Viernes 23 de abril de 2021
TURISMO | 07-04-2021 07:00

Caos en Aeroparque: los porteños hacen largas colas para hisoparse

Con solo cinco puestos de testeo, la espera demora una hora y se desarrolla en un espacio reducido en el que conviven los que dejaron sus datos con los que esperan la toma de muestras y los que hacen la fila para subir a un taxi. Deberán agregar más módulos de testeo como en Ezeiza.
Ver galería de imágenes

Pese a que ya pasaron varíos días desde el fin de semana largo de Pascua, cuando casi dos millones de argentinos viajaron por el país, los porteños deben soportar largas colas para cumplir con el requerimiento de hacerse un test para detectar Covid-19 al arribo a la Capital Federal, si regresan en avión al recientemente reinaugurado Aeroparque Jorge Newbery.

El sector de testeo está instalado en uno de los accesos de autos de la terminal aeroportuaria, distante 50 metros del área de arribos. Pero queda chico ante el volumen de pasajeros en tránsito que arriban desde todos puntos del país y por varias aerolíneas. Sin embarco, los porteños responsables aceptan esperar para volver a sus casas con tal de tener la tranquilidad de un resultado negativo. Es que pese a estar armado de manera similar a Ezeiza, el espacio y los boxes de toma de muestras son poquísimos, algo que el gobierno porteño deberá revisar de manera urgente.

0406_aeroparque

En la tarde del martes 6 de abril volví de Bariloche dispuesta a someterme al hisopado, el vuelo de Aerolíneas Argentinas venían completo y también había arribado otro. Los que vivimos en la Ciudad Autónoma nos acercamos a personal porteño debidamente identificado para preguntarles por el centro de testeo. Está a unos 50 metros, nos indicaron luego de preguntar si habíamos completado la declaración jurada de rigor que exige la autoridad local, y en la que hay que consignar la obra social que se posea y el correspondiente número de afiliación. Así luego les cobran a la editad de salud el costo del análisis. De todos modos quien no tenqa cobertura médica no deberá pagar nada (al menos por ahora).

0406_aeroparque

Al acercarnos a la zona de testeo vemos que hay mucha cola y hay que esperar, con poco espacio para tratar de mantener el distanciamiento solcial ya que queda paralela a la fila de los taxis, y además genera rencillas y descontento entre los que aguardan. Cuando por fin toca el turno y se accede a la ventanilla, es nada más que para que tomen los datos, corroborarlos e ir a hacer otra cola que tarda más. Esa es la del test, pero como se puede ver en las fotos, hay nada más que cinco puestos y se demoran bastante porque, a diferencia de Ezeiza, toman la muestra de ambos cornetes y bien a fondo.

Tengo que recordar que en Ezeiza, en enero pasado, salí rapidísimo, todo el procedimiento tomó apenas 15 mimnutos. Aquí por el contrario estuve casi una hora. Demasiado tiempo para lo que debería ser un trámite de rutina. Incluso escuché a algunas personas comentar que si pasaban 20 minutos y no avanzaban hacia el testeo, se irían a sus casas sin hacerlo. Da para pensar.

0406_aeroparque2

No se entiende por qué no incorporan más puestos de toma de muestras, especialmente ahora que todo el tráfico aéreo se trasladó a Aeroparque ya que disminuyeron muchísimo los vuelos internacionales por las restricciones recientes que impuso el gobierno nacional, impidiendo el ingreso de viajeros procedentes de Brasil y Chile, como hace tiempo hizo con los del Reino Unido e Irlanda. 

Galería de imágenes

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend