lunes 14 de octubre de 2019
11-04-2019 12:17 | PERROS

Cómo el perro se convirtió en el mejor amigo del hombre

La historia de este vínculo afectivo parece tener sus raíces en Asia. Aun así, existen dos posturas casi opuestas sobre los inicios de la domesticación. Ver galería de imágenes

El perro es conocido popularmente como “el mejor amigo del hombre”. Este vínculo afectivo, que es algo totalmente normal en nuestros tiempos, aún deja muchas dudas sobre su historia y orígenes. ¿Cómo fue que el perro se volvió nuestro más fiel compañero?

En un continente muy lejano

Diferentes investigaciones sostienen que el perro se separó de una especie de lobo actualmente extinto, entre unos 15.000 y 40.000 años atrás. Esta división dio lugar a la domesticación del perro, que -según diferentes investigadores- fue producto de dos sucesos clave.

Se supone que la primera domesticación ocurrió en Asia, hace unos 14.000 años. Por su parte, la segunda domesticación parece haber ocurrido en Europa. No obstante, varios estudios sugieren que la rama de los perros europeos domesticados no sobrevivió, lo que afianza la postura de que la historia de nuestro fiel compañero surgió en Asia.

Con respecto a esta primera domesticación, varias teorías plantean que nuestros antepasados capturaron cachorros de lobo y los criaron como mascotas. Este hecho pudo haber ocurrido al mismo tiempo que la agricultura adquiría un gran auge, unos 10.000 años atrás.

0411 amistad perro hombre

Autodomesticación

A pesar de ser la postura más aceptada, otra corriente de pensamiento sostiene que la domesticación no fue impulsada por el hombre, sino que por el mismísimo perro. Este fenómeno es conocido como autodomesticación. Dicha teoría se justifica en los cambios físicos que los animales sufrieron con el pasar del tiempo, como la forma de la cola y las orejas, además del color de pelo.

Se cree que, si bien algunos lobos se mantuvieron temerosos y agresivos hacia los humanos, tal como se comportan la mayoría hasta hoy en día, algunos otros empezaron a ser amables para poder obtener acceso a nuevas fuentes de alimento -por ejemplo, las sobras de los humanos-. Este cambio de actitud es lo que impulsó las modificaciones fenotípicas, como resultado de la selección natural a través de diferentes generaciones.

Por su parte, el hombre habría aprovechado la seguridad que les otorgaban estos primeros lobos no agresivos, siendo así el primer paso hacia el vínculo afectivo que conocemos hoy en día.

Galería de imágenes

Etiquetas: Asia Europa Perros Hombre Lobos Amistad Domesticación

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario