Sábado 31 de julio de 2021
4X4 | 23-03-2021 08:54

Corona del Inca: cumbre 4x4 en la frontera del cielo

Considerado el lago volcánico más alto del mundo, nueve camionetas en caravana off road llegaron hasta este ícono riojano. También recorrieron los serpenteantes caminos que unen Chilecito con la abandonada mina La Mejicana.
Ver galería de imágenes

A 5.400 m de altura el agua hierve a 82 ºC (no a 100 como estamos acostumbrados). Sin embargo, no reparamos en ese detalle cuando tocamos la cumbre. Casi tampoco advertimos estar en uno de los lugares más altos de la Argentina a los que se puede llegar en 4x4: el cráter Corona del Inca (waypoint: -27.91269, -68.82218), en la cordillera de La Rioja. Impertérritos, observábamos en el límite con el cielo el lago volcánico color turquesa oscuro de 5 km de diámetro y 350 m de profundidad, custodiado por montes y cerros nevados de renombrada trayectoria: Pissis, Bonete Grande y Chico, Veladero, Reclus, Baboso y Gemelos Norte y Sur. 
Tras descender de los vehículos, una suerte de energía mística se apoderó de nuestros cuerpos: muchos lloraron, otros rezaron, algunos extendimos nuestra mano hasta una cruz cumbrera y ofrendamos promesas y gratitud... Solo unos pocos mantuvieron la entereza espiritual y física: la falta de presión de oxígeno logró que nos cansáramos rápido y con facilidad, pero la satisfacción de haber dejado nuestra huella desvaída en la orilla del lago volcánico más alto del mundo compensaba el esfuerzo. Era sencillo sucumbir ante semejante inmensidad. 
El camino a Corona del Inca bien puede comenzar en Vinchina (-28.75369, -68.20497), pero es difícil de medir en kilómetros: los lugareños convierten distancia en tiempo y dicen que entre ida y vuelta se van unas 12 horas, por eso partimos ni bien el sol asomó entre las montañas. Y a poco de andar llegó la primera sorpresa: la Cuesta de La Troya, con sus placas geológicas de variado espesor, que las fuerzas tectónicas de millones de años curiosamente orientaron a 45 grados creando un pétreo efecto dominó, inusual en otros lares. Las dos formaciones más destacadas: la Estrella Diaguita (figura de once puntas sobre un terraplén) y La Pirámide. Mientras el río La Troya zigzagueaba a nuestro lado, los coirones teñían el suelo de amarillo y los minerales se apropiaban de los colores de las montañas, que brillaban opacas en una paleta cromática donde los verdes alternaban con ocres, morados y grises.

 

Un alto en el camino

Próxima escala, el refugio El Peñón (-28.47591, -68.83801), cita obligada de la RN 76 a 70 km de Vinchina y 3.600 m de altura: uno de los 14 que el presidente Bartolomé Mitre ordenó construir en 1864 y que Domingo F. Sarmiento culminó por 1873 para que los arrieros que llevaban ganado a Copiapó, Chile, a través del paso Pircas Negras, tuvieran donde guarecerse de las inclemencias climáticas. Su formato de nido de hornero, paredes cilíndricas de piedra y argamasa (mezcla de cal y tierra), y puerta de entrada circular albergan increíbles historias que llegan hasta la década de 1960, momento en que la Aduana elevó tanto los aranceles que la trashumancia dejó de ser negocio. Hoy, todas estas guaridas son paradas alternativas de los aventureros que recorren la zona. Incluido el que sigue de camino: Laguna Brava, más conocido como El Destapadito (-28.26433, -68.83526), mote que ganó porque –aseguran– allí yace un desconocido arriero que a finales de 1950 falleció congelado en el lugar y cuya tumba los lugareños siempre tapan, pero cuando regresan la encuentran al descubierto. Como no portaba documentos no sé sabe quién es y nunca nadie reclamó su cuerpo.

0311_la_mejicana5

El Portezuelo aparece a los 4.380 m, e inmediatamente después visualizamos Laguna Brava (-28.33139, -68.84345), un espejo de agua brillante cuando le da el sol, de unos 17 km de longitud, 4 km de ancho y una profundidad de entre 40 cm y 1,50 m. El odómetro parcial marcaba 115 km tras más de tres horas de travesía. A partir de allí lo que siguió hasta el cráter fue verdadero off road. Pero antes nos enteraríamos de tres historias: la primera, que Laguna Brava es una reserva natural creada en 1980 para preservar a las vicuñas y flamencos rosados (tuvimos la oportunidad de disfrutar de centenares de ellos mientras les robábamos fotografías) que, como consecuencia de la caza furtiva, estaban al borde de la extinción. De manera complementaria protege guanacos, patos, chorlos, águilas moras, halcones, pumas y zorros colorados. La segunda, que desde 2009 es obligatorio ir acompañado de un guía local durante toda la travesía (nosotros viajábamos con Ariel Varas). ¿Por qué? Debido a que antes de esta resolución dos personas se desorientaron, tuvieron que pasar la noche a la intemperie y una de ellas perdió la vida por no estar con el equipamiento adecuado (en invierno la zona queda vedada debido a las nevadas y fuertes vientos). La tercera merece un párrafo aparte...

2103_4x4_corona_del_inca_la_mejicana_la_rioja

El guía relata que un avión Curtis C 46 bimotor cayó el 30 de abril de 1964 con cuatro tripulantes y ocho yeguas a bordo, cuando un motor falló. El piloto confundió la laguna con un salar e improvisó un aterrizaje de emergencia. La tripulación fue rescatada, pero el avión quedó allí, aunque ahora es solo fuselaje y alas, porque alguien lo compró, desguazó y se llevó las piezas. Al tiempo que dejamos Laguna Brava por la ventanilla de la izquierda, Varas aporta el origen del nombre: “La leyenda cuenta que las aguas de este lugar se embravecían cuando aparecían intrusos, y advertían a los habitantes locales formando remolinos de viento y sal. ‘¡Brama la brava!’ decía la gente, y así surgió”. 

0311_la_mejicana6

Comienzo del fuera de ruta

Precipitadamente, el camino desaparece y se transforma en una desdibujada huella nevada que en breve será de arena húmeda encajonada entre paredones de roca. La subida es a altas RPM pero no tan veloz: algunos vehículos padecen las dolencias del desafiante terreno. El primer indicio del arribo son unos penitentes que surgen a la vera del camino pasado el mediodía. Estamos cerca... Todos llegan, alcanzamos los 5.400 msnm, al tan ambicionado Corona del Inca, al reino de lo inconmensurable, donde la presión de oxígeno es la mitad que a nivel del mar, donde a muchos nos duele la cabeza y donde las almas gemelas se descubren, abrazan, lagrimean y fusionan antes de comenzar el camino de regreso a Chilecito (-29.16112, -67.4962), a unos 200 y tantos kilómetros cuesta abajo, pero con la misma cuota de aventura que durante la subida. 

2103_4x4_corona_del_inca_la_mejicana_la_rioja

Me despido de la cumbre pensando en que lo que recordamos en nuestra vida son momentos, no días. “¡Y este será imborrable!”, proclama Verónica Romaña, directora de Mainumby 4x4, única empresa de travesías off road de la Argentina dirigida por una mujer, quien observa con propio esmero femenino cada uno de los detalles de la organización: desde la gastronomía hasta el alojamiento, sin pasar por alto la camaradería del grupo (en esta ocasión participaron 23 personas en 9 pick ups), el trabajo en equipo y la asistencia técnica cuando la situación lo requiere.

0311_la_mejicana7

Como en Volver al futuro

Cambiamos de espacio y tiempo: por serpenteantes faldeos pedregosos que llegan hasta el Cañón del Ocre y atraviesan decenas de veces el río Amarillo (no hace falta imaginarse el color del agua), viajamos a finales del siglo XIX en busca de la mina La Mejicana (-29.01667, -67.76667), las fantasmales ruinas de lo que alguna vez supo ser el centro de fundición de minerales más grande de la Argentina. Qué difícil es imaginar 1.600 personas trabajando en esta vasta y solitaria geografía para construir una de las mayores obras de ingeniería del mundo para esa época: un cablecarril de 36 km de longitud que uniera la localidad de Chilecito, ubicada a 1.100 msnm, con las alturas del Famatina –casi 5.000 m– a través de 262 torres, 9 estaciones, 6 calderas y profundos precipicios difíciles de sortear. 

2103_4x4_corona_del_inca_la_mejicana_la_rioja

La historia es así: el cordón del Famatina (que no es cordillera, sino que es la sierra más alta del mundo, y cuyo punto más destacado es el cerro General Belgrano, de 6.097 m) fue uno de los lugares más importantes de nuestro país en producción de oro, plata, hierro, cobre y plomo. Lo sabían los jesuitas, que ya lo explotaban para los españoles, y posteriormente lo supo un mejicano, quien la explotó para los ingleses y encargó la construcción del cablecarril a una compañía alemana, que lo terminó para 1905. En La Mejicana trabajaban casi 1.000 operarios. Ellos extraían unas 12.000 toneladas mensuales de minerales que eran llevados en tren a los puertos y, posteriormente, en barco a Europa. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial (1914) los ingleses se retiraron, pero otras empresas continuaron con el proceso hasta 1926, en que los trabajos cesaron para siempre. El 25 de octubre de 1982 el cablecarril fue declarado Monumento Histórico Nacional y actualmente es un ícono que convoca a centenares de viajeros año tras año, por eso no hay que pasarlo por alto en un próximo viaje a La Rioja.

2103_4x4_corona_del_inca_la_mejicana_la_rioja

Los dos días de caravana cerraron bajo la luna llena de Chilecito con pollo al disco, vino regional y obsequios de la empresa Campinox. Como según el escritor español Arturo Pérez Reverte “el mejor viaje siempre es el próximo”, también quedó abierta la convocatoria de Mainumby 4x4 a los lectores: próxima travesía, Mendoza, en Semana Santa (1 al 4 de abril), para toda la familia. Allí nos veremos para descubrir otros grandes momentos y paisajes.

2103_4x4_corona_del_inca_la_mejicana_la_rioja

Chilecito - La Rioja

Cómo llegar: desde C.A.B.A. son 1.200 km a través de las rutas 9, 38 y 74.

Dónde contratar: Mainumby 4x4, Cel.: (011) 6036-1111, [email protected], Facebook e Instagram: @mainumby4x4

Próximas travesías 2021: San Rafael y El Nihuil, Mendoza, en Semana Santa; Antofagasta, Catamarca, en mayo; y Chile: Pucón y volcanes de la Araucanía, en junio. Abierta la inscripción. Cupos limitados.

0311_la_mejicana4

La Mejicana en cifras

  • El cablecarril tiene 9 estaciones: I) Chilecito, a 1.075 m de altura; II) El Durazno, 1.539 m; III) Parrón, 1.974 m; IV) Siete Cuestas, 2.540 m; V) Cueva de Romero, 2.689 m; VI) El Cielito, 3.244 m; VII) Calderita Nueva, 3.940m; VIII) Los Bayos, 4.371 m; y IX) La Mejicana, 4.603 m. Desnivel total: 3.510 m.
  • Contaba con 450 vagonetas separadas entre sí 112 m. Cada una podía cargar hasta 500 kg de minerales y se movía a 2,5 m/s (4 horas para ir de un extremo al otro). Longitud del cable de acero: 140 km, más 100 km de reserva. 
También te puede interesar

En esta Nota

Marcelo Ferro

Marcelo Ferro

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend