Saturday 18 de May de 2024
TURISMO | 19-04-2024 07:05

Brasil: implementan un circuito para visitar sus Misiones Jesuíticas

En una primera etapa, como producto turístico, pero pronto van a unificar la propuesta con las de Argentina y Paraguay. Tal como en estos dos países, los edificios están muy bien conservados. Bossoroca, Caibaté, Cerro Largo, Dezesseis de Novembro y São Miguel das Missões son las ruinas principales.
Ver galería de imágenes

Rio Grande do Sul tendrá la Ruta Turística del Camino de las Misiones: unos 20 municipios participarán de una nueva ruta que está dirigida a los segmentos de turismo cultural, rural, histórico, religioso y científico, con un itinerario de ciudades que fueron colonizadas por los jesuitas, como Bossoroca, Caibaté, Cerro Largo, Dezesseis de Novembro y São Miguel das Missões.
La región incluye varios sitios considerados patrimonio histórico y cultural que cuentan la historia de la catequización de las poblaciones indígenas guaraníes. En los siglos XVII y XVIII, los sacerdotes de la Compañía de Jesús formaron asentamientos en la región. Los pueblos fueron atacados y destruidos por tropas portuguesas y españolas en la Guerra de los Siete Pueblos, entre 1753 y 1756. Las ruinas de estos edificios, catalogados por el Instituto Nacional del Patrimonio Histórico y Artístico (Iphan) e inscriptos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, son una atracción turística, tal como ocurre en nuestro país.

0418_misiones_brasil

El Ministerio de Turismo brasileño también tiene un proyecto en el Mercosur para lograr la integración con el Camino de las Misiones. El producto Camino Jesuítico, del que también forma parte la Ruta de la Misión, se extiende a otros países y tiene el potencial de ser la principal ruta turística de Sudamérica y una de las más amplias del mundo. Además de Brasil, el Camino abarca Argentina, Uruguay, Bolivia y Paraguay, y alberga 41 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad (culturales y naturales), 19 de los cuales forman parte del patrimonio jesuita que hoy constituye un legado único de testimonio cultural que la Compañía dejó como legado al final de su período de evangelización en tierras americanas. Cada reducción (aldea), construida como modelo de organización social, cultural y económica, era administrada por dos o tres jesuitas, a la cabeza de 3.000 o 4.000 indios, y estructurada en torno a una gran plaza que tenía a su alrededor una escuela, un templo, una huerta, un cementerio y las casas de los nativos. En Brasil, la más importante es São Miguel das Missões (foto abajo), en el Estado de Rio Grande do Sul, que forma parte de las Siete Ciudades Misioneras construidas en las llamadas Misiones Orientales.

0418_misiones_brasil

Además del valor histórico, la arquitectura, que aún se mantiene en pie, combina el barroco colonial con los rasgos artísticos de los guaraníes, quienes trabajaron en la construcción de estas ciudades misioneras. 

Fuente: Daily Travellling News.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend