Monday 15 de April de 2024
PESCA | 12-01-2024 15:15

Muchos peces, pocos cuidados

La bendición del agua recuperó muchos ambientes, pero será en vano esta mano de la naturaleza si no se hace un fuerte hincapié en el cuidado del recurso, la importancia de la devolución y la presión de pesca.  
Ver galería de imágenes

Desde distintos destinos del país hemos recibido mensajes, tanto por mail como por redes sociales, acerca de la gran recuperación que han tenido muchos escenarios de pesca del país, especialmente de canófilos bonaerenses. Las lluvias han sido una bendición para ambientes muy castigados, brindando agua, pero también, trayendo muchos peces que ya son la atracción de los pescadores. Entre esos contactos, muchos nos hablaban de la ausencia de controles acordes por parte de los responsables de dicha tarea, siendo los mismos aficionados los que deben pregonar las buenas prácticas de pesca para el cuidado del recurso. 

Dentro del territorio bonaerense, especies como la tararira gozan de una veda en este momento, pero la depredación es muy importante en algunos ámbitos, llegando a nuestra mesa de trabajo reclamos de matanzas innecesarias en espejos como Monte, donde el accionar de Patrulla Rural limita estos hechos, pero se repiten al no haber una información del Ministerio provincial ni preocupación de nadie por cuidar una especie que cada año se ve menos en Buenos Aires, y que hace pocas décadas, poblaba cualquier zanjón y hasta los pescadores de la época las veían como una plaga, por la cantidad que había. 

1201_cuidados_recurso

En Salto, otro ejemplo de recuperación de un ámbito, el río homónimo goza de buena salud tras años críticos. Los cañófilos disfrutan de doradillos hasta con mosca, hay taruchas que pescan con distintas modalidades, pero son pocos los que logran levantar la bandera de la importancia de la pesca con devolución y la concientización por el cuidado de los ríos. El dorado, sin ningún cuidado dentro de provincia, si la tiene en el Río de la Plata, con una veda que se extiende desde el 1 de octubre al 15 de enero, aunque pocos conocen de su existencia. Tiene una talla mínima de captura, de 60 cm, y un cupo de dos piezas, en una disposición añeja y poco conocedora de la actualidad de los ambientes.  

En la provincia de Buenos Aires, la pesca deportiva tiene tan poco interés que ni las licencias de la actividad tienen un valor acorde. Un federado a un club abona, al cierre de este informe, $ 148. En cambio, un aficionado libre, sin ser parte de ninguna institución, como el pescador común y corriente que vemos cada fin de semana, tiene un canon anual de $ 296. En ninguna otra provincia del país el permiso de pesca tiene un valor menor a cuatro cifras, y eso que la pasada temporada sufrió un ajuste del 300 %, tras más de una década sin ajustes. 

1201_cuidados_recurso

Las legislaciones tienen años y no se actualizan, las vedas impuestas se copian y se pegan cada año, sin modificaciones ni estudios. La idea parece ser depender de la naturaleza, o bien, tener la suerte que tienen algunas especies de contar con grupos que se encarguen de defenderlos, como en el mar, donde el proyecto Conservar Tiburones en Argentina hace bandera desde hace muchos años y casi nadie puede obviar que los escualos se pescan y se devuelven. La naturaleza nos da regalos como los actuales, agua y peces para todos, pero si no los cuidamos, vaya a saber si los pescadores del futuro podrán disfrutar de las especies que hoy tenemos. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Virgilio

Jorge Virgilio

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend