Miércoles 25 de mayo de 2022
MOTOR | 22-01-2022 19:00

Cómo preparar nuestra casa rodante

Claves para salir a la ruta con motorhomes, casas rodantes, campers o tráileres. Qué tener en cuenta al planificar largas travesías por nuestro país.
Ver galería de imágenes

Programar un viaje con una casa rodante o cualquier otro vehículo recreativo requiere de algunas consideraciones que no se deben saltear antes de salir a la ruta. Veamos algunas de las más importantes para lograr un viaje placentero.

Agua potable

Punto vital y casi más importante que el vehículo mismo, ya que muchas veces haremos largos recorridos donde posiblemente no encontremos ningún tipo de servicio, tanto en rutas como caminos y senderos. Ya sea por el calor, el polvo, aire acondicionado del vehículo o, incluso, el mismo ocaso que nos obliga a parar para hacer noche en el recorrido, es un ítem que requiere tenerse muy en cuenta. Muchas veces pasa que llevamos los tanques casi agotados y creemos que vamos a llegar al otro extremo del camino, pero después de varios kilómetros a menor velocidad de la que habíamos pensado, la noche o algún inconveniente nos encuentra a detenernos.

¿Quién va a salir de viaje a una travesía sin agua? Parece una pregunta retórica, pero no lo es. Muchas veces no notamos su consumo durante el trayecto y cuando realmente la necesitamos, si no fuimos previsores y llevamos un depósito extra, nos quedamos sin ella. Recordemos que muchas personas prefieren no tomar de fuentes naturales o de cañerías en dudoso estado, incluso cuando la gente del lugar nos asegura su potabilidad. Nuestro organismo puede no estar adaptado a las sales o minerales, y el resultado termina en una mala jugada. Por lo tanto, siempre llevar bidones extra de agua.

2001_motorhome

Estado de la ruta

Muchas veces planificamos nuestros destinos a través de aplicaciones como Google Maps o de consejos de algún viajero, pero sucede que no sabemos si realmente las rutas están en condiciones o, al menos, aptas para el vehículo que estamos llevando. La misma situación se da también cuando cambiamos repentinamente de destino por clima u otras cuestiones.

Por ello siempre es bueno consultar en la última estación de servicio si podemos seguir avanzando, tanto por la ruta como por los accesos alternativos, ya que a veces son de tierra o ripio y por desprendimiento, lluvia o inundación podemos encontrarnos que se ponen intransitable y debemos regresar. Puede pasar también que la ruta esté en pavimentación y nos encontremos con tramos de mejorados de tierra o serruchos generados por máquinas que tratan de emparejar zanjas producidas por grandes aguaceros.

Otro de los temas importantes a consultar cuando circulamos por caminos costeros es el de las dunas, ya que en muchos lugares suelen desplazarse al medio de los caminos y convertirlos en una zona de aventura 4x4 que no pensábamos encontrar. Situación similar se presenta en época invernal con la nieve, que no solo obstruye caminos, sino que genera barro por debajo, el que termina inmovilizando nuestro vehículo. En este caso, además de consultar hay que llevar cadenas, saber colocarlas y tener criterio para saber si aventurarse, esperar o regresar.

2001_motorhome

Pronóstico climático

Aunque parezca obvio, muchas veces buscamos hacer tramos de ruta o caminos que atraviesan zonas de montaña o planicies extensas como las de las rutas patagónicas, en donde el día puede estar completamente despejado y agradable, pero en medio del trayecto pueden aparecer vientos muy intensos que desestabilizan nuestro andar. Aun sin llevar ningún equipo de arrastre o elevado tenemos que buscar rápidamente refugio o, simplemente, aguantar a un costado de la ruta hasta que baje su intensidad.

También están los cambios repentinos que suelen darse en la montaña, y eso se debe muchas veces a la elevación o simplemente al serpenteo del camino que nos lleva del norte al sur, lo que provoca que esa calma que teníamos de un lado era porque la misma montaña nos daba protección de lo que, tal vez, nos estaba esperando del otro lado. Se da también con frecuencia que la temperatura puede cambiar 15 o 20 grados en solo 5 km de ruta debido a las bajadas y subidas. E, incluso, en la altura encontrar nubes que de repente disminuyen la visibilidad. Por eso es siempre bueno consultar en aplicaciones y con lugareños los posibles cambios climatológicos que podemos encontrar en el próximo trayecto de nuestro viaje.

Estaciones de servicio

Dos cuestiones a tener en cuenta con este punto. El primero es que al conducir un vehículo recreativo podemos tener un consumo que puede verse afectado por vientos o cuestas, sobre todo cuando llevamos vehículos remolcados que generan que la unidad tractora tenga que elevar la cantidad de vueltas para llegar a la potencia máxima, lo que seguramente provocará una disminución de la velocidad y un sobrecalentamiento por esfuerzo.

En otro sentido, las estaciones de servicio son puntos de reabastecimiento que no solo sirven para cargar combustible, sino también para reequipar nuestros víveres y descansar, ya que se puede pernoctar en ellas sin necesidad de permanecer en banquinas o en lugares desconocidos, lo que incrementa la inseguridad y el peligro. Saber dónde están de antemano a salir a la ruta y las distancias hasta ellas es un detalle que debemos cuidar.

2001_motorhome

Lugares de pernocte

Ya mencionamos que las estaciones de servicio suelen ser puntos clave, muchas veces utilizados también por camiones y/o vehículos de transporte para seguir viaje temprano. La recomendación en estos lugares es que siempre nos ubiquemos en el mismo sentido que se detienen los camiones y evitemos entorpecer el tránsito. Habitualmente solemos llegar en horas tempranas y no hay vehículos estacionados. Si bien los espacios son amplios, a medida que va entrando la noche se empiezan a llenar. Tener en cuenta que en estos lugares suele haber ruido alto en cualquier momento de la noche, incluso es común escuchar los equipos de refrigeración de los semis con transporte de alimentos.

También se pueden utilizar paradores de rutas, donde el lugar está preparado para detenerse, y grandes playas de estacionamiento de predios abiertos y deshabitados. Algunos parques y plazas también tienen sectores amplios para detenerse sin entorpecer el tránsito. En el mismo sentido, muchos lugares costeros permiten pernoctar en zonas delimitadas y, a veces, las costas de los ríos pueden ser un buen lugar de descanso nocturno. En este caso evitar estacionar muy cerca de la orilla o bajo el nivel de la calle, porque no sabemos si ese cauce tiene alguna actividad que pueda cambiar su caudal y encontrarnos en una situación riesgosa en cualquier momento.

Las tormentas suelen ser también uno de los temas más complejos: evitar detenerse bajo arboles añosos o de mucha altura para evitar la caída de ramas en caso de vientos intensos. En el mismo sentido, en zonas montañosas y durante épocas invernales siempre es necesario dejar a mano abrigos o frazadas: vientos intensos y muy fríos pueden sorprendernos y provocarnos un mal momento. Recuerde que mientras mejor duerma más distendido será el viaje al próximo día. De ser posible, detenerse en lugares donde haya otros viajeros, pero sin invadir espacios.

Dificultad de la ruta

Por diversos motivos los caminos de nuestro territorio a veces no están en las mejores condiciones, y uno de los problemas es encontrarnos con deformaciones por sobrepeso de camiones. Grandes surcos sobre el asfalto dificultan bastante el andar, sobre todo con vehículos de arrastre. También las rutas que suelen recibir nieve o inundaciones ocasionales pueden presentar descalce de banquinas y hasta baches profundos que, evitarlos, pueden significar toda una maniobra extrema. La recomendación es reducir la velocidad todo lo que sea posible o evitar continuar por esa ruta.

2001_motorhome

 En cuanto a los caminos sin delimitar, o senderos de ripio o tierra, lo importante es evitar transitarlos ni bien paró de llover. Siempre consultar a quien podamos encontrar en el pueblo o estación de servicio anterior al desvío, porque a veces encontraremos que la primera parte del camino es transitable, pero más adelante se forman lagunas o espacios de mucho barro que pueden dejarnos colgados del tren de tracción.

Quienes viajen con equipos altos o accesorios sobre el techo, es importante que revisen la altura final del vehículo y la tengan en cuenta al ingresar a pueblos o campings que no cuentan con espacios altos o tienen árboles bajos. Suele ocurrir que nos podemos encontrar con salientes, troncos o incluso barreras limitantes de altura que deterioran lo que llevemos allí arriba.

Carga de mapas en GPS

Aunque parezca un punto innecesario, tener el GPS del celular con los planos descargados (Google Maps lo permite) de la zona que estamos visitando es muy importante, ya que muchas veces la señal de telefonía es mínima o nula y la conectividad desaparece. Si no conocemos el lugar y por cualquier motivo nos desviamos del camino, deberíamos tener al menos la posibilidad de conocer sus rutas, aunque no tengamos certezas de donde estamos exactamente. En situaciones así es posible que escuchemos “se ha perdido la señal del GPS”. El mensaje nos advierte que el teléfono utiliza mayor potencia para encontrar la señal y desgasta más rápidamente su batería por lo que es bueno llevar un pack de baterías extra o un adaptador para cargar el equipo en nuestro vehículo. Una app que da buenos resultados es Maps.me (con sus mapas de la Argentina previamente descargados).

Por todo lo expuesto está claro que se requiere considerar algunos puntos previos a la salida, y que tomando algunos recaudos antes de continuar con el viaje tendremos grandes experiencias y, sobre todo, momentos inolvidables junto a un ambiente natural y con todo el sabor de la aventura que solo puede ofrecer la actividad realizada con vehículos recreativos.

at Marcelo Pistorio

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend