Monday 20 de May de 2024
PESCA | 11-11-2023 10:00

El lago donde se pescan las truchas más grandes del país

Es atracción de pescadores de todo el mundo que viajan hasta la provincia de Santa Cruz en búsqueda de estas gigantes. Claves y lugares dentro de un entorno soñado.
Ver galería de imágenes

En el centro de la provincia de Santa Cruz, a 124 km. de la localidad Gobernador Gregores, en un entorno agreste e inhóspito de belleza insólita se encuentra toda una joya para el pescador de trucha aventurero, el Lago Strobel, un sitio donde las truchas de cinco a seis kilos son moneda corriente, y, cada tanto, nos topamos con alguna de dos cifras que han generado que este ámbito sea llamado por muchos como lago Jurásico. 

0911_strobel

Quien acaba de llegar de una salida por esos lares es Eduardo Cañueto, un incansable guía que tiene su base operativa en Santa Clara del Mar, brindando un excelente servicio para la actividad embarcados, pero que no se cansa de recorrer el mundo llevando distintos grupos a conocer lugares soñados. Cañueto visita desde hace años este paraíso de la provincia de Santa Cruz, un ámbito majestuoso por donde lo miremos, no sólo desde lo piscatorio, sino también por sus paisajes prehistóricos y el vivir una noche a la luz de las estrellas, algo que no lo vamos a disfrutar en otro lugar con esa claridad.

0911_strobel

Pescar en la estancia Lago Strobel brinda varias ventajas, ya que no sólo tenemos el lago de 8000 has, del lado de la estancia hay doce bahías que, en algunos casos, nos permite pescar al reparo del viento. Eso nos permite pescar en distintas modalidades y técnicas, hablando en lo que a fly cast se refiere. Además, están lo que se denominan lagunas encadenadas, lugares de 300 metros de diámetro con diferentes niveles. En esta época, en el mes de noviembre, se unen por efecto del agua de deshielo, con profundidades bajas y generando un arroyo que se llama El Moro donde hay innumerable cantidad de truchas que pasan de una laguna a otra y van subiendo en el periodo del desove. 

0911_strobel

Si bien todos piensan que Lago Strobel es una gran pecera donde tiramos y sacamos no es así; la pesca es tan emocionante y desafiante como cualquier otro río o lago de la Argentina, donde hay que tener en cuenta que se necesita tener paciencia, técnica, las líneas y las moscas adecuadas para engañar estos tremendos torpedos que de la calma absoluta pasamos a la euforia total teniendo que agarrar con firmeza nuestros equipos que parecen van a ser arrancados de nuestras manos por las furiosas corridas.

0911_strobel

Cañueto viajó con un grupo grande en esta ocasión, pero que trabajó muy bien y se disfrutó mucho, generando muy buena camaradería. Fueron doce pescadores que unos intentaron con mosca, y otros, con cucharas. El primer día la pesca la realizaron en lagunitas encadenadas, ya que el pronóstico indicaba que iba a ser el día más benévolo. Es un sector donde estamos expuestos a los cuatro vientos, por eso se busca las mejores jornadas para probar en este sector de la estancia. Los que pescan con cucharas, en este caso, usaron en este lugar una boya bulbo y, a 30 cm, el guía les colgó una ninfa. El resto, los mosqueros, con líneas de superficie y algún dropper, que son dos mosquitas, una de indicador de pique, que puede ser una atractora, una Chernobyl, y otra abajo, de unos 30 cm, una ninfa o scud. Allí disfrutaron de una comida al disco y tuvieron una pesca descomunal.

0911_strobel

El segundo día, fueron al lago, unos en la punta, al oeste, con viento de espalda, y otros al este, más reparados. Ese viento del oeste, es el más común en la zona. En este sitio, más al reparo, fueron los mejores resultados. Como decíamos anteriormente, se transita por un paisaje casi lunar entre guanacos y ñandúes donde en la planicie se forman esos cráteres que albergan numerosas truchas arco iris, en una pesca por demás increíble. En este lugar, los mosqueros usan equipos más livianos, cañas n°6 y líneas de superficie, con streamers. 

El tercer día, los que pescan con cuchara fueron a la zona que se denomina el pedrero, mientras que los mosqueros fueron hacia el río Barrancoso. Es un lugar majestuoso, parte del río encerrado en un lugar como un cañón y donde en este momento el agua corre un poco más. La trucha está cabeza mirando río arriba, hay que lanzar la mosca para que llegue a ella. Eso obliga a trabajar distintas técnicas para tener éxito. Se debe reforzar más los equipos, acá se necesitan cañas n° 8, no sólo por los portes y la pelea con la trucha, sino también con la presión del ejemplar rio abajo, lo que generaba algunos cortes entre las piedras. Esa experiencia le gustó mucho al aficionado. En esta ocasión, contó con el aporte del guía patagónico Federico Lima, muy conocedor y dispuesto a compartir sus experiencias sobre el ámbito.

0911_strobel

El cuarto día, volvieron al lago, para culminar con cuatro días a pura pesca en ambas modalidades. Destacar, algo que se nos olvidaba, que, en el caso de pescar con cucharas, se necesita un reel frontal mediano con multi de 20 libras, un alargue de fluorocarbono y cucharas del tipo Toby de 28 a 30 gramos, principalmente por el viento en el lago que nos obliga a buscar más peso. Cañueto nos destacaba la excelente predisposición de la gente de la estancia. 

0911_strobel

Strobel es un ámbito famoso en todo el mundo y, probablemente, el mejor pesquero de trucha arcoíris salvaje que exista. Un lugar único con un acceso un poco difícil pero que se fue facilitando con el correr del tiempo y la muy buena predisposición de los lodges que venden sus excursiones privadas en los distintos sectores del lago.  Sin dudas, un destino que deberíamos agendar y que no tiene comparación con ningún otro ámbito truchero.

Servicios:

  • Eduardo Cañueto. Tel.: (0223) 156859522. E-Mail: [email protected]. En redes se lo encuentra en Facebook e Instagram.

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Virgilio

Jorge Virgilio

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend