Thursday 25 de April de 2024
PESCA | 27-03-2024 15:15

Buena pesca variada en un espacio gratuito cerca de Capital

Para los porteños, qué mejor qué ofrecerles un destino muy accesible, a poca distancia de sus casas y que brinda un interesante pique. Un pesquero para aprovechar. Por: Horacio Pascuariello. 
Ver galería de imágenes

Ya que arranca un fin de semana largo y hay poca plata, pensamos en sugerirles un pesquero accesible y que nos permita darnos el gusto de tener una experiencia de pesca con los más chicos. Para ello elegimos un espacio en la costanera de San Fernando, lugar inaugurado hace pocos años y del cual teníamos buenas referencias en cuanto al pique. Esto se debe a que toda su orilla está apoyada sobre un fondo de piedras, generando un hábitat ideal para especies menores, como caracoles y pequeños mejillones que se adhieren a ellas. 

2703_cohelo

Conocida como "La Cohelo”, la zona está ubicada en las calles Del Arca y el Río, permanece abierta 8 a 20 horas, con propuestas culturales y deportivas para grandes y chicos, ya que cuenta con juegos y también con espacios abiertos parquizados, con iluminación, baños cuidados, estacionamiento y vigilancia permanente. No es necesario contar con permiso de pesca, pero sí respetar las normas mínimas en cuanto a la limpieza y el cuidado del entorno. Algo que notamos que todos hacen de forma natural, no sólo tirando los propios residuos en los cestos, sino los que a veces vienen adheridos en las líneas. 

2703_cohelo

Ademá, hay un kiosco, y un local que vende líneas y carnadas, ambos con precios lógicos y algo también muy importante debido a que la lombriz es casi la única y más eficaz carnada que nos resultó. Cuenta con una baranda que da seguridad a los chicos y los padres para que puedan estar atentos a las líneas, y portacañas para apoyarlas mientras esperamos el pique y destinamos ese tiempo para hacemos unos mates (algo que llevamos adelante recién en una pausa porque nos sorprendió la actividad de las diferentes especies que encontramos). 

2703_cohelo

De fondo es necesario hacer lances cortos, más allá seguramente nos encontraremos con algún enganche. Los que hacían tiros largos, después de algunos intentos, perdían casi con seguridad la línea. Así se lograron bogas, bagres amarillos, porteños, paties, viejas del agua gigantes y algunas sumamente pequeñas, doraditos y pirá pitá. También se vieron algunos ejemplares del bellísimo pacú reloj, una especie casi desconocida en la cuenca baja del Rio de la Plata.

2703_cohelo

De flote fue la modalidad más entretenida, observar la llevada y la oportunidad de clavar en el momento justo entrega otra dinámica que se puede practicar con una caña liviana de un metro y medio como mucho, con boya paternóster de dos anzuelos, y un peso al final para evitar que navegue hacia los costados y enredar a nuestro vecino. Ahí se dieron dobles capturas con violentas corridas de los pirá pitá y doradillos que iban directamente a las lombrices. El detalle es que otras carnadas eran tomadas esporádicamente, ni la mojarra ni la carnada blanca eran tenidas en cuenta.  

2703_cohelo

La jornada fue muy entretenida y tuvimos buenísimos momentos de pesca que disfrutamos sin lastimar a ninguna de las piezas logradas. Todas volvieron al río después de sacarles el anzuelo con cuidado, conformes de haber disfrutado de un espacio urbanizado y gratuito destinado a los pescadores deportivos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend