Náutica: Ruta a Nueva Palmira

Detalle de las dos rutas para llegar a esta pintoresca localidad uruguaya. Cuál conviene más según la embarcación con la que se navegue. Exigencias vigentes.

Por

La navegación a Nueva Palmira se puede realizar por adentro o por afuera. Por adentro es por ríos interiores, por el Delta hasta el Paraná Guazú y luego saliendo al Río de la Plata y al río Uruguay. Es la recomendada para embarcaciones deportivas. La que se llama por afuera sale al Río de la Plata y va por los Pozos del Barca Grande, es decir la que se dirige a Martín García. Esta ruta, si bien permite navegar a una velocidad sostenida sin mayores contratiempos por otras embarcaciones, tiene la dificultad de que el factor meteorológico es significativo.

El viaje a Nueva Palmira exige que el navegante tenga como mínimo la habilitación de conductor náutico. Antes de partir desde Argentina se requiere que quien va a cargo de la embarcación realice el rol de salida, en cualquier Prefectura o bien en la de Guazú Guazucito, muy próxima a la desembocadura del Paraná Guazú en el Río de la Plata (ver calle). En caso de hacerlo en Guazucito, antes de salir chequear de tener todo ya que si falta algo no nos van a dejar seguir y deberemos regresar para buscar la documentación olvidada.

Preparando la partida

El rol se baja de internet, de la página de la Prefectura, o puede ser solicitado a escuela@funade.com.ar (enviará una copia en Excel que se puede editar fácilmente). Siempre es bueno tener copias en blanco a bordo. Entre otras cosas, se debe colocar la derrota a realizar y la hora de llegada a destino. Este dato parece superfluo pero no lo es: la Prefectura Argentina informa a la Uruguaya el nombre de la embarcación y la hora de arribo, y en caso de demorar la llegada a Uruguay comienzan las llamadas para tratar de ubicarla. Por eso es importante que si surge un retraso por algún motivo, informemos por radio esta novedad.

Una vez que salimos de Guazucito entramos al Río de la Plata y se navega hacia el norte, donde se pasa por el través del monolito de Punta Gorda. En este punto comienza el río Uruguay y a sólo 5 km nos encontramos con Palmira. Toda la navegación en el Río de la Plata y el Uruguay hay que hacerla con buena información meteorológica. Si hay viento fuerte, los estados de esos ríos seguramente harán que no nos olvidemos más de esa navegación. El acceso a Dársena de Higueritas se realiza a la altura del Km 5 del río Uruguay. Es fácil identificarla porque el ingreso está ni bien se deja el puerto comercial, un reducto importante que es imposible no ver. El acceso está identificado claramente por una baliza roja.

La aproximación a las escolleras siempre hay que hacerla por el medio de ambas, tirados un poco a estribor para no molestar a las embarcaciones que salen. Si nos acercamos mucho corremos el riesgo de chocar con ellas, ya que son de piedra e inclinadas hacia el centro del canal. La escollera verde no es tan alta como la roja, por lo que a veces puede estar semisumergida y, por ende, no verse, lo que representa un serio peligro si no se tiene en cuenta

A punto de arribar

La precaución al llegar es que al acercarse se podrán ver ambas escolleras: la roja tiene una baliza bien visible y grande, la verde no tiene nada, sólo una escollera de piedra muy baja. Si al arribar a la zona vemos movimientos de buques de ultramar, deberemos tener cuidado porque es la franja de maniobras y no se los debe entorpecer en su tarea.
Nueva Palmira tiene un puerto muy bien protegido de los vientos de cualquier cuadrante y posee todos los servicios que el navegante necesita. Es una alternativa muy buena para realizar escala para quienes navegan de y hacia el río Negro o los que remontan el río Uruguay.

Nueva Palmira es una ciudad de campo en la que todo es tranquilo, con pocos comercios pero con extensas playas arboladas. Haciendo base en Higueritas, los amantes de la pesca pueden ir y venir rápidamente a los distintos pesqueros del río Uruguay, que los hay y muchos. El puerto posee servicios de baños y duchas, y tiene zona para acampar y para hacer asados. El amarre de las embarcaciones es fondeando, sea por proa o por popa (depende si uno prefiere desembarcar por la proa o por la popa). Las lanchas con motor fuera de borda prefieren amarrar de proa para que el motor no golpee contra el muelle. Para el resto de las embarciones, ir de proa o de popa dependerá de la marea, es decir de la distancia del agua al muelle.

Trámites finales

Tanto al ingresar como al zarpar siempre es conveniente hacerlo despacio, tratando de evitar enganchar con las hélices el cabo o la cadena del ancla del barco del vecino de amarra. Los muelles son prácticamente nuevos y se han ampliado las zonas de las amarras. En la oficina de Hidrografía es donde se debe abonar la estadía en el puerto: las embarcaciones pagan además un monto fijo por el uso de electricidad y por el consumo de agua. Se dispone de sanitarios y de duchas con agua fría y caliente, que se utilizan mediante un sistema de fichas. El pago en Hidrografía se hace en pesos uruguayos o con tarjeta, no aceptan dinero argentino ni dólares.

Próximo a la oficina de Hidrografía se encuentra la Prefectura, donde se debe hacer el rol de llegada y de salida del Uruguay, luego de que se abonó en Hidrografía. Al combustible lo traen al muelle desde las estaciones de servicio de la localidad, gestión que puede hacerla el personal de la oficina de Hidrografía. Bajo los árboles, en la zona de los muelles, se encuentran las playas, a sólo 50 metros de las embarcaciones. Llegó el momento: es hora de empezar a disfrutar.

Nota completa publicada en revista Weekend nº 534, marzo 2017.

 

Guardar

Mirá el video de la travesía:

 

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario