Sábado 18 de septiembre de 2021
INFORMATIVO | 28-08-2021 10:00

La ciudad bonaerense de Merlo festeja los 266 años de vida

Ubicada al oeste del Gran Buenos Aires, esta pujante localidad fue fundada el 28 de agosto de 1755 por el sevillano Francisco Xavier de Merlo.
Ver galería de imágenes

Hoy, los habitantes de la localidad bonaerense de Merlo, cabecera del homónimo partido, están de fiesta ya que se conmemora el 266º aniversario desde que fuera fundada por el sevillano Francisco Xavier de Merlo, el 28 de agosto de 1755.

Funcionario del Cabildo de Buenos Aires con el cargo de escribano, partícipe de la fundación de la ciudad de Montevideo y muy devoto de la Virgen de Nuestra Señora de la Merced, a su llegada a la región, de Merlo comenzó a adquirir una importante cantidad de tierras en el Pago de la Costa, un extenso territorio que se extendía desde el actual Arroyo Maldonado y tenía como límites el río de la Plata y el río de las Conchas.

Así fue que, con el correr de los años, adquirió casi la mitad del actual partido de Merlo. De hecho era dueño de los actuales Merlo Centro, Merlo Norte, Padua, Libertad y Pontevedra.

0827_merlo

Además, era propietario de una gran porción del partido de La Matanza (Rafael Castillo, Isidro Casanova y González Catán), y de de algunos terrenos ubicados en Morón (Villa Ariza, Castelar Sur), Ituzaingó y Marcos Paz,  y del partido de Moreno (Villa Zapiola).

En el año 1728, de Merlo construyó un oratorio privado en su estancia que, dos años más tarde, fue designado como parroquia transitoria del Curato de La Matanza, un extenso territorio eclesiástico que comprendía los barrios porteños de Flores y Liniers y los partidos bonaerenses de Tres de Febrero, Morón, Ituzaingó, Hurlingham, La Matanza, Merlo, Marcos Paz, General Las Heras y Lobos.

A partir de 1735, empezó una larga lucha para que el entonces rey de España, Fernando VI,  lo autorizara a fundar una ciudad. Y si bien en un primer momento no tuvo respuesta alguna a su pedido, tras el malón que en 1740 se desató sobre las regiones de Luján y Arrecifes dejando un saldo de 800 vecinos muertos lo llevó a pedirle al rey, no solo que le enviara armas, entre ellas un cañón, para defender su estancia y la de los habitantes de la región que se habían establecido en los alrededores en busca de protección, sino que considerara su pedido de fundar una ciudad.

0827_merlo

Así fue que, finalmente, el 28 de agosto de 1755 de Merlo cumple, mediante un decreto de Fernando VI, con las solemnidades de una fundación y ofrece solares, viviendas y tierras de labranza y pastoreo a todas aquellas personas que quisieran habitar la nueva ciudad.

Tres años más tarde de Merlo fallece y, siguiendo su expresa voluntad que había dejado manifestada por escrito a sus familiares, sus restos fueron sepultados en la iglesia de Nuestra Señora de la Merced de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien tras su muerte todas las tierras de su propiedad pasaron a ser administradas por la Orden de los Mercedarios, luego del conflicto desatado entre éstos y el Papado hizo que los miembros de la mencionada orden fueran expulsados de Merlo, por lo que los bienes quedaron bajo la administración de la Villa de Morón, en tanto que en 1821, el gobierno de Buenos Aires ordenó la expropiación de todos los bienes de los Mercedarios, cediéndoselos al por entonces juez de Paz de Morón, Juan Navarrete.

Fue así que, durante casi 100 años, la ciudad de Merlo quedó limitada a un pueblo de frontera con los indios, al cual se acercaban con fines comerciales.

Hasta que, a mediados de 1850, el millonario e influyente estanciero Juan Dillon logró convencer a los responsables del Ferrocarril del Oeste de hacer pasar el tren por sus tierras ubicadas cerca del Pueblo de Merlo, lo que provocó el resurgir de esta ciudad que no paró de crecer hasta convertirse en una de las ciudades más grandes y prósperas del Oeste del Gran Buenos Aires.

0827_merlo

Dillon ordenó realizar el trazado de las calles del pueblo que se hallaba alrededor de las ruinas de la iglesia a la mandó reconstruir, a la vez que donó tierras para la estación del ferrocarril, el colegio, la plaza y el cementerio.

En 1859, el arquitecto Pedro Benoit diseñó la nueva traza del antiguo pueblo de Merlo que consistía en 13 calles alrededor del emplazamiento en donde se levantaban la vieja capilla y el hospicio, en tanto que la estación ferroviaria fue construida en los terrenos donados por Manuela Calderón de Pearson.

Por su parte, el 31 de enero de 1864 se inauguró la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, siendo su primer párroco el sacerdote irlandés Patrick Joseph Dillon.

Finalmente, ya con toda esta infraestructura en marcha, el 25 de octubre de 1864, por la Ley Provincial N° 422, se crea el Partido de Merlo, en tanto que en 1865 se constituyó el primer gobierno local, siendo designado Dillon  como presidente del Municipio del Partido de Merlo.

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend