Pejerrey: el crucial momento de la clavada

Claves para que el pez no zafe desde que se produce el pique y hasta el instante de tomarlo con la mano sobre el bote.

Por

. En el momento de tener un pique de pejerrey, es común ver a muchos pescadores que arrastran la caña hacia atrás muy suave y luego la bajan para comprobar si el pez está clavado. Es un error que puede costarnos caro.

. Se debe estar muy atento al nailon, que no tendrá que encontrarse muy flojo ni ahogado (sin flotalíneas), y observar atentamente el momento en que el pejerrey desplaza la boya.

. Luego de dejar llevar la boya unos segundos, hay que cañar hacia atrás en forma firme y después se comienza a recoger de manera pareja.

. En definitiva, después del tirón nunca hay que bajar la caña para ver si está el pez. Si el pejerrey se halla clavado, lo notaremos enseguida por la curvatura de la caña y el chapoteo que el pez desarrolla sobre el agua.

. Una vez que lo arrimamos al bote, es necesario calcular la distancia para que al levantarlo venga al pecho y lo podamos sujetar cómodamente con la mano libre. Salvo que el porte del pejerrey nos obligue a usar copo para asegurarlo a ras de agua.

. Si se sigue recogiendo hasta llegar a la boya pilotín y ésta choca con el puntero de la caña, suponiendo que el pejerrey esté clavado en la boya de atrás, al levantar la caña el pejerrey quedará muy arriba y nos dificultará tomarlo.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario