidas. Hoy los cables deben ser ignífugos, regla establecida por normas IRAM. Controlar también el funcionamiento de las luces de navegación y fondeo. Por más que el plan sea diurno, siempre existe la posibilidad de volver de noche por motivos ajenos a la organización del viaje.
El estado de mantenimiento del motor es otro factor importante. Independientemente de que el service esté efectuado, chequear su correcto funcionamiento: acople del cambio marcha adelante y atrás, tensión del comando de aceleración, seguro de hombre al agua y chequeo del instrumental que cada embarcación posea según el motor. Verificar el estado de la hélice: no debe tener palas dobladas ni el buje tener juego, y tiene que ser la indicada para ese equipo. Nunca está de más tener una segunda hélice de repuesto con la llave apropiada para su reemplazo, y saber cambiarla, por supuesto.  

0325_nautica

En caso de tener motores de dos tiempos, se recomienda llevar aceite extra, pues el consumo de combustible puede aumentar y, con ello, el de aceite. Si la navegación a realizar fuese extensa y no alcanzara la autonomía, el combustible adicional debe siempre llevarse en bidones reglamentados con válvula de venteo, de lo contrario pueden reventar si les da el sol y el material de fabricación no es el apropiado para soportar combustible. Importante: no puede transportarse nafta a bordo de automóviles por la vía pública (existen vehículos preparados y autorizados a tal efecto).

Más detalles fundamentales

Referente a los elementos de seguridad, deben estar en excelente estado de mantenimiento y vigencia. No está de más llevar una segunda ancla de repuesto y un cuchillo con serrucho para el caso de que llegara a enredarse un cabo en la hélice (los de cocina comunes son ideales para esto; los de filo recto no sirven para cortar cabos). Los chalecos salvavidas deben ser los homologados por Prefectura Naval y tener silbato incorporado. Siempre hay que llevarlos puestos o sueltos al alcance de los tripulantes. Verificarlos antes de partir porque algunos tienen fecha de vencimiento. Aunque no en todas las embarcaciones es reglamentario, siempre es conveniente  llevar un salvavidas circular.

0325_nautica

  • Un detalle: el capitán de la embarcación debe aleccionar a su tripulación antes de embarcar. Sobre todo en lo concerniente al equipamiento de prendas de vestir para la travesía, en los accesorios (protectores solares, gorros, lentes y –muy importante– el agua potable). Por más que sea verano, nunca debe dejar de llevarse un abrigo. A los invitados hay que explicarles la forma de subir y bajarse de una embarcación, y la distribución de los pesos (no excederse de la cantidad de personas según lo establecido por el astillero constructor; verificar chapa indicadora).
  • Factor meteorología: otro detalle que sumamos para considerar, ya que hace a la seguridad y al placer de navegar. Su informe puede anticiparse en webs y apps destinadas a tal efecto, y es fundamental conocerla de antemano, sobre todo si emprendemos una navegación por río abierto.
  • Hace a un buen marino el cuidado del medio ambiente: seamos cuidadosos con los residuos, no los arrojemos al río.  Cada embarcación debe llevar sus propias bolsas de recolección para arrojarlas en la marina o puerto de destino. Cuando el agua baja, resulta muy desagradable ver en la costa infinidad de restos de basura, sea proveniente de la ciudad o de las embarcaciones. Cuidemos el río.
  • En cuanto a la navegación, hay que ser prolijo y suave al tomar las olas. La persona que la tiene  a su cargo va atenta a esta situación, pero los acompañantes no siempre lo están. No hay naves que golpeen: sí hay conductores que las hacen golpear. Y si esto ocurre, muy probablemente golpee a la persona desatenta, que puede eventualmente pasar un mal momento.
  • No olvidarse los documentos obligatorios: llevar a bordo DNI, licencia habilitante y el certificado de matrícula. Si bien el seguro no es obligatorio, es importante y necesario contar con él. Respecto al alcohol, la tolerancia es cero para el que maneja. Y no debe conducir ninguna persona que no posea su licencia habilitante al tipo y tamaño de la embarcación.

En la náutica deportiva no existe, como en la aviación, un manual de procedimientos en cuanto al mantenimiento y reemplazo de insumos del motor. Por lo tanto, es responsabilidad de cada propietario el mantenimiento de su embarcación, tanto por su seguridad como por la de los demás.  Si cada uno está seguro, todos los estarán. La seguridad individual sirve al bien común.

Galería de imágenes

En esta Nota

Francisco Savino

Francisco Savino

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend