Martes 20 de abril de 2021
INFORMATIVO | 07-04-2021 10:13

Hallan en la Patagonia un dinosaurio con un cráneo que asusta

Los restos fósiles hallados por un grupo de científicos argentinos en el norte de la provincia de Neuquén corresponden a una especie de abelisáurido que habitó la región hace aproximadamente unos 85 millones de años.

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional del Comahue  y del Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (Conicet)
descubrió una nueva especie de dinosaurio carnívoro que habitó en la Patagonia hace unos 85 millones de años.

Según el estudio publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, entre los restos fosilizados del dinosaurio, al que bautizaron Llukalkan aliocranianus, se encuentra un cráneo en perfecto estado de conservación, y sin triturar, que fue desenterrado durante una excavación  en un lugar conocido como La Invernada, cerca de la ciudad de Rincón de los Sauces, en la provincia de Neuquén.

En la lengua de los indios mapuches, la palabra Llukalkan significa "el que causa miedo", en tanto que en latín,  aliocranianus significa "cráneo inusual"

"Este descubrimiento es particularmente importante porque indica que la diversidad y abundancia de abelisáuridos era notable no solo en la Patagonia, sino también en más áreas durante el ocaso de los dinosaurios", explicó el paleontólogo Federico Gianechini, paleontólogo de la Universidad Nacional de San Luis.

0407_dinosaurio

“La forma de su cráneo indica que poseía también un sentido del oído mejor que la mayoría de los abelisáurido conocidos y similar al de los cocodrilos actuales, lo que posiblemente lo convertía en un mejor cazador”, agregó el científico.  

Hace 85 millones de años, el tiranosaurio dominaba en el hemisferio norte, mientras que el Llukalkan aliocranianus, un abelisáurido carnívoro, era uno de los principales depredadores en la Patagonia y pertenece a una de las 10 especies hasta ahora conocidas de abelisáuridos.

Según los especialistas, que ya habían encontrado otra especie de abelisáurido a la que llamaron Viavenator exxoni, el animal medía hasta 5 metros de longitud, estaba dotado de una poderosa mandíbula, dientes muy afilados, enormes pezuñas y tractos y bulbos olfatorios relativamente grandes en relación al resto del cerebro.

Esto indicaría que para estos animales el sentido del olfato habría sido muy importante, más que el de la vista y el del oído. En cuanto al sentido de la audición, la lagena, que es la parte encargada de percibir vibraciones y transformarlas en señales que el cerebro interpreta como sonidos, es simple y corta, similar a la presente en la mayoría de los dinosaurios no-avianos y a la de cocodrilos vivientes actuales.

0407_dinosaurio

Esto sugiere que el rango de percepción de sonidos habría sido similar al de esos reptiles”, comentó, por su parte, la investigadora Ariana Paulina- Carabajal,  especialista en Paleo-Neurología del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente, dependiente del Conicet y de la Universidad Nacional del Comahue.

Si bien los primeros abelisáuridos que habitaron en la Patagonia fueron identificados en 1985, a medida que fueron hallados restos de estos animales en otras partes del mundo, se comenzó a pensar en la posibilidad de la existencia de dos grupos con características particulares: los que tenían origen sudamericano, por un lado, y  los que provenían del norte de África, Madagascar y la India, por el otro.

Llukalkan aliocranianus pertenece a otro subgrupo, con características específicas. Por eso, este hallazgo nos permite avanzar en el conocimiento de la evolución en este grupo de dinosaurios”,  concluyó Paulina-Carabajal, quien logró reconstruir el encéfalo y el oído interno en forma digital en 3D, a través de tomografías computadas.

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend