Lunes 30 de enero de 2023
TURISMO | 05-01-2023 16:00

Bariloche: cada verano hay algo nuevo, primera parte

Un destino clásico pero que siempre tiene propuestas diferentes para el viajero explorador. En el nuevo menú de opciones se incluyen experiencias gastronómicas gourmet y aventura.

Bariloche es el destino con mayor conectividad aérea del interior de la Argentina, con un promedio de 30 vuelos diarios con conexión aérea directa con más de 10 ciudades, con una importante infraestructura y servicios, llega a 31.000 camas registradas en todas sus categorías (de 1 a 5 estrellas y hoteles boutique). Tiene montañas, bosques, lagos, ríos, nieve… pero también, el desierto patagónico: una gran extensión de tierra y cielo rodeada por el más absoluto silencio y el aire más puro que hayas respirado. La estepa es el escenario ideal para los amantes de la aventura. Trekking, avistaje de aves, flotadas en el río Limay, bicicleta y cabalgatas son algunas de las actividades que pueden disfrutar quienes se adentren en este paisaje inigualable. Si este verano están pensando en llenarse los ojos con sus paisajes maravillosos y empezar el año cambiando el aire. Tenemos algunas opciones para toda la familia, además de las playas, zonas de acampe y muchos deportes extremos que son pura adrenalina.

Valle Encantado y más

Lo eligieron Leonardo Di Caprio y Maru Botana por su increíble belleza natural y porque asegura una privacidad a prueba de falta de señal. Es que cuando uno llegar a este paraíso, bote y cruce del lago Nahuel Huapi mediante, la señal del celular se desvanece por horas. Que nadie nos encuentre es parte de la aventura. El lugar se llena de sorpresas y trampas, ya que además de una experiencia gastronómica incluye un circuito de senderismo de media y alta exigencia, que termina en las famosas Cueva del Caballo y Cueva del Indio. Los más arriesgados hasta pueden intentar algo de rapel para obtener la mejor foto de su perfil.

0105_bariloche

Valle Encantado se caracteriza por las llamativas formas de sus cerros, que cobran vida según la imaginación del viajero. Un lugar para admirar el verde estridente de la flora contrastando con aguas turquesas. Se encuentra a 62 km de San Carlos de Bariloche y tiene una magia especial, un verdadero regalo de la naturaleza para admirar en cualquier época del año. Castillos, aves, leones, torres, catedrales góticas, personas, “El dedo de Dios”, “El Centinela del Valle” o “La Montura Chilena”, son algunas de las denominaciones populares que recibieron estas formaciones. El caudal de los ríos Limay y Traful se unen en el paraje llamado Confluencia por las aguas de la represa Alicurá, cuyo resultado es un espejo de aguas turquesa. En sus bordes se extiende Valle Encantado, un escenario natural del Parque Nacional Nahuel Huapi. El bosque andino y la estepa se fusionan y dan lugar a una vegetación variada con distintos tonos y texturas a orillas del  Limay. Desde cipreses hasta sauces, pasando por álamos que contrastan con el color del agua y completan el paisaje. Capítulo aparte para la fauna del lugar. Quienes transiten con tranquilidad y en silencio, prestando atención al entorno, podrán avistar ciervos, guanacos, zorros, pequeños reptiles y el majestuoso cóndor. Se ofrecen cabalgatas, trekkings y hasta alojamiento en estadías cortas en cabañas sin wifi.

Como llegar: hay que conducir unos 20 km desde Bariloche por la Ruta Nacional 237, hasta el río Limay, que en este punto divide las provincias de Río Negro y Neuquén. Una vez que se atraviesa la estancia Jones, continuar 10 km más, pasar La Lipela y de ahí se llega a la playa de la Confluencia, donde hay que esperar en un punto que parece el abandono mismo que el salvador bote venga a recogernos. A no desesperar porque todo está perfectamente sincronizado.

Gastronomía para todos los estilos

Dulce, salado, vegano y sin gluten, propuestas que se suman a la increíble cocina local y a la de fusión. Hoy en Bariloche a la cocina delhi, la de olla y la de mercado, se suma a las experiencias gastronómicas que se reinventan en cada temporada. Cada vez más custodiadas y de forma personal, en lugares exóticos del paisaje e, inclusive, en las casas de los propios destacados chefs. 

  • Adrenalina y romanticismo en el Refugio Aralanquen: una aventura diurna y nocturna. Dicen que lo importante no es sólo llegar sino disfrutar del camino, en la experiencia aquí todo comienza antes de arribar a la cumbre del cerro Otto, a un mirador natural ubicado a 1.300 m de altura. Para llegar a comer habrá que sumergirse en la propuesta de hacer senderismo, de exigencia media dentro del predio. La travesía combina un desafiante ascenso de montaña a bordo de camionetas 4X4, entre curvas y contracurvas por un antiguo bosque de lengas. Al llegar espera una fondue, clásica o con ingredientes reversionados. Relax en el deck que da a los lagos Nahuel Huapi, Moreno y Gutiérrez, que sirve de marco para las fotos obligadas. Por la noche, en el mismo deck se disfruta del astroturismo. Amerita llevar ropa adecuada, simple pero pensando en la amplitud térmica y un equipo de avistaje si se tiene al alcance. El recuerdo de la visita seguramente acompañará mucho después de haberse despedido del lugar. 
  • Como llegar: si no se quiere contratar una excursión a través de una agencia (conveniente por ser un emprendimiento insertado dentro de un barrio privado), es posible tomar el transporte público. Desde el Centro Cívico en autobús las líneas 70 y 82 acercan a pasos de la entrada. Información y reservas, Tel.: +54 9 294 4509804, IG: @elrefugiodearelauquen
  • Lucas Mallmann. El otro! Así se lo conoce al sobrino del gran cocinero Francis Mallmann, quien dejó un legado a su altura con cocina de fuegos que se desarrolla en la estancia y las estepas de donde es oriunda la familia. Allí Lucas trabaja tal como lo hace su tío por todos los rincones del mundo con elementos de hierro forjado (algunos casi primitivos), las tapas vegetarianas más curiosas y exquisitas. Remolachas con queso azul, provoleta de parmesano con berenjenas y hongos de un marinado secreto, ¡increíbles! Es la previa para cortes de carne como entraña, T-bone y otros manjares para canívoros. En su propia casa, ambientada entre bombos, aguayos, música de Mercedes Sosa que mixea con bossa nova y jazz, es apto sólo para eventos exclusivos que no sumen más de 50 comensales. Una iniciativa que utiliza la gastronomía y las artesanías premium para mejorar las condiciones de vida de pequeños productores. Ubicación: Av. Bustillo Km 20; [email protected], Instagram @malmannluc

0105_bariloche

  • MasterChef en el bosque con Lele Cristóbal: después de meses a ¨puertas cerradas¨, haciendo viandas a domicilio a causa de la pandemia, Leandro Cristóbal, el chef oriundo de Quilmes y dueño de los conocidísimos Café San Juan, La Cantina y La Vermutería, hoy alterna la vida entre sus locales y el bosque; en un sitio más distante que el de los inicios de su carrera en el restaurante Katrine, donde comenzó haciendo la limpieza de la obra cuando el lugar todavía se estaba construyendo. Luego de desandar por los caminos del reality MasterChef y hacer eventos privados, practica la cocina de olla (al estilo popular) en medio de los arrayanes, al aire libre y circundando por sus lagos. Realiza reuniones para grupos de turistas, entre los cuales incluye a los estudiantes, y prepara su cocina de mercado. Tom Wesley, Av. Bustillo Km 15.500.
  • Cofee & Beer: Maleza es un espacio céntrico, totalmente vidriado y de ambientación moderna con vistas el lago Nahuel Huapi. Su propuesta de estilo de deli club con ensaladas preparadas con ingredientes regionales y un porfolio de cafés de especialidad que, junto al chocolate vegano, son la atracción del lugar. 

En esta Nota

Gabriela Patrone

Gabriela Patrone

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend