Tarariras en Monte: difícil pero no imposible

Tras años de no ver a la especie, las lagunas bonaerenses muestran atisbos de recuperación. Relevamos varios puntos de Monte, donde el que trabaja la pesca tiene premio. Nota con video.

Por

FOTO: Facundo Pujol y W.M. [ Ver fotogalería ]

Volver a pescar tarariras en lagunas bonaerenses era un sueño del que los amantes de esta pesca nos privamos durante años, tras la fatídica helada del 9 de julio de 2007 que
agarró a las lagunas muy bajas y produjo una terrible mortandad de la especie en la mayoría de los ámbitos palustres provinciales. Por suerte, la naturaleza viene haciendo lentamente su trabajo de recuperación –dado que no hubo ningún tipo de resiembra de la especie que recién ahora tiene una luz de esperanza en ese sentido con el proyecto Hopliass– y hoy podemos aventurar un verano 2014-2015 donde pescar tarariras con artificiales pueda volver a ser una realidad. En ese marco, efectuamos una exhaustiva recorrida por laguna de San Miguel del Monte y ámbitos cercanos del mismo partido de Monte, tratando de proponer posibilidades de pesca de esta especie en ámbitos de acceso público y gratuito, o económicos.

Esta recorrida demandó varios días tocando ámbitos diversos. En primer lugar, sondeamos un rincón de la laguna Las Perdices cercano al Club San Huberto (ruta 3 pasando La Balanza, Km 115 aproximadamente). Alertados por Cristian Battegazore, propietario del camping del San Huberto, nos llegamos al pesquero en un día cálido pero fresco donde la máxima no superó los 20 grados. Allí nos esperó junto a Roberto García, mosquero del Club San Huberto, quien había hecho una pesca muy buena tres días antes en una cola de la laguna ubicada unos 500 metros a la derecha del pesquero. Este aficionado metió taruchas en fly, pero en el mismo ámbito se dio muy bien la pesca en spinning, bait cast y con carnada, modalidad que practican muchos aficionados locales.

La búsqueda 
Nuestra visita no dio frutos en ese sector, donde las tarus brillaron por su ausencia. Comenzamos a caminar entonces hacia la derecha, testeando cada entrada de agua junto al propio García (que solo hizo intentos en fly) y Roberto Gil, con quien practicamos bait cast. Tuvimos algunos erráticos ataques, muy atrás después de que pasara el señuelo. E indefectiblemente los piques se dieron encima del planterío, por lo que solo se podían usar señuelos con antienganche, que dificultaban la clavada en los pocos ataques certeros. En ese contexto, solo Cristian clavó una vadeando, que tras un par de saltos pudo zafar y escapar. García estaba desconcertado: en el mi smo ámbito donde tres días antes se habían hecho una verdadera fiesta (y evidentemente se corrió la bolilla porque vimos muchos aficionados), esta vez no hubo suerte.

Pero quien sí la tuvo fue Facundo Pujol, nuestro compañero que el mismo día se quedó en laguna de Monte. En esa jornada, trabajando la islita con palmeras y árboles talados que está 100 metros antes de la compuerta por Las Perdices, logró algunos ejemplares a última hora usando señuelos de superficie como el clásico Heddon Zara Spook y engaños de media agua, como cucharas traileadas con gomas y un Hot’n Tot tuneado con la paleta a 90 grados y anzuelo trasero con pollerita de rubber legs. Este intento fructífero lo llevó a visitar el espejo también al otro día, logrando capturas en las primeras horas de la mañana (en un día bien cálido con temperaturas de 25 grados) y a última hora de la tarde en los desbordes del Totoral, arroyo que tributa agua a Monte.

Nota publicada en la edición 506 de Weekend, noviembre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

13 de noviembre de 2014

Un comentario en esta nota

  1. Enrique | 13/11/2014 | 3:05 PM

    Trabajando en un gasoducto en la provincia de Tucuman, las sacabamos con una retroexcavadora haciendo el zanjeo en una lagunita.

Deja un comentario