Robustos y peleadores en el Río de la Plata

Pejerreyes en buena cantidad y de excelente tamaño a pocos minutos de Capital Federal. Las claves para lograr estas bestias. Galería de imágenes.

Por

Grandes, golosos, robustos y peleadores son las principales características de los pejerreyes que están saliendo  muy cerca de las costas de Berisso. La temporada avanza y la pesca se va afianzando en tamaño y cantidad en todo el Río de la Plata.

 

Y la zona sur del estuario se ve galardonada con las características de muy buen pesquero que le brinda al pescador deportivo toda la zona comprendida entre la Isla Santiago y Palo Blanco, haciendo un triángulo con la boya HillStone. Pero el Plata también nos permite armar otra cancha tomando como puntos estratégicos la misma boya HillStone, las Apipé y toda la costa uruguaya de Colonia.

 

Un pesquero singular que, a diferencia de la zona norte del río, nos presenta franjas de mayor hondura. Con una marejada más pronunciada si los vientos son moderados a fuertes, pero con la misma intensidad de pesca. Todas estas características hacen las delicias de los amantes del pejerrey desde el mes de marzo hasta septiembre inclusive.

 

 

Berisso para empezar

 

 

En toda la costa de Berisso vamos a encontrar muy pocas posibilidades de suelos de conchillas, predominando los arcillosos y el habitual barro ribereño. Pero si la zona elegida es la costa uruguaya, allí no solo daremos con las características que faltan sobre la costa argentina, sino que se sumarán hasta algunos bancos de arena que modifican la geografía para generar excelentes pesqueros.

 

Se agregan a zonas de pedregales que muchas veces aumentan las posibilidades de dar con los ejemplares de mejor peso, que se encuentran comiendo los pequeños seres vivos adheridos a las piedras.

 

Como lo hacemos habitualmente, llamamos a nuestro guía amigo Matías Pavoni para interiorizarnos acerca de cómo venía la pesca. Y sin titubear nos endulzó el oído, asegurándonos que día a día iban aumentando los tamaños y las cantidades eran suficientes para no tener que mentir cuando hablamos sobre la cosecha obtenida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota completa en la edición 490 de Weekend, julio de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario