Sábado 4 de julio de 2020
MOTOR | 26-05-2020 13:07

Berliet T100, el camión gigante que se diseñó para cruzar el Sahara

Con 100 toneladas de peso, 700 CV y 15 metros de largo, fue un coloso mecánico capaz de surcar las dunas y moverse en las condiciones más adversas.
Ver galería de imágenes

En la década del 50, Francia salió a explorar Argelia para extraer petróleo. Los desafíos logísticos que implicó cruzar el Sahara terminaron dando forma a uno de los camiones más grandes y potentes que el mundo haya visto, el Berliet T100, mejor conocido como el “gigante del desierto”.

Todo empezó a mediados de los años 50, cuando Francia consideró la posibilidad de extraer petróleo en el desierto del Sahara, en una zona hoy correspondiente a Argelia. De la empresa participaron geólogos, ingenieros, transportistas y varias empresas petroleras. Todo esto derivó en una actividad extractiva repleta de inconvenientes.

2605_camion_berliet_t100

Las dunas del desierto se convirtieron en los grandes enemigos de los camiones, que generalmente se quedaban atascados cuando iban cargados; lo que llevó a que las empresas optaran por el camello para el transporte de material.  

Invitado por Shell en 1956, Paul Berliet, uno de los fabricantes de camiones más importantes de aquella época, recorrió la zona y llegó a la conclusión de que, debido a la geografía, era inviable construir rutas asfaltadas para conectar los pozos petroleros. Además, los camiones que él ofrecía en el mercado tampoco eran aptos para operar en tales condiciones, por lo que decidió construir un nuevo modelo, capaz de superar todos los obstáculos que el desierto del Sahara era capaz de presentar.

2605_camion_berliet_t100

En 1957 empezó el desarrollo del T100, un camión gigantesco que podría transportar hasta 50 toneladas de cargar por las desafiantes dunas de arena. El primer detalle que definieron los ingenieros fueron los neumáticos, para lo cual le pidieron a Michelin los más grandes que tenía; y a partir de ahí dieron forma al vehículo. En octubre del mismo año, el nuevo modelo de Berliet estaba terminado, una verdadera bestia de 103 toneladas.

Se lo bautizó T100 debido a su peso y no tardó mucho en ser conocido como el “gigante del desierto”. Sus medidas ya dicen mucho: 15,30 metros de largo y casi 4,5 metros de alto. Cada rueda (seis en total) pesaba 1.000 kilos y su motor 2,5 toneladas. Estaba equipado con un increíble V12 turbodiésel de 29.6 litros de cilindrada y 600 CV de origen Cummins.

2605_camion_berliet_t100

A pesar de estas impresionantes cifras, solo se construyeron cuatro de estos camiones. La primera unidad llegó a Argelia para ser probado, donde los ingenieros lograron alcanzar los 700 CV sin dificultad. Sin demora, Berliet fabricó el segundo T100. Francia encargó un tercero, de 10 ruedas, para ser empleado en una mina. La cuarta unidad, con cabina sobre el motor, fue enviada a Estados Unidos para captar nuevos clientes, pero fue todo un fracaso.

Lamentablemente, la historia del Berliet T100 no llega mucho más lejos. En 1962, Argelia se independiza de Francia y se acaban los negocios galos en el desierto. Berliet cancela el proyecto, dando fin a uno de los camiones más grandes y potentes que rodó sobre la tierra.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario