Wednesday 28 de February de 2024
NAUTICA | 08-11-2023 07:00

En el Delta: cómo navegar sin lancha

Contratar una embarcación habilitada, tomar un catamarán o una colectiva, permitirán acercarse al Delta a descubrir sus hosterías, restaurantes, campings, cabañas... O simplemente dejarnos llevar por el placer de viajar sin tener barco propio.
Ver galería de imágenes

Muchas veces quienes no tienen embarcación desean pasear por nuestro Delta o, bien, arribar a un sitio donde puedan pasar el día en familia alejados del ruido. Es fácil decir que hay muchas alternativas para esas personas que no tienen embarcación. También se suele escuchar con frecuencia que es caro. Ambas respuestas son falsas. Lo real es que es medianamente posible y accesible, todo dependerá de los servicios que se elijan. 
La primera y más económica opción son las lanchas colectivas que recorren las islas como un colectivo, subiendo y bajando gente por los diferentes ríos. Una buena opción para ir y regresar con destino previamente conocido. Otra alternativa son las empresas que hacen paseos ya preestablecidos, con una duración determinada (más largos o más cortos), por lo general en lanchas colectivas charteadas o a bordo de catamaranes, y que además suelen ofrecer servicios de comidas a bordo.

 

1107_delta

Pero como el paseo no sólo es el viaje, a veces ofrecen quedarse un rato o todo el día en el Delta recorriendo distintos paradores, restaurantes u hosterías donde se pueden ver y disfrutar la naturaleza, y hasta pescar en determinados sitios o darse un chapuzón en el agua. Posibilidades hay muchas y para todos los gustos y bolsillos.

Cómo encontrar a la empresa

A través de una búsqueda en internet es la manera más sencilla. La otra es acercándose a la terminal Fluvial de Tigre o al Puerto de Frutos, dos lugares desde donde salen estas embarcaciones. Allí podremos preguntar y nos van a asesorar a través de folletos y fotos. Los costos van a variar en función de los tiempos de navegación, de si son con comida o no (a bordo y en tierra), y de si incluyen hostería y/o estadía, entre otras cuestiones.

1107_delta

Otra posibilidad es concurrir a una hostería o restaurante en forma personal. En ese caso podemos llamar al establecimiento en cuestión y solicitarle información. Si decidimos ir, a veces ellos disponen de lanchas que hacen el traslado directamente a ese lugar en embarcaciones propias o en lanchas taxi (el costo suele estar incluido en la tarifa; averiguar). La lanchas taxi son aquellas que llevan 4, 5 o 10 personas –como mucho– y van rápidamente hasta un lugar específico. Eso no se considera un paseo, sino un traslado.
Otra alternativa para hacer un paseo es contratar una lancha deportiva privada con timonel, como las que vemos normalmente con familias en el río. Según el tamaño, estas embarcaciones pueden llevar entre 6 y 10 personas, a veces con refrigerio a bordo. El atractivo de este servicio es que puede navegar por donde las lanchas más grandes no entran, por lo que se descubren pequeños arroyos muy interesantes. 

Más alternativas

Algunas también combinan el paseo con un almuerzo en tierra en algún lugar del Delta. En situaciones así no se programan con otras personas a bordo, sino que son viajes personalizados de familia o grupo de amigos, lo que facilita elegir horarios de salida, llegada y recorridos. Pero atento: de estas embarcaciones particulares hay mucha oferta, por eso es fundamental buscar las que estén aprobadas por la Prefectura (es decir que tengan los papeles en regla) y se encuentren habilitadas para hacer este trabajo. 

1107_delta

Es frecuente escuchar “si alguien pregunta, ustedes tienen que decir que son amigos míos no pueden decir que yo les cobro por hacer esto”. Eso es porque no tienen habilitación y cualquier inconveniente que haya, el seguro no lo va a cubrir porque el seguro tradicional no cubre estos aspectos cuando se lucra. Y la frase no se aplica solo a los turistas que buscan una alternativa de fin de semana, sino también a los pescadores que muchas veces por ahorrarse un peso habilitan el servicio de estos prestadores truchos.
A modo de cierre, quienes recorran el Delta no se arrepentirán. Bastará buscar buen asesoramiento, una embarcación con los papeles en regla y un lindo día soleado. El resto estará en la predisposición de los pasajeros, pero seguro que no falla.

Galería de imágenes

En esta Nota

Francisco Savino

Francisco Savino

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend