Lunes 2 de agosto de 2021
PESCA | 11-04-2021 19:00

Salmones: cómo dominar a los plateados

En ríos y ambientes de la patagonia argentina y chilena, a partir de 2000 aparecieron remontes de Chinook. Técnicas, estrategias y consejos para capturarlos.
Ver galería de imágenes

Cómo hacer para que muerda la mosca alguien que ni por asomo piensa en comer? ¿Cómo convencerlo de que pique? Es que los salmones Chinook o King entran al río donde nacieron y pasaron una corta temporada, luego de un largo período de años de vida en el mar, donde se nutrieron y crecieron hasta tamaños descomunales, para volver al agua dulce, no para alimentarse, sino con un fin de freza muy específico para la conservación de la especie.

0504

Por eso, lograr que piquen es algo bastante complicado, una tarea que tiene sus bemoles. No es sencillo tentar, con un supuesto bocado, a un ser que ya no se alimenta, ni se alimentará más en su vida. Un pez que se encuentra remontando el río desde el mar en plena migración reproductiva, con el solo objeto de aparearse para posteriormente morir. Esta característica se la conoce como semelparidad: utilizan todos los recursos disponibles en maximizar la reproducción a costa de su propia vida, es decir que se reproducen una sola vez y mueren. ¡Y de comer ni hablemos!
Hay que apelar entonces a otros recursos como la irritación, la invasión de su territorio o a algún viejo reflejo condicionado de alimentación de su etapa anterior para hacerlos tomar una mosca. Esto implica pasarles el engaño lo más cerca posible de las fauces. Lo que se les arrima tiene que ser algo que los agreda, invada, irrite y los haga sentir que puede ser alguna amenaza para sus ovas y atente contra el éxito de la perpetuación de su especie. Por eso el volumen y el color de las moscas debe ser impactante y llamativo a la hora de despertar el instinto belicoso de los Chinook.

0504

Falso trofeo

En la pesca con mosca de estos colosos a veces se cae en la tentación del aficionado –que a toda costa quiere sacarse una foto con un gran pez sin importar cómo fue capturado–, y entonces muchos acuden a los pequeños arroyos de puesta final, cuando el agua es baja y los peces están concentrados en las camas de desove, a veces ya con medio lomo afuera del agua y le arriman la mosca casi a la boca para que muerdan y poder capturar y lucir en las fotos con un gran trofeo. Trofeo que no es tal, porque son peces terminales, algunos muy maltrechos y a punto de morir. Esto se nota en el color y el aspecto, entran del mar potentes y plateados, a medida que van remontando se van poniendo pardo rojizos para terminar color café oscuro, incluso lastimados en sus panzas y aletas por lo somero de los arroyos pedregosos y hasta con algunas manchas blancuzcas producto de su proceso de descomposición final.
Lo interesante y lo verdaderamente deportivo –aunque más complejo– es pescarlos en su primera etapa, recién entrados del agua salada, cuando todavía están plateados y vigorosos, en los cursos principales, y no aprovecharse de la facilidad de ubicarlos en los afluentes y bajos de la última etapa cuando están débiles, fáciles y moribundos. En esta pesca hay que tener bien presente que el fin no justifica los medios.

0504

Aunque la cuestión de encontrarlos relucientes y plenos de vitalidad se hace algo más dificultosa, bien vale la pena intentarlo. Se requiere de mayor dedicación, perseverancia, paciencia y una buena cuota de observación, ya que a veces se suele advertir la presencia de salmones por saltos o lomeos, y ahí hay que redoblar los intentos.
Los Chinooks inician sus corridas en el río y se fondean en sectores de más profundidad, permaneciendo allí un poco a resguardo de la correntada, para luego retomar el viaje final. Prefieren las luces bajas para las corridas, por eso las primeras horas del día o durante el anochecer es más probable verlos abandonando los pozones, también durante las jornadas nubladas, lluviosas o de cielos muy cubiertos aprovechan para avanzar en su peregrinaje. Las moscas deben llegarles cerca y para eso hay que vencer a una importante columna de agua rápida.

0504

Los mejores números

Esto se consigue con equipos de potencias #8, #9 o #10 de acción rápida con reserva de backing de 30 libras (1 lb = 453,59 g) de hasta 200 yardas, aunque a veces parezca demasiado. También se pueden usar cañas de spey de dos manos, con las que se logran lances largos de líneas pesadas y grandes moscas. Pero esto va en gustos del pescador. Los carretes deben ser de buen freno a disco. Al salmón se lo sujeta con el freno del reel, no con la mano, es demasiado fuerte y violento, y capaz de quemar los dedos del pescador en una sola corrida. La pelea puede durar más de una hora, cuando es grande y tiene una cancha con correntada para dar la batalla, por eso hay que armarse de nervios de acero y no cometer errores para poder arrimarlo antes de que se enrede en algún lado, corte o de tanto pujar el anzuelo de la mosca vaya agrandando el sitio de la clavada y se termine saliendo.
Las líneas de hundimiento densas se terminan con líderes no tan largos –de entre 4 y 5 pies– de fluorocarbono en un solo tramo de unas 20 libras de resistencia. Puede parecer poco, pero es el lugar de afinar y darle un fusible a todo el conjunto, un salmón grande que gane la correntada y dispare río abajo puede llevarse la línea y toda la carga de backing en una sola arremetida, y conviene poder sujetar y que se corte a tiempo por el líder antes que perder todo o quebrar la vara.

0504

Una vez clavado un salmón de más de 15 kilos en la correntada, nada parece alcanzar para someterlo. Si se logran soportar las dos primeras y más violentas corridas, es probable que la captura pueda ser concretada. El cansancio será de ambos lados de la caña, pescador y salmón terminarán exhaustos, pero no hay que descuidarse en los tramos finales, conviene conducirlo hacia un sector de menos hondura, tanto si se actúa desde un bote como si se lo pesca vadeando, y si es necesario caminar hacia atrás por la orilla sin perder tensión para vararlo, la ayuda de un compañero de pesca o del guía en esta etapa final es muy bienvenida. No hay que perder la calma ni apresurar nada, es el momento de los errores imperdonables por emoción y cansancio.
 El lanzamiento debe ser perpendicular al río o incluso un poco aguas arriba, enmendando la panza de la línea y dándole algunas activaciones a la mosca en la deriva para agregarle vivacidad y dejarle tiempo al conjunto a que logre profundizar hasta la zona de pique. Podemos encontrar salmones estacionados en el fondo o migrando a mitad de la profundidad. Para los del fondo, lo ideal es que la mosca les llegue retrocediendo en una deriva controlada y con activaciones, que les vaya ingresando a su lugar de permanencia como una amenaza viva y activa para que la ataquen. Para los migrantes, con que se les cruce por delante en la correntada y represente un obstáculo molesto en su camino es suficiente para que la acometan, siempre y cuando les pase cerca del hocico, no se van a desviar demasiado de su trayectoria para morder. Se pierden moscas ya que generalmente son sectores con enganches, pero allí es donde están los colosos, o apostados o en remontada. Y en este punto, el que no arriesga, no gana.

Morfología del engaño

0504

Y en cuanto a moscas, que sean de buen volumen, tamaño y silueta, y lastradas. Andan bien los colores chartreuse, amarillo flúo, naranja, blanco, rojo y los materiales fotoluminiscentes que se pueden activar con la luz solar o con linternas de luz ultravioleta y en las profundidades aumentan su visibilidad, lo mismo que el agregado de los tubitos de rattles para moscas (que les dan sonoridad), los brillos con krystal flash o flashabou, y el pelo de conejo o el marabou en la confección son también muy atractivos y efectivos para el Chinook. No es necesario que sean patrones demasiado prolijos o elaborados, sí deben llamar la atención y cruzar o entrar en la zona bien próxima al salmón.
Como con tantos otros grandes desafíos de la vida, la pesca de salmones Chinook con mosca recién entrados del mar, con toda la potencia, no es cosa sencilla, es jugársela a un todo o nada que revaloriza la vieja sentencia del “lo que cuesta, vale”.

Las claves

  • Clavar bien, sujetando fuerte la línea y ayudando con la vara, la correntada es un aliado para una clavada efectiva.
  • Aguantar las dos primeras embestidas o corridas lo más que se pueda, evitando que gane la correntada más fuerte.
  • Pelearlo con el freno del reel bastante ajustado, no con la mano.
  • Intentar que el fusible del conjunto sea el líder y el tippet, no sobredimensionarlos, con unas 20 libras de resistencia en la parte más débil es suficiente.

Las Moscas

  • Que tengan buena silueta y sean llamativas, no imitaciones de alimento como con las truchas.
  • Que estén bien lastradas para llegar a los lugares hondos.
  • Los sonajeros o rattles le aportan sonido y efectividad.
  • Las plumas marabou y el pelo de conejo dan movimimiento natural en las derivas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Inzaurraga

Alejandro Inzaurraga

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend