Viernes 23 de abril de 2021
TURISMO | 10-03-2020 16:29

La ruta argentina de los dinosaurios

Vivimos en uno de los países de mayor valor paleontológico del mundo y en las provincias del sur existen puntos turísticos estratégicos para conocer más sobre la historia de los dinosaurios.
Ver galería de imágenes

Para los amantes de los dinosaurios, nuestro país es un diamante en bruto. A lo largo de los años se han encontrado gran cantidad de fósiles en todo el territorio argentino –el 10 % de la totalidad mundial–, aunque la región patagónica es la que concentra uno de los mayores centros paleontológicos del mundo. Cual parque jurásico a cielo abierto, alberga más de 30 especies de dinosaurios terrestres y marinos, entre los que se encuentran los dos ejemplares más grandes (herbívoro y carnívoro) de los que se tenga registro.  Cruzando el río Colorado, se puede crear una verdadera ruta de los dinosaurios para visitar distintos centros, museos y excavaciones de gran importancia como en la provincia de Neuquén, donde se encuentra la colección paleontológica más importante de Sudamérica.

Se haría inabarcable enumerar todos los sitios que albergan elementos paleontológicos en Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Esta es una recopilación de los más relevantes. 

Yacimiento Paleontológico Lago Barreales (Neuquén): a 90 km de la capital provincial, en el Km 65 de la RP 51, está este ambiente natural casi inalterado, con paisajes paradisíacos, que se puede visitar de martes a domingo por $ 300. En este centro de Investigaciones Científico-Educativo dependiente de la Universidad de Comahue se han encontrado alrededor de 1.100 piezas fósiles de vertebrados y tres tipos de dinosaurios. Durante la excursión se pueden ver los trabajos de búsqueda, extracción y limpieza de fósiles junto a profesionales paleontólogos y licenciados en turismo especializados en el tema. Tel.: (0299) 5491027, proyectodino@yahoo.com.ar

Bodega Familia Schroeder (Valle de San Patricio del Chañar, Neuquén): en el año 2001, durante la construcción de la bodega, los obreros encontraron restos del primer Aeolosaurus neuquino, que formó parte de la era del Cretácico Superior (75 millones de años atrás). Su nombre genérico significa en griego Aeolo, viento; saurus, lagarto. Se trata de un saurópodo de la Familia Titanosauridae que fue bautizado con el nombre de Panamericansaurus schroederi e inspiró el nombre de dos de las líneas de vinos fabricadas en el lugar: Saurus y Saurus Select. Por el tamaño de las piezas halladas, el ejemplar habría alcanzado los 12 metros de largo, 6 de altura y 16 toneladas. Se puede realizar una visita guiada por el viñedo que incluye la cava del dinosaurio y una degustación. De lunes a domingo de 10 a 17. $ 140 por persona reintegrable en la compra de productos. 

0310_dinos2

El Valle de los Dinosaurios (Villa El Chocón, Neuquén): allí vivía una variada y numerosa fauna de animales prehistóricos, cocodrilos, tortugas y sapos. El clima cálido y húmedo, con estaciones secas, daba al paisaje un aspecto muy diferente al desértico que presenta actualmente. Hasta nuestros días, se conocen tres tipos de especímenes que habitaron los alrededores de Villa El Chocón. Dos de ellos son saurópodos; herbívoros de cuerpo voluminoso, cabeza pequeña, cuello y cola largos. Sus nombres son Andesaurus delgadoi y Rebbachisaurus tessonei, descubiertos gracias a las denuncias de dos pobladores de la localidad. El tercero, encontrado en 1993, el Giganotosaurus carolini (“lagarto gigante del sur”) es considerado el dinosaurio carnívoro más grande de todos los tiempos, aún superior al Tyrannosaurus rex. En el Museo Municipal Ernesto Bachmann se pueden ver los restos de este animal y de otros valiosos ejemplares como el Neuquensaurus australis, el Amargasaurus cazauina y réplicas de los esqueletos del Carnotaurus sastrei y del Skorpiovenator bustingorryi. Abre todos los días de 8 a 20:30. El valor de la entrada es de $ 100. Más información en museoernestobachmann@gmail.com, Tel.: (0299) 4217858. 

Area Protegida Paso Córdova (General Roca, Río Negro): se creó en 1997 con el objeto de preservar este ambiente natural destinándolo a actividades educativas, científicas y recreativas. Posee unas 17.000 ha de superficie con afloramiento de rocas sedimentarias de las eras Cenozoica y Mesozoica, donde se encuentran restos fósiles de importancia. Se ubica sobre la margen del río Negro, a unos de 12 km hacia el suroeste de General Roca y a unos 40 de la capital neuquina. Las barrancas casi verticales que limitan el valle –también llamadas bardas–, dejan al descubierto afloramientos rocosos con importantes yacimientos fósiles. Allí se encontraron restos de los enormes antarctosaurus, ejemplares de cocodrilos notosuchus y comahuesuchus, algunas tortugas cuya especie no está determinada y mamíferos asignados a las familias leontiniidae, hegetotheria y adinotherium. En la zona conocida como “Valle de la Luna Rojo” también se encontraron fósiles de moluscos marinos. El último saurópodo herbívoro cuadrúpedo hallado tiene 75 millones de años.

Area protegida Valle Cretácico (Río Negro): se ubica en el Departamento de El Cuy, al noroeste de la provincia, en el límite con Neuquén. Abarca 200.000 ha a lo largo de 120 km de extensión, con un ancho que varía entre los 5 y los 30 km. Alberga fósiles de reptiles, dinosaurios y troncos petrificados del período cretácico, unos 90 a 100 millones de años atrás. En el año 1925 se encontró al saurópodo Antarctosaurus wichmannianus. También se hallaron fósiles de giganotosaurus, una variedad de neuquensaurus, varios tipos de saurópodos, titanosaurios como el pellegrinisaurus, el andesaurus y el rocasaurus, el carnívoro abelisaurus, el diplodocoide rebbachisaurus y otros pico de pato como el kritosaurus. También hay huellas de especies extintas en diversas ubicaciones.

Parque Paleontológico Bryn Gwyn (Chubut): está ubicado en la margen sur del río Chubut, en el paraje denominado Bryn Gwyn (“loma blanca” en galés), a 8 km de Gaiman. Es una zona muy rica en fósiles. Visitarla es viajar a un pasado de 40 millones de años. En una ascensión guiada se van atravesando estratos sedimentarios que corresponden a distintas formaciones geológicas. El recorrido es a pie y autoguiado y tiene una duración de dos horas. Hay con un centro de interpretación y servicios de agua potable, sanitarios, snack bar, sala de usos múltiples y estacionamiento. Abre de martes a domingo, de 10 a 18. La entrada sale $ 30 para mayores y $ 15 para menores. El Museo Paleontológico Egidio Feruglio de Trelew realiza excursiones guiadas hasta este lugar. Más información en info@mef.org.ar 

0310_dinos3

Museo Paleontológico Egidio Feruglio (Trelew, Chubut): es uno de los museos y centro de investigación paleontológica más relevante de Latinoamérica. Posee al dinosaurio más grande del mundo, el Patagotitan mayorum, un saurópodo de la familia de los Titanosaurios, de 38 metros de largo y casi ocho metros de alto. Además, la institución registró el hallazgo de un extraño espécimen llamado Manidens, uno de los dinosaurios más pequeños del mundo. También posee 15 réplicas de dinosaurios exclusivos, animaciones 3D, estaciones interactivas, 20 módulos con fósiles originales de la Patagonia y contenido especial para grupos educativos. Su principal muestra, “Dinosaurios de la Patagonia”, recorre Europa desde hace varios años y ha sido vista por millones de personas en países como España, Portugal, Alemania y la República Checa. Abierto todos los días. Entrada: adultos $ 450, niños y jubilados $ 400, menores de 6 años gratis. Más información en http://mef.org.ar/. Tel.: (0280) 443-2100.

Bosque Petrificado Florentino Ameghino (Chubut): a 80 kilómetros de Trelew por la Ruta 25, los troncos petrificados y fragmentados que arrastraron distintas corrientes marinas hace 60 millones de años (durante la era Mesozoica) fueron descubiertos recién en 1998, luego de que el lugar sufriera una gran inundación. Se encontraron erizos, costillas y dientes de ballenas, entre otros fósiles de fauna marina extinguida. El circuito turístico abarca 23 de las 220 mil hectáreas de la reserva. Los visitantes pueden recorrer a pie un sendero de baja dificultad de 1.500 metros de largo. La excursión guiada tiene un valor de $ 250 con un mínimo de cinco personas. Más información en www.bosquepetrificado.wordpress.com, Tel.: (+54 9 280 - 15) 4677270,  bosquepetrificadofa@gmail.com   

Bosque Petrificado Ormaechea y Parque Paleontológico (Sarmiento, Chubut): a unos 30 kilómetros al sur de la localidad de Sarmiento se encuentra el mayor bosque petrificado del planeta en estado natural. Conserva enormes troncos de araucarias, que hace 70 millones de años –cuando emergió la Cordillera– fueron cubiertos por lava y cenizas de los volcanes y sufrieron una lenta transformación orgánica. El área protegida abarca 300 km2 y alberga decenas de miles de troncos, ramas, astillas, frutos, hojas y semillas fosilizados. El circuito turístico abarca de 2 km y cuenta con seis miradores. Abre todos los días de 8 a 18. Llegando al centro de la ciudad, a 200 metros de la Dirección Municipal de Turismo se puede visitar el Parque Paleontológico, donde hay 11 réplicas de dinosaurios encontrados en las zonas aledañas, algunos cuya antigüedad supera los 169 millones de años. Más información Tel.: (0297) 4898220.

0310_dinos

Bosque Petrificado La Leona (Santa Cruz): a 110 km de El Calafate se encuentra este imponente bosque que hace 150 millones de años estuvo poblado de dinosaurios. Se pueden ver gran cantidad de troncos fosilizados y en ocasiones quedan al descubierto restos de dinosaurios. El predio está protegido del viento por el cerro Los Hornos y por tratarse de una depresión natural del terreno. La excursión dura entre 3 y 4 horas de caminata y es obligatorio ir con guía. Con traslado desde El Calafate o El Chaltén, se consiguen paquetes desde $ 4.500. 

El Calafate (Santa Cruz): a fines del año pasado, en el valle medio del río Chubut se encontraron fósiles, unos 150 huesos de un titanosaurio que vivió hace 170 millones de años y fue bautizado Asfaltovenator vialidadi. Los restos han sido preparados y estudiados en la Universidad de Drexel (EE. UU.) y se espera que este año retornen a Santa Cruz para ser resguardados en el Museo Padre Molina de Río Gallegos. En la misma zona se hallaron fósiles de mamíferos, serpientes, caracoles, peces, ranas, tortugas, aves, hojas, madera petrificada y abundante polen de plantas prehistóricas. Además, a lo largo de 23 áreas distribuidas por el centro y norte de la provincia (60.000 km2) se han hecho grandes hallazgos paleontológicos, como rocas de entre 380 y 350 millones de años de antigüedad, el ojo compuesto de una mosca de 150 millones de años y plantas preservadas tridimensionalmente.

Galería de imágenes

Noelia Fraguela

Noelia Fraguela

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend