Viernes 27 de mayo de 2022
AVENTURA | 05-04-2022 17:00

Comecaballos: cómo es cruzar la Cordillera de los Andes a 4.300 m de altura

La provincia de La Rioja viene rememorando la hazaña sanmartiniana de Zelada-Dávila-Larrahona desde hace 13 años consecutivos. Cómo es la historia y la experiencia real de hacerle frente a la altura y cruzar la Cordillera de los Andes a caballo, inmerso en la más absoluta soledad.
Ver galería de imágenes

La temperatura baja un 1 ºC por cada 180 m que ascendemos. Estamos a 3.800 msnm. La falta de presión de oxígeno no me ayuda a realizar los cálculos. Solo sé que hace frío. Mucho. El viento pega en la cara y duele. Miro a mi alrededor y no hay nada más que cordillera infinita. Apoyado en la pared semiderruída del refugio Pastos Amarillos pienso cómo hicieron 350 gauchos riojanos hace 205 años (1817) para cruzar hasta Copiapó, Chile. ¡Qué osadía! No existía tecnología en indumentaria ni electrónica ni conocimientos acabados del mal de altura. Sin embargo, fueron igual siguiendo el plan sanmartiniano para liberar a Chile y Perú de las tropas realistas leales a la Corona española.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Cruces sanmartinianos

La estrategia de San Martín, en lo que se considera una de las mayores hazañas de la historia militar universal, se basaba en seis columnas armadas y montadas a caballo que llegarían simultáneamente al territorio chileno desde la Argentina a través de la Cordillera de los Andes. Tres irían por Mendoza: El Portillo, El Planchón y Uspallata; dos por San Juan: Los Patos (al mando del propio San Martín acompañado por O’Higgins) y Aguas Negras; y, finalmente, una sexta atravesaría el paso de Comecaballos, en La Rioja. La fecha de este día “D”: 12 de febrero. San Martín, como gran jugador de ajedrez, había planeado todo con la máxima perfección: cada columna tenía día de partida, distancia a recorrer por jornada, fecha de toma de objetivos, y lugares ya establecidos de reaprovisionamiento y alimentación de animales.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Zelada-Dávila

La expedición riojana encabezada por Francisco Zelada (coronel al mando de la columna más septentrional del Ejército de los Andes) y Nicolás Dávila (comandante de armas del Oeste de esta región) se trasladó a fines de 1816 al pueblo de Guandacol, donde recibió el armamento y gran parte de los alimentos, caballos y mulas que habían sido donados y reunidos por la familia Dávila y por otras personas de renombre histórico, como Fulgencio Peñaloza y Facundo Quiroga.

El 5 de enero todo el grupo partió hacia Chile para iniciar el cruce propiamente dicho el 17 de ese mes, en simultáneo con las demás columnas sanmartinianas. El detalle que pone de relieve la magnitud de esta hazaña es que estuvo formada por unos 130 soldados y casi 200 milicianos riojanos: voluntarios con poca y nada instrucción militar, en su mayoría arrieros, labradores, domadores y baqueanos vestidos con la propia ropa gaucha que tenían; su único distintivo era el sombrero: negro con vivos rojos, o viceversa.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

El historiador Roberto Rojo dice que tras dejar atrás laguna Brava las fuerzas avanzaron hacia el Este y el 1 de febrero se dividieron en dos. La división de Dávila se desplegó sobre la ciudad de Copiapó, que fue ocupada sin lucha el 12 de febrero; mientras que la de Zelada marchó en persecución de las escasas fuerzas realistas que habían huido, y que fueron alcanzadas y derrotadas en el combate de Huasco, el 16 del mismo mes. Pero en los libros la historia siempre parece mucho más sencilla.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Rumbo al paso Comecaballos

Me subo a un caballo color moro de apodo “Terrible” para enfilar hacia el paso Comecaballos. Demasiadas palabras sombrías para el comienzo de esta aventura de altura. Pregunto acerca del origen del nombre de mi corcel, y la respuesta es lacónica: “Ya te vas a dar cuenta”. Intenté no preocuparme... pero a poco de andar tuve que cambiar de montura: el animal resultaba complicado de gobernar con una mano para ir sacando fotos con la otra. Insisto con la misma pregunta, pero ahora acerca del nombre del refugio al que nos dirigíamos, y me cuentan que hay dos versiones: “Comecaballos”, porque en esa zona se comían caballos; la otra, porque los animales llegaban extenuados del largo día de cabalgata. No se quién miente, la cabeza me late: síntoma de soroche. De la segunda explicación lo que no me convence es pensar que si los caballos llegaban agotados, qué quedaría de nosotros, ocasionales jinetes que habíamos arribado hasta Pastos Amarillos en camionetas 4x4 desde Guandacol.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

La realidad es que pretendíamos ser gauchos modernos que intentaríamos revivir aquella historia de patriotismo que desde el año 2010 –en ocasión del Bicentenario de la Revolución de Mayo– la provincia de La Rioja reedita todos los años (13º edición en 2022) para revalorizar esa gesta histórica. Por cuestiones de tiempo y de protocolo Covid, en vehículo habíamos acortado un largo tramo, aunque de todas formas tendríamos por delante dos campamentos de altura y casi dos días de cabalgata hasta el hito fronterizo con Chile, donde anualmente se realiza la ceremonia conmemorativa entre civiles y militares de ambos países que –en su mayoría– llegan cabalgando.

Refugio Pastillos

Eran las cuatro de la tarde cuando miré el reloj: el último poblado hacía unas ocho horas que había quedado atrás y más de cuatro habían pasado de nuestro almuerzo improvisado en el refugio Pastillos. A las siete mi cabeza estallaba, así que me zambullí en la bolsa de dormir dentro de la carpa asignada –que flameaba por el viento– para intentar mitigar el dolor. La luna llena se recortaba entre los filos montañosos cuando me despertaron para cenar. Varios miembros del Ejército Argentino que nos acompañaban habían cocinado asado para todos. ¡Exquisito!

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Toque de silencio a eso de las diez, charlas de fogón unos minutos más, y a descansar hasta diana, a las 6 AM, momento en que desayunamos, desarmamos las carpas con movimientos lentos y partimos en cabalgata. Lo que siguió no hay dinero que pueda comprarlo ni palabras para transmitirlo: es inefable en el más estricto sentido de la palabra. Valles vírgenes, cielos prístinos, lechosos cauces de agua, alabastrinos picos nevados, distancias infinitas...

Cruzar los Andes a caballo: una hazaña posible

Ocho horas a caballo recechando la cordillera, conectando con fragmentos olvidados de algunos libros oficiales de historia. El objetivo simbólico: llegar a Comecaballos, antiguamente un sendero por el que transitaban los arrieros que trasladaban ganado en pie hacia Copiapó, y una ciudad estratégica por la minería que el militar y guía chileno Mateo Larrahona conocía muy bien. Luego, hacer noche de campamento y, al amanecer, enfilar hacia el hito fronterizo para el acto en el que se izan las banderas de los dos países, se entonan ambos himnos nacionales, hay lectura de varios discursos y se emprende el regreso –en 4x4– hacia un punto de encuentro que finaliza con un memorable asado.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Cruzar los Andes a caballo no es una experiencia apta para cualquier aventurero: resulta áspero, duro desde lo mental y lo físico, complicado por la altura, el clima y la carencia de todo (desde señal de telefonía hasta agua caliente, un baño y la comodidad habitual a la que nos mal acostumbramos). Como contrapartida, sí puedo afirmar que cambia la vida de los protagonistas: hay un antes y un después. Nos volvemos conscientes de nuestra propia insignificancia ante la inconmensurable geografía, nos descubrimos en momentos difíciles, en la soledad del viento, en la solidaridad y complicidad de los compañeros ocasionales, en el afianzamiento de vínculos, en la fortaleza mental, en aprehender, confiar y comprender vivencias únicas e inexplicables. En palabras de Charles Dickens: “El hombre nunca sabe lo que es hasta que lo intenta”.

0404_cruce_cordillera_de_los_andes_a_caballo_por_la_rioja

Coordenadas de los refugios de Los Andes riojanos

Pastos Amarillos (-28.68257, -69.04762), Fandango (-28.39802, -69.0488), Pastillos (-28.38874, -69.12818), Pucha Pucha (-28.33988, -69.20196), Comecaballos (-28.21724, -69.33429), Barrancas Blancas (-28.181, -69.13717), Veladero (-28.22447, -68.92096), El Zanjón (-28.09718, -69.21268), Laguna Brava (o El Destapadito, -28.26433, -68.83526), El Peñón (-28.47571, -68.83806), Mulas Muertas (-28.27414, -68.74556), Pastos Largos (o Del Carnerito, -28.43803, -69.20245), Laguna Verde (-28.41712, -68.98725).

Distancias desde Villa Unión a: Guandacol, 45 km; a Vinchina, 69 km; Parque Nacional Talampaya, 52 km; La Rioja capital, 275 km.

Agradecemos a la Secretaría de turismo de la Rioja: @turismolarioja (en Instagram)

Galería de imágenes

Marcelo Ferro

Marcelo Ferro

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend