Río Salado: ribera de piques constantes

Aun en un día sumamente caluroso, el río Salado nos regaló una jornada de muchas capturas de pejerreyes, con portes interesantes.

Por

La orilla elevada nos permitió observar con nitidez las boyas y estar muy atentos a los indicios del pique. [ Ver fotogalería ]

Al campo de Cachi Arroupe se accede por la autovía 2 , en el Km 162,5 viniendo desde Mar del Plata con destino a la Ciudad de Buenos Aires. Se dobla a la derecha y tras recorrer unos 5 kilómetros de camino rural se llega al río Salado. En la última tranquera se debe abonar un pequeño arancel (sólo pagan los pescadores, los acompañantes ingresan gratis). El lugar es muy apto para practicar la pesca de costa y, además de pejerreyes, se capturan lisas, carpas, bagres, patíes, dientudos, tarariras y, con un poco de suerte, alguna que otra corvina.

Con Cachi Arroupe y Jorge López nos dedicaríamos a la pesca del pejerrey, que según nos comentaron estaba muy buena. Arribamos al lugar un miércoles muy temprano. El día tenía pronóstico de alta temperatura (algo negativo cuando se intenta con el pejerrey), pero lo positivo era que había bastante viento y las aguas del Salado estaban movidas, fundamental para que esta especie se active y tome la carnada. El ámbito es ideal para la pesca de costa pues está elevado con respecto al río, condición propicia cuando se prueba a flote con boyas: nos permite tener una muy buena visión de ellas y utilizar las de diámetros menores.

La pesca la realizaríamos con cañas telescópicas de grafito, de un largo no mayor a los 4 metros, muy livianas y aptas para arrojar líneas de tres boyas (con el agregado de un puntero si queremos lanzar el aparejo más lejos). El reel será pequeño, con una capacidad de 100 m de nylon 0,285 mm (impregnado de flota línea) o multifilamento de 0,16 mm (flota por sí solo). Cuando comenzamos a pescar el viento era fuerte desde atrás, por lo que decidimos emplear aparejos de tres boyas y sin puntero, ya que la línea vuela fácilmente y cae lejos de la costa. Está comprobado que el aparejo sin puntero trabaja con más naturalidad, obteniendo una mayor cantidad de piques.

Boyas y colores 
En mi caso usé una línea yo-yo Criterio, de madera balsa, color limón flúo y con un diámetro de 0,25 mm: mucha flotabilidad y una perfecta visión, ya que el día se presentaba nublado. Mis compañeros optaron por boyas pequeñas del tipo chupete en color blanco. Utilizamos anzuelos Cristal Nº 2 pata corta, a una profundidad de pique que oscilaba entre 20 y 35 cm. Un detalle que nos llamó la atención fue que por momentos tenían más pique las boyas de color amarillo, aunque después del mediodía se llevaron las palmas las blancas. Se veía a los pejerreyes casi en superficie jugar con las boyas. Debíamos estar muy atentos y en el momento que en nuestra línea mermaban los piques, había que cambiar y buscar la que en ese momento rindiera más y mejor. Cuando se prueba cerca de la superficie, el color de las boyas es fundamental, ya que hay lapsos en los que el pejerrey siente curiosidad por determinado tono.

Nota publicada en la edición 512 de Weekend, mayo de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

22 de mayo de 2015

3 comentarios en esta nota

  1. alejandro | 26/05/2015 | 10:13 AM

    24-05 decenas de personas pescando en la cascada, solo algunas carpas. no engañarse.

  2. carabajal juan carlos | 26/05/2015 | 12:34 PM

    muy buena la publicacion de cachi arroupe si fuera posible saber un tel.para llamar o se puede ir directamente muchas gracias j.c.c de adro. korn-

  3. jose | 02/01/2016 | 7:43 PM

    buenas , me podran informar algun numero telefonico de cachi arroupe, soy de la rioja y quiro hacer unos tiros por aquellos pagos y ando buscando lugares si podran informar se los agradeceria por conozco muy poco un abrazo

Deja un comentario