Saturday 18 de May de 2024
PESCA | 10-01-2024 15:15

El llamativo método para ahuyentar a las palometas en un balneario correntino

Para que no muerdan a los bañistas, desde hace varias temporadas ponen en práctica la prohibición de la pesca durante todo el año y envían tropillas de caballos a las playas. 
Ver galería de imágenes

San Miguel es una localidad que está a 167 kilómetros de la Ciudad de Corrientes. Allí se encuentra el balneario “Cacique Irá”, dentro del predio municipal que cuenta con servicio de cantina, sanitarios, sector de aparque, cabañas, camping, quinchos y servicio de salvavidas. Además, hay canchas para la práctica deportiva y servicio de paseos en kayak. En dicho espejo de agua, hay una importante población de palometas (Pygocentrus sp. y otras), especie que ha generado inconvenientes en bañistas a lo largo de los años, por lo que implementaron una técnica para que estos peces no ataquen a los visitantes del verano.  

"La técnica que siempre utilicé y funcionó, es la prohibición de pesca durante todo el año y, previo a la apertura de la temporada, cerca de noviembre se mandan tropillas de caballos a la playa", señaló al portal correntino El Litoral, el ex titular de Obras Públicas de la Municipalidad de San Miguel, Marcelo Tosolini. La tropilla genera dos efectos en la playa: limpia y remueve el pasto, generando un revuelo importante de sedimentos en el agua. Con la perturbación de los equinos se ahuyenta a las palometas. Tosolini explicó que se basó en el concepto utilizado en otros lugares con explosivos para aturdir y matar a las palometas. Pero su adaptación logró una técnica más amigable con el ambiente.  

1001_palometas

El movimiento de caballos en el agua se realiza por la mañana temprano. "Con esta práctica, nunca mordieron las palometas", insistió el ex funcionario municipal, que estuvo a cargo del acondicionamiento de la laguna "Cacique Irá" hasta la temporada pasada. "Se convierte en un hábito, porque el recorrido de caballos lo hacemos solo previo a la apertura, y las palometas se acostumbran", concluyó Tosolini. 

Aunque los bañistas disfrutan y las palometas no molestan, el único perdedor es el aficionado que no las puede pescar como si lo hacía hace algunos años, cuando en este balneario organizaban concursos de pesca con el fín de extinguir esta especie. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend