Viernes 17 de septiembre de 2021
INFORMATIVO | 30-08-2021 10:26

Hace 95 años el alemán Ernst Vierkoetter cruzaba, a nado, el Canal de la Mancha en tiempo récord  

El 30 de agosto de 1926, con apenas 26 años, el talentoso nadador nacido en Colonia lograba una hazaña en el agua que dio la vuelta al mundo.  ¿Cuánto tiempo tardó?

Un día, como hoy, pero del año 1926 y con apenas 26 años recién cumplidos, el nadador alemán Ernst Karl Vierkoetter inscribía su nombre en la historia de la natación mundial al cruzar el Canal de la Mancha, de 32 kilómetros de ancho, en el tiempo récord de 12 horas y 42 minutos, aventajando en más de dos horas al resto de los competidores.

Nacido el 4 de agosto de 1901 en la ciudad alemana de Colonia, Ernst era hijo de un humilde panadero que se preocupó mucho por darle una buena educación para que tuviera una mejor vida que la suya.

Tras terminar el colegio secundario, Ernst estudió durante dos años en la Universidad de Colonia para una carrera ministerial y, además, era un excelente lingüista ya que hablaba con gran fluidez tanto el francés como el inglés y tenía un excelente dominio del griego y del latín.

0826_Ernst verkotter

Sin embargo no fue ni su gran pasión por la natación ni por la música lo que lo obligaron a tener que dejar los estudios universitarios, sino la repentina y temprana muerte de su padre que hizo necesario que Ernst tomara las riendas de la panadería familiar, mientras su hermano mayor siguió dedicándose a la música.

Si bien su experiencia en la panadería no fue en vano, ya que Ernst se convirtió en un experto pastelero y a lo largo de su vida aplicó sus habilidades en la cocina familiar, con apenas 22 años decidió anotarse en el Campeonato Nacional de Natación Alemán, dando la sorpresa al quedarse con el primer puesto en la categoría de 500 metros libres.

Este gran éxito llevó al “Tiburón negro”, tal cual lo bautizó la prensa deportiva alemana por la grasa negra que utilizaba durante sus competiciones, a participar en otros concursos de natación en Estados Unidos y en Canadá, país este último en el que ganó varias maratones, como la de Toronto 1927,  al cubrir la distancia de 21 millas en tan solo 11:45 horas, por lo que se hizo acreedor a la por entonces millonaria cifra de 30.000 dólares estadounidenses.

0826_Ernst verkotter

Decidido a establecerse con su mujer, Else, y con su hija en Canadá, con el dinero ganado Ernst compró una casa y abrió una escuela de natación en la cual estuvo al frente hasta su muerte, el 13 de diciembre de 1967.

Además, junto a su esposa se desempeñaron como miembros activos de la  Iglesia Presbiteriana (Morningside) en Swansea, en la que Ernst fue Anciano de Iglesia y ensenó en la Escuela Dominical.

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend