Martes 4 de octubre de 2022
TURISMO | 03-09-2022 10:00

El Calafate: hielo de la época de Cristobal Colón llegó al borde del glaciar Perito Moreno

El trekking sobre el glaciar en Santa Cruz, pone al descubierto hielo que se gestó hace más de 500 años. Qué otras actividades resultan imperdibles en una temporada inusitada de turistas. Servicios premium para descubrir un Calafate diferente.
Ver galería de imágenes

Escucho ladridos. No hay perros. Indago en el paisaje nevado. Es raro ver El Calafate con nieve. Las imágenes que evoco son de temporada alta: septiembre a Semana Santa, primavera-verano. Julio es baja y el turismo, esquivo. “Era esquivo”, me corrige el guía Ezequiel Cerles, de la empresa Calafate Extremo. “Antes de la pandemia entraban 17 aviones por día repletos de pasajeros; ahora 6 –continúa–, pero la verdad es que hace tiempo que en invierno no se ven tantos turistas como este 2022. Lo que creció la actividad es impresionante si pensamos que hasta 1998 había un solo vuelo por mes. Y entre 1998 y 2000, apenas dos por semana”.

Otra vez los ladridos. Alzo la vista. Aprecio la inmensidad del lago Argentino, la naciente del glaciar Perito Moreno, el semicírculo casi perfecto de Bahía Redonda e imagino a lo lejos, en la inmensidad del horizonte, los cerros Torre y Fitz Roy, en este momento ocultos entre las nubes. No veo perros, pero los sigo escuchando. “Están allá abajo, en la ciudad”, me quiere convencer el guía ante mi mirada incrédula. “En línea recta hay unos 15 km”. El silencio sepulcral del aire transporta el sonido sin dificultad hasta el Balcón de Invierno del cerro Huyliche, a unos 870 msnm.

3108_el_calafate_aventura

Allí llegamos tras una hora a bordo de vehículos 4x4 y luego de atravesar una dificultosa huella nívea: geografía de roca sedimentaria que en el Cretácico fue fondo de mar, lo que ahora se evidencia mediante dientes de tiburones, ostras marinas fosilizadas y rocas fuera de lugar. La vista es maravillosa, de esas que las fotos no alcanzan a reflejar con precisión de texturas y colores. Y el cierre de travesía, mejor aún, porque ocurre en un refugio de estancia ambientado para la ocasión: salamandra, pava tiznada por las brasas, aroma a café en el interior y a leña quemada afuera. Así finaliza la excursión, con una merienda que, según la ocasión, puede mutar por un almuerzo al disco de arado.

3108_calafate

En ruta al Perito Moreno

La mañana amaneció tarde, pero llegó temprano. A las 9 estábamos abonando el cánon ($ 1.200) de entrada al Parque Nacional Los Glaciares. Era de noche aún, pero nos habíamos levantado a las 6:30 para transitar 80 km por la Ruta Provincial 11,  que une las calles de El Calafate (congeladas en esta época) con el parque nacional más grande de la Argentina: unos 7.000 km2 en el que habitan más de 1.000 glaciares, pero donde se destaca el Perito Moreno, de unos 30 km de longitud y una superficie mayor a la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (254 vs 204 km2).

3108_calafate

La típica postal es la del frente de la pared, la que se mira por televisión en el verano, cuando rompe el puente de hielo. La última vez que sucedió fue en marzo de 2018 a las 4 AM, nadie la vio. La anterior, sí: en 2016 a las 11 de la mañana. Para apreciar los bloques de hielo hay varios circuitos de pasarelas, más o menos largos, que en total suman 7 km. Elegimos el amarillo, el panorámico más corto y próximo al glaciar. Desde allí dimensionamos los 60 m de altura del bloque de hielo y toda la extensión que nos permite la vista a 180 msnm.

3108_calafate

No llegamos a divisar el cerro Pietrobelli, en el Campo de Hielo Sur (la tercera reserva de agua dulce más grande del mundo), donde nace el Perito Moreno a unos 3.000 m de altura en la frontera con Chile, y desde donde avanza a razón de unos dos metros por año. Treinta kilómetros de longitud, dos metros por año… La división del guía es más rápida que la de mi calculadora: “Estos bloques que tienen la oportunidad de ver tienen unos 500 años desde que se formaron”. Es decir… más o menos estamos viendo hielo que empezó a gestarse cuando Cristóbal Colón descubrió América. Si el paisaje asombra, ubicarlo en el tiempo estremece.

3108_calafate

La verdadera aventura comienza en el puerto Bajo las Sombras, a corta distancia. Un catamarán nos cruza a través del brazo Rico hasta el Refugio de la Base para hacer un trekking sobre el glaciar. Nieva, pero no se siente frío. “Para ver caer copos la condición es que la temperatura se ubique entre 0 y -1 °C”, explica la guía Daiana Castañiza, de la empresa Hielo & Aventura. Tras un rápido almuerzo, atravesamos cientos de metros bajo un bosque de ñires, lengas y coihues (siempre verdes), y llegamos a un domo donde nos proveen cascos y crampones. Cuesta comprender que lo que vamos a pisar es hielo de 200, 300, 600 m de espesor hundido en las profundidades del lago, hasta que atravesamos una increíble grieta entre dos paredes azuladas.

3108_el_calafate_aventura

El hielo cristalino crepita bajo nuestros crampones. Un pasillo azul y congelado nos da paso a paredones de texturas inefables, a formaciones caprichosas difíciles de describir… La cámara fotográfica no resulta suficiente. Es momento de disfrutar, de olvidarse de la tecnología. Escuchamos una explosión… y otra más. “Desprendimiento a la vista”, grita alguien. Oteamos el horizonte y alcanzamos a ver grandes bloques de hielo cayendo en dirección al agua. El alma se hincha, se regocija. Cada abrir y cerrar de ojos es una nueva postal. Es en este minitrekking en donde se comprende la verdadera dimensión del glaciar, donde se vive el hielo en toda su dimensión, se lo palpa, se lo siente y se lo entiende. Estamos caminando sobre el Perito Moreno, un must en las excursiones de El Calafate.

3108_el_calafate_aventura

“El hielo glaciar se forma con nieve acumulada sobre más nieve que cayó anteriormente –explica el guía Emanuel Arrúa–. Más del 90 % de los días del año nieva en la cordillera. Esas sucesivas capas de nieve se van comprimiendo y cada unos 10 años se convierten en hielo. El blanco es el más poroso, cuanto más azul, menos burbujas de aire, más compactación. Aunque en realidad es un efecto óptico de los rayos solares, tiene que ver con las longitudes de onda”.

Glaciar Spegazzini, el doble de altura

”Sin luz no hay colores”, comenta en sintonía Tuti Alaniz, guía de Solo Patagonia a bordo del catamarán en el que navegaremos 65 km de ida a través de icebergs hasta el Spegazzini, cuarto glaciar en el ranking de tamaños, con sus 1.100 m de frente, 130 m de altura y 17 km de extensión. En realidad, ella se refiere al color azulado de los témpanos que flotan en el brazo Upsala del lago Argentino, el más grande de nuestro país (1.560 km2: 125 km de longitud, entre 14 y 20 km de ancho y hasta 700 m de profundidad). Y agrega: “Lo que vemos de esos icebergs es solo el 10 % de lo que miden. El otro 90 % está bajo el agua”.

3108_calafate

No alcanzamos a procesar sus palabras cuando de frente aparecen los glaciares Spegazzini, Peineta y Heim. El catamarán se detiene para apreciarlos en toda su majestuosidad. A bordo se funden las caras de asombro con el silencio y los gritos de emoción. Algunos lagrimean. Al cabo de varios minutos la embarcación enfila hacia la Bahía de los Glaciares para almorzar en el refugio. En esta ocasión el concepto refugio dista de lo tradicional. Nos sorprende una moderna construcción vidriada donde los pasajeros pueden adquirir alimentos (o traer su vianda), calentarlos y degustarlos con vista al glaciar. Es el primer año que este lugar está abierto en invierno. Quienes hayan optado por comprar el paquete Captain’s Club de Solo Patagonia disponen aquí de un espacio exclusivo para almorzar el menú seleccionado a bordo. A las tres de la tarde el barco emprende el regreso, a tiempo para llegar a El Calafate con luz (oscurece a las 18) para planificar la jornada siguiente.

3108_el_calafate_aventura

Realmente en la selección de excursiones nos fuimos superando día a día. No hay una mejor que otra: todas tienen su encanto. Así que la última jornada la disfrutamos con tres casi desconocidas en el cerro Huyliche: travesía en camiones 4x4 con cadenas en los neumáticos para trepar por caminos nevados y llegar a paisajes increíbles, mientras el guía Mauro Ostapchuk (de South Road) cuenta fantásticas historias desconocidas de la zona; conducción de motos de nieve en la cima y tirolesa en los balcones naturales, con exquisito almuerzo (puede ser merienda) en la estancia homónima. Cuando preguntamos en la ciudad por las motos de nieve, nos dijeron que no había, pero las descubrimos.

3108_calafate

Si faltaba un remate invernal, a la tarde patinamos sobre el hielo congelado de Bahía Redonda, a mínimos kilómetros del centro. Un lujo de las series de Netflix. Como la letra de la canción: “Todo concluye al fin…”. El avión despega. Por la ventanilla nos despedimos del río Santa Cruz, de sus meandros, de El Calafate invernal y del Perito Moreno, el nombre que todos van a buscar pero que es mucho más que un glaciar: Francisco Pascasio Moreno (1852-1919) fue un explorador y héroe nacional a quien los argentinos le debemos gran parte de los territorios que hoy disfrutamos.

3108_calafate

 

Captain's Club: categoría premium a bordo

“Solo Patagonia” dispone de la excursión de día completo en catamarán hasta el glaciar Spegazzini. Se puede contratar el servicio básico que solo incluye la navegación. O realizar un upgrade al Captain’s Club, donde los pasajeros viajarán en una cabina exclusiva para 42 personas en el piso superior, con gastronomía incluida. Allí se sirve un menú distinguido que incluye desayuno, picada y el postre del almuerzo, porque el plato principal se elige a bordo pero se degusta en un espacio exclusivo del Refugio Spegazzini.

3108_el_calafate_aventura

En este lugar los mozos esperarán a los comensales con el plato seleccionado, a elección entre: bondiola de cerdo a la criolla con papas rústicas, cazuela de cordero patagónico, guiso de lentejas y cazuela de pollo al disco con vegetales salteados. Postre: mousse de chocolate blanco y negro. Durante toda la jornada las bebidas son ilimitadas. El servicio cuenta, además, con un guía de turismo dedicado y con la posibilidad de ver las maniobras del puente de mando.

Más info y reservas: Tel.: +54 9 2966 660458.

 

Servicios

Cómo llegar: desde C.A.B.A. hay 2.825 km. La mejor alternativa es en avión. Aerolíneas Argentinas tiene frecuencias diarias, Jet Smart y Flybondi, tres por semana.
Dónde alojarse: Calafate Parque Hotel (foto), de Tremun Hoteles, Gobernador Gregores esq. 7 de Diciembre (pleno centro), cuenta con 50 habitaciones en dos categorías, amplios livings con hogar a leña, spa con sauna, jacuzzi, gym, gabinetes de masajes, bar y restaurante. Desayuno buffet y servicio de viandas para excursiones. Habitación doble estándar: $ 18.700 por noche. Reservas: (02902) 496872 int. 1017, Cel.: +54 (223) 5990585, www.tremunhoteles.com

3108_calafate
Otras tarifas: entrada al P.N. Los Glaciares, $ 1.200 (pase por 2 días por $ 1.800). Alquiler de auto chico, desde $ 12.000 por día con kilometraje ilimitado. Secretaría de Turismo: Bajada de Palma 44, Tel.: (02902) 491090/491466; o en el anfiteatro del bosque, Tel.: 0800 222 22523283, www.elcalafate.tur.ar

 

Agenda de excursiones

Balcones del Calafate en 4x4, desde $ 7.200 (Calafate Extremo, Av. del Libertador 1185, Tel.: 02902-491095, WhatsApp: +54 9 11 40730215, [email protected]). 
Mini  trekking más circuito de pasarelas, $ 25.500 con traslado (Hielo & Aventura, Av. del Libertador 483 y 935, Tel.: 02902-492205/094, [email protected], www.hielo y aventura.com). 
Experiencia Todo Glaciares, $ 25.100; con almuerzo $ 29.100; o $ 37.900 con servicio premium Captain’s Club (Solo Patagonia, Av. del Libertador 932, Tel.: +54 9 2966 660458, Instagram: @solopatagonia). 
4x4 Estancia Huyliche, U$S 55; tirolesa desde los balcones de El Calafate, U$S 70 (South Road, Av. del Libertador 1215, Tel.: 02966-663296, www.southroad.com.ar). 
Motos de nieve en el cerro Huyliche, $ 16.000 (Mil Outdoor, Av. del Libertador 1033, 02902-491446, WhatsApp: +54 9 3416 107804, www.miloutdoor.com.ar). 
Patinaje sobre hielo en Bahía Redonda, $ 800 las 3 hs (Club Andino Lago Argentino, Av. del Libertador 2757, Tel.: 02902-49390).
Todas las tarifas son orientativas.

Marcelo Ferro

Marcelo Ferro

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend