Sábado 30 de mayo de 2020
PESCA | 18-05-2020 14:41

Pesca: en los próximos meses habrá una mortandad inusitada de peces

Los estudios no son alentadores: a la falta de lluvias se suma el fenómeno de La Niña. Por lo tanto, el río Paraná bajará más y se contaminará con algas verdes que le darán al agua un gusto desagradable, a lo que se sumarán los efluentes cloacales que serán arrojados a un cauce con un caudal menor.

El cauce del río Paraná continuará en descenso hasta el verano y se acentuará con la llegada del fenómeno La Niña. Los problemas abarcarán desde una disminución de la fauna íctica hasta un cambio en el sabor del agua potable, según el análisis de distintos especialistas en climatología, hidrología y biología que respondieron a un informe del diario Época. El in­ves­ti­ga­dor por el CE­CO­AL y es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de eco­sis­te­mas, Juan Jo­sé Neiff, an­ti­ci­pó que la ba­jan­te his­tó­ri­ca del río Pa­ra­ná con­ti­nua­rá has­ta el ve­ra­no o, in­clu­so, has­ta fines de la es­ta­ción en 2021. La es­ca­la hi­dro­mé­tri­ca de Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na re­gis­tró el sábado una al­tu­ra de 70 cen­tí­me­tros en el Puer­to de Co­rrien­tes y os­ci­la al­re­de­dor de es­ta mar­ca desde el 12 de ma­yo. En tan­to, se man­tie­ne cer­ca del me­tro des­de el 15 de abril.

Las va­ria­cio­nes co­men­za­ron a evi­den­ciar­se en las cos­tas co­rren­ti­nas el 10 de ju­nio del año pa­sa­do cuan­do lle­gó a 5,50 me­tros y des­de esa fe­cha co­men­zó a ca­er has­ta los ni­ve­les ac­tua­les. La mar­ca re­gis­tra­da su­pe­ró el ré­cord de la úl­ti­ma dé­ca­da co­rres­pon­dien­te a ma­yo de 2009 con 1,51 me­tros y al más re­cien­te: no­viem­bre de 2019 con 1,49 me­tros, se­gún da­tos de Pre­fec­tu­ra. Va­le re­mar­car que no se re­gis­tra­ba tal mag­ni­tud en una ba­jan­te en las cos­tas co­rren­ti­nas des­de la pri­me­ras dé­ca­das del Si­glo XX. En 1901 el hi­dró­me­tro lle­gó a diez cen­tí­me­tros. Mien­tras en 1903, 1916, 1918 y 1925 to­có el pi­so de 0 (ce­ro) cen­tí­me­tros. Más cer­ca en el tiem­po, lle­gó a 24 cen­tí­metros en 1968, se­gún da­tos del CE­CO­AL.

Por otra parte, el agro­cli­ma­tó­lo­go Eduar­do Sie­rra, ha­bía an­ti­ci­pa­do que a fi­nes del 2019, que la recu­pe­ra­ción del cau­ce ten­dría fe­cha en ju­nio por llu­vias en el río Pa­ra­guay (a­fluen­te del Pa­ra­ná). Sin em­bar­go, el CE­CO­AL y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Agua (I­NA) ase­gu­ran que las con­di­cio­nes climá­ti­cas cam­bia­ron y no se da­rá el fe­nó­me­no. “No va a lle­gar la cre­cien­te del río Pa­ra­guay por­que en su al­ta cuen­ca no hu­bo pre­ci­pi­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas du­ran­te el ve­ra­no y el oto­ño”, re­mar­có Neiff. Ba­jo es­ta lí­ne­a, el sub­ge­ren­te de Sis­te­mas de In­for­ma­ción y Aler­ta Hi­dro­ló­gi­co del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Agua (I­NA), Juan Bo­rús, di­jo: “La pers­pec­ti­va es muy des­fa­vo­ra­ble con llu­vias muy errá­ti­cas y es­ca­sas por lo me­nos has­ta el 30 de ju­nio”. El es­pe­cia­lis­ta de la UN­NE re­cor­dó ade­más que en los pró­xi­mos me­ses se en­tra­rá a una nue­va fa­se de La Ni­ña. Es un even­to me­te­o­ro­ló­gi­co mun­dial que res­pon­de a un en­fria­mien­to de las aguas del Océ­a­no Pa­cí­fi­co y pro­vo­ca es­ca­sez de llu­vias y se­quí­as en Su­da­mé­ri­ca. “El es­ce­na­rio con­du­ce a una ba­jan­te muy pro­lon­ga­da”, sen­ten­ció.

Pa­ra en­trar en una fa­se de cre­ci­da del río se ne­ce­si­ta la lle­ga­da de pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ten­sas que, por un la­do, lo­gren hu­me­de­cer los te­rre­nos se­cos y lue­go re­cién pa­sar a for­mar par­te de la cuen­ca. “Se de­be pro­du­cir un ex­ce­den­te a tra­vés de llu­vias to­rren­cia­les”, pre­ci­só Neiff, quien tam­bién ex­pli­có que la re­cu­pe­ra­ción de­pen­de­rá de la de­fi­cien­cia en ca­da sec­tor. Las con­se­cuen­cias de la se­quía re­gio­nal no tie­nen un ori­gen es­pe­cí­fi­co co­no­ci­do por los cien­tí­fi­cos. Sin em­bar­go, el in­ves­ti­ga­dor del CE­CO­AL ana­li­zó que se de­be a fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos de on­da larga (ex­ten­sos en el tiem­po) que son di­fí­ci­les de pre­de­cir, por lo que los da­tos del río que ali­men­tan un mo­de­lo abar­ca des­de de 1901 a 2020. “Es­to es un so­plo de la his­to­ria”, grá­fi­có. Pa­ra los pró­xi­mos me­ses se es­pe­ra que el ni­vel del agua en las cos­tas del puer­to lle­gue a pun­tos tan ba­jos co­mo 20 cen­tí­me­tros y 0 cen­tí­me­tros (ce­ro). “No sa­be­mos has­ta cuán­do per­ma­ne­ce­rá la bajan­te pe­ro he­mos no­ta­do que cam­bió la pe­rio­di­ci­dad y la épo­ca del año en que se ma­ni­fies­ta es­tos fe­nó­me­nos”, con­clu­yó.

La fau­na íc­ti­ca del Pa­ra­ná es­tá in­te­gra­da por una gran va­rie­dad de es­pe­cies co­mo su­ru­bí­es, do­ra­dos, ar­ma­dos, pa­cús, bo­gas y man­du­res. Tan­to los adul­tos co­mo los pe­que­ños se ve­rán afec­ta­dos. Los pe­ces, al no po­der lle­gar a los cur­sos de agua, que­dan va­ra­dos en el ba­rro y los ba­ña­dos. “Va­mos a ver una mor­tan­dad muy gran­de de­bi­do a que los cuer­pos de agua son muy pla­yos, de po­ca profundidad, y las tem­pe­ra­tu­ras, ba­jas”, in­du­jo. Una si­tua­ción que ya ocu­rrió es­ta se­ma­na en el río Mon­te Lin­do, que di­vi­de a los de­par­ta­men­to para­gua­yos de Pre­si­den­te Ha­yes, Cha­co y San Pe­dro, y de­sem­bo­ca en el río Pa­ra­guay. “Es­te fenóme­no que ocu­rrió a 250 ki­ló­me­tros del nor­te For­mo­sa ocu­rri­rá tam­bién en nues­tra re­gión. Es un pe­li­gro la­ten­te que va su­ce­der”, la­men­tó Neiff.

El in­ten­den­te de Em­pe­dra­do, Jo­sé Che­me, gra­bó con su te­lé­fo­no ce­lu­lar el es­ca­so cau­ce del río que lle­va el mis­mo nom­bre que la lo­ca­li­dad ubi­ca­da a más de 50 ki­ló­me­tros de Co­rrien­tes. Allí mos­tró a sus se­gui­do­res “cien­tos de pe­ces” agru­pa­dos en car­dú­me­nes ba­jo el puen­te que pa­sa so­bre la co­rrien­te. “Pa­re­ce que hay más pe­ces y es por­que se con­cen­tran en las po­cas zo­nas cu­biertas de agua. Las con­se­cuen­cias se van a ver den­tro de cua­tro y cin­co años en ade­lan­te”, va­ti­ci­nó. La fal­ta del lí­qui­do en la zo­na de ba­ña­dos y la­gu­nas pro­du­ci­rá la pér­di­da de un ci­clo re­pro­duc­ti­vo, por lo que no se re­clu­ta­rán nue­vas po­bla­cio­nes.

Por úl­ti­mo, el in­ves­ti­ga­dor Neiff re­mar­có que la con­cen­tra­ción de fós­fo­ro y ni­tró­ge­no en el Pa­ra­ná ocasio­na­rá la apa­ri­ción de al­gas ver­des que le da­rán un gus­to de­sa­gra­da­ble al agua. Así, el pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción se en­ca­re­ce­rá. “Los efluen­tes do­més­ti­cos clo­a­ca­les y plu­via­les son re­ci­bi­dos en cau­dal me­nor. Es un fe­nó­me­no co­no­ci­do co­mo eu­tro­fi­za­ción cul­tu­ral”, fi­na­li­zó. La ba­jan­te se­rá, en los pró­xi­mos me­ses, se­gui­da por ex­per­tos y con­cen­tra­rá su aten­ción por lo me­nos has­ta me­dia­dos de 2021.

Fuente: Diario Época

 

 

 

Julio Pollero

Julio Pollero

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario