Sábado 1 de octubre de 2022
INFORMATIVO | 14-03-2022 11:59

Descubren dos sitios con construcciones incas en Mendoza

Según los arqueólogos, se trata de dos antiguas construcciones pircadas que habrían funcionado como centro astronómico y de diferentes ceremonias religiosas.
Ver galería de imágenes

Un equipo de investigadores descubrió  en la localidad de San Carlos, ubicada al sur de la provincia de Mendoza, dos sitios con  construcciones incas que, según informaron, es el más austral descubierto hasta ahora en la Argentina.

Según explicaron los especialistas en una entrevista con el diario Los Andes, se trata de dos construcciones pircadas que fueron encontradas en las inmediaciones de la laguna del Diamante y del volcán Maipo. Ese lugar tenía al volcán y la Laguna del Diamante como wacas, es decir, como sitios sagrados.

Esto da por tierra con la teoría que daba cuenta de que los incas solo habían llegado hasta la zona del río Mendoza ya que demuestra que también ocuparon y controlaron los ambientes cordilleranos ubicados entre los ríos Mendoza y Diamante.

1403_asentamiento inca

Cabe recordar que los incas dominaron la antigua América Andina, en diferentes etapas, entre los años 1197 y 1572.

Los lugares fueron identificados como LD-S25 y LD-S26 y presentan estructuras arquitectónicas numerosas y complejas.

Así, según señalaron los arqueólogos, el primero cuenta con más de 20 estructuras generadas mediante muros bajos de roca entre las cuales se destacan recintos y enormes espacios pircados con formas rectangulares, uno de ellos mide 57 x 10 metros, recintos con plantas circulares de alrededor de 3 metros de diámetro, un muro doble lineal de 20 metros, un camino de acceso de 40 metros y dos pisos totalmente empedrados.

En tanto que el LD-S26 consta de un imponente grupo construcciones  estructuras pircadas en su mayoría de planta circular que se destacan por sus grandes dimensiones que alcanzan los 10 metros, y por tener en sus centros apilamientos de rocas que, según creen los especialistas, debieron tener forma de columnas antes de derrumbarse parcialmente.

 “Estas columnas de piedra, en la época de los Incas, recibieron el nombre de topus o sayhuas y servían para marcar distancias, límites y también, como en este caso, para hacer observaciones astronómicas. Están en excelentes condiciones”, comentó el arqueólogo mendocino Víctor Durán, investigador principal de Conicet.

1403_asentamiento inca

 “Incluso, hay un camino de acceso marcado por piedras, parece que lo hubiesen hecho ayer, uno puede circular cómodamente”, agregó el también  director del Laboratorio de Paleoecología Humana Instituto de Ciencias Básicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y el Conicet.

 “Hemos estado mucho allí y ni los guardaparques conocían el lugar, está muy cerca del límite, pero es un área que no se transita, está en la falda Sur del volcán Maipo y no se sube por ahí porque es un glaciar entonces ha sido muy poco transitado”,

“Lo que estamos observando es un centro ceremonial y un centro de observación astronómico, es algo único y muy llamativo que tan al límite del imperio se haya generado un espacio así y todo está vinculado a la laguna y al volcán, ya que para ellos lagunas y cerros eran lugares sagrados”,  relató el arqueólogo que, en 1985, formó parte del equipo que rescató la mundialmente conocida Momia de Los Andes.

Por último, Durán y su equipo de colaboradores están convencidos de que en esos sitios incas hallados se veneraba al dios del rayo, Illapa o Tunupa, ya que en las piedras encontradas se pueden observar muchas marcas significativas al respecto, lo que prueba a las claras que se trata de la presencia de incas en la región.     

 “Los incas fueron una sociedad estatal que invade y conquista Cuyo y Chile central, tenían una tecnología más avanzada que las sociedades que habitaban aquí y que se expresan en una arquitectura que sigue sus patrones, son estructuras en formas de rectángulo, los caminos de ingreso, como el Camino del Inca, aparecen despedrados y con piedras medianas marcado a los lados”, relató.

1403_construcciones incas

“Además, los pisos de las construcciones están prolijamente empedrados, algo que también aparece en otros lugares incaicos y no hubo antes estructuras de ese tipo aquí”, explicó Durán.

Ahora, los arqueólogos realizarán un minucioso  estudio aerofotogramétrico del lugar que implica tomar una gran cantidad de fotos desde una altura media, que serán georreferenciadas y les permitirán poder armar una especie de mapa del lugar.

Las tareas demandarán años. Es que, ahora, hay que buscar un especialista en arqueoastronomía que vaya a realizar observaciones astronómicas en diferentes momentos del año. También deberán hacerse excavaciones más profundas, probablemente a partir de 2023, para lo cual vamos a tener que recurrir a la ayuda de especialistas internacionales”, concluyó Durán.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend