Lunes 3 de agosto de 2020
TURISMO | 10-07-2020 14:48

Turismo: descubrimos el lugar donde un rockero argentino le toca música a los cactus

Las plantas son un misterio. Sin embargo, el ex tecladista de Rata Blanca, Hugo Bistolfi, está experimentando hacerlas crecer con música. Miles de personas llegan cada año a Capilla del Monte, Córdoba, para visitar el vivero y participar de seminarios al respecto.
Ver galería de imágenes

La Teoría de las Especies que elaboró Charles Darwin allá por 1859 y que revolucionó la visión de la vida en la tierra casi tambalea por culpa de las flores. Estas fueron definidas por Darwin como un “abominable misterio” porque 20 años después de escrita su teoría no pudo determinar qué generó su creación. Ya Darwin le ponía música a las plantas para ver su reacción. Pero fue mucho tiempo después que un agente de la CIA, Cleve Backster, utilizando un polígrafo conocido como “la máquina de la verdad”, pudo comprobar que las plantas reaccionaban ante estímulos eléctricos poniéndoles música, regándolas y hablándoles en forma positiva. Después vinieron decenas de experimentos que comprobaron las plantas reaccionan a estímulos externos en forma negativa o positiva dependiendo del estímulo. Tras los resultados del Efecto Mozart determinado por la Doctora Doroty Ratallock en 1973 en adelante, se determinó que los vegetales “sienten” y reaccionan de acuerdo al entorno y al tipo de “frecuencias auditivas” a los que son sometidos. No les gusta ni el rock ni la música electrónica o el heavy metal pero sí la música del sur de la India, el jazz o la música clásica. Y reaccionan a los estímulos a través de su crecimiento o muerte.

1007_cactus_musica_rata_blanca

En un experimento más vernáculo, el ex tecladista de Rata Blanca, Hugo Bistolfi, acaba de crear en conjunto con su vecina Bárbara de Carabajal –dueña del vivero Tierra de Cáctus– un disco dedicado enteramente al crecimiento de estas pinchudas plantas. Entre la magia de los cactus y suculentas y la atracción espiritual del Uritorco, cerro frente al cual vive en forma permanente, Hugo Bistolfi dedica su tiempo de cuarentena a experimentar con las frecuencias musicales que colaboran con el crecimiento de las plantas, utilizando el vivero Tierra de Cactus como campo de comprobación.

“La iniciativa es una nueva experiencia que nace del vivero Tierra de Cactus. Bárbara, mi vecina,  me comentó que había unos estudios sobre la música y su efecto sobre las plantas y empezamos a investigar. Había muchas experimentaciones en distintas universidades y todas coincidían. Hay determinadas frecuencias y cierto tipo de música ante la cual las plantas reaccionan de determinada manera. Basado en estos estudios y frecuencias comprobadas científicamente, compuse un primer módulo sobre sanación de plantas y fue maravilloso tener al vivero frente a mi casa para experimentar yo mismo los resultados. Estuvimos dos meses y es increíble el crecimiento que han tenido las plantas”.

1007_cactus_musica_rata_blanca

En Capilla del Monte, Córdoba, Bistolfi creció espiritualmente lo cual se reflejó en muchas obras. “Hice mi primer disco solista inspirado en el cerro, se llama Uritorco. Me acuerdo que en aquel momento un músico de Rata Blanca sacando un disco new age era como un disparate. Música suave hablando de energía y de espiritualidad.  Hoy es un clásico no sólo en las sierras -donde he hecho conciertos en la base del cerro y en el vivero- sino que se escucha a nivel mundial. Acá es todo pura inspiración. Mi obra Viaje al Cosmos, que es la obra fundamental que toco por todo el mundo, nació acá. Esta basada en una novela de ciencia ficción que escribí y con todas las enseñanzas que tomé de este lugar”.

Hugo y Bárbara encontraron en la música para las plantas una fuente de inspiración y una oportunidad para ganarle a la cuarentena. De hecho ya están preparando el segundo módulo relacionado con el ciclo reproductivo de las plantas. “Es súper interesante ver a las plantas como seres vivos que reciben esta energía y frecuencia del universo. Pero más aún poder verlo en la práctica, poniendo la música en el vivero y viendo unos resultados increíbles” cuenta. Tierra de Cáctus es lugar de culto para miles de coleccionistas de todo el país que llegan cada año a Capilla del Monte no sólo a visitar el vivero sino a participar de seminarios y actividades que se realizan alrededor de estas plantas que, en los últimos años, se ha transformado en pura pasión.

1007_cactus_musica_rata_blanca

@soysandrakan

Galería de imágenes

En esta Nota

Sandra Kan

Sandra Kan

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario