Jueves 15 de abril de 2021
INFORMATIVO | 09-01-2021 10:00

¿Cómo era el primer bombardero británico que voló en la Segunda Guerra Mundial?

El 9 de enero de 1941, el avión Avro Lancaster realizó su primer vuelo, convirtiéndose en el destructor aéreo por excelencia utilizado por la Royal Air Force durante su participación en la última contienda global.  
Ver galería de imágenes

La historia cuenta que, tras ganar la Batalla de Inglaterra, en el otoño de 1940, el ejército británico necesitaba imperiosamente un bombardero nocturno capaz de atacar las ciudades del Tecer Reich, tal como ya lo había hecho la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) contra Londres.

La construcción de ese avión estuvo a cargo de la Compañía Avro que, a través de su ingeniero Roy Chadwick, fabricó un prototipo de gran envergadura en las alas, dotado de cuatro motores Rolls Royce Merlin XX con hélices tripala, que el 9 de enero de 1941  iba a sobrevolar por primera vez los cielos nocturnos de Europa para demostrar su inmenso poderío destructivo.

0106_aviónlancaster

El Avro Lancaster era un avión basado en el aparato Manchester de la Compañía Avro que contaba con una longitud de 21,18 m., una envergadura de 31,09 m., una altura de 5,97m. , una superficie alar de 120,8 m., un peso vació de 16.705 kilos y una capacidad de carga de hasta 30.000 k.

En tanto, mientras la cabina contaba con espacio para siete personas (piloto, ingeniero de vuelo, navegante, armador de bombas, operador de radio, artillero central y artillero de cola) y con una combinación de luces de navegación y formación para el combate nocturno, el avión estaba dotado con un arsenal conformado por 8 ametralladoras Browning 7,7 mm. montadas en tres torretas (delantera, central y posterior) y con una bodega interna de 10,05 m. de longitud ubicada bajo la panza con una capacidad para albergar 48 bombas de 200 kilogramos cada una.

Por último, su planta de poder estaba compuesta por 4 motores  V-12 refrigerados por agua Rolls-Royce Merlin XX, 954 kW (1.280 HP), cada uno. Cada motor tenía 22 ó 24 cilindros en V y una potencia de 1.640 Cv.

0106_aviónlancaster

La Compañía Avro fabricó un total de 7.337 ejemplares de Lancaster durante la Segunda Guerra Mundial y, si bien los Lancaster comenzaron a operar masivamente sobre Alemania y los países de Europa Occidental, a principios de 1942, arrojando bombas sobre distintos objetivos, lo que ocasionó que muchos resultasen derribados y sus tripulaciones muertas, entre 1943 y 1945, ya al servicio de Reino Unido, Canadá, Australia y Nueza Zelanda, se convirtieron en los dueños absolutos de los cielos nocturnos de toda Europa.  

Entre tantas otras ciudades europeas que fueron víctimas de sus demoledores ataques aéreos se destacan Berlín, Brunswick, Düsseldorf, Munich, Nuremberg, Frankfurt, Milán y Paris. 

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, en 1945, un total de 3.836 bombarderos Lancaster habían sido derribados por el enemigo (el 50% de los construidos) y habían lanzado un total de 600 millones de kilogramos de bombas sobre Europa. No obstante, con el inicio de la Guerra Fría, los Lancaster volvieron a ser utilizados por Reino Unido, primero contra la Rebelión Mau Mau en Kenya y, más tarde, en la Crisis del Canal de Suez. Finalmente, los Lancaster sobrevivientes fueron vendidos a  Argentina, Egipto, Polonia y Suecia, siendo el último cuatrimotor retirado del servicio por Canadá en 1963.

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend