Viernes 23 de julio de 2021
INFORMATIVO | 13-04-2021 10:16

¿Qué hazaña logró el navegante argentino Vito Dumas hace 89 años?

Nacido el 26 de septiembre de 1900 en el barrio porteño de Palermo, a lo largo de su vida logró varias hazañas en ultramar, como la que coronó el 13 de abril de 1932. ¿De qué se trató? 
Ver galería de imágenes

Amante de las aventuras de alto riesgo en altamar, el 13 de abril de  1932, el artista plástico, boxeador y navegante argentino Vito Dumas logró una de las mayores hazañas en la historia de la navegación mundial al unir, a través del océano Atlántico y en un viaje solitario que le demandó 122 días, Francia con la Argentina.

Nacido el 26 de septiembre de 1900, en el barrio porteño de  Palermo, su infancia transcurrió en un campo de Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires.Si bien su familia era de clase acomodada, cuando estudiaba el secundario sus padres perdieron toda su fortuna por lo que se vio obligado a tener que trabajar. “Tuve que limpiar pisos, hacer mandados y hasta lustrar las chapas de bronce de algún negocio”, recordaba una y otra vez cuando le preguntaban sobre sus comienzos.

Su pasión por la navegación le surgió siendo un niño ya que, según sus amigos, tenía una increíble capacidad para captar los vientos, llevar el rumbo y hasta para  convivir con el agua.

0413_vito dumas

 

Vito Dumas; un valiente soñador 

A principios de 1931 Vito había viajado a Francia con el gran sueño de cruzar a nado el Canal de la Mancha. Pero, lamentablemente, no pudo concretar ese  objetivo por no contar con el apoyo económico para solventar esa costosa aventura. Entre triste y molesto por su sueño truncado, Vito regresó a la Argentina para invertir el poco dinero que le había quedado en la compra de un pequeño velero para emprender otra de sus arriesgadas aventuras: cruzar el Atlántico en solitario.

"En el ambiente se le reían, apostaban que no pasaba el cabo de Finisterre, así empezó todo. Ese fue el inicio de sus cuatro grandes viajes", comentaba, años más tarde en una entrevista concedida a la agencia española EFE, su nieto Diego.

Si bien el primer intento a bordo de su pequeño velero Lehg, de 8 metros de eslora (largo) y de 2.15 metros de manga (ancho) fue un fracaso, como confeso hombre de fe, un día Vito entró en la iglesia de Saint Ferdinand, ubicada en el pequeño pueblo francés de Arcachón, para pedir ayuda divina para su próximo intento.

0413_vito dumas

Así fue que, finalmente y contra todos los pronósticos de la gran mayoría de sus amigos y colegas, el 14 de abril de 1932, exactamente 122 días después de su partida desde el puerto de Arcachón, hacía su arribo triunfal en el Puerto de Buenos Aires. El viaje había sido tan agotador que, tras la hazaña, Vito afirmó 0 públicamente que nunca más volvería a navegar esas distancias.

Acorralado por la situación económica, compró un pequeño campo y cambió su barco por un tractor para convertirse en un pequeño agricultor. Sin embargo, con el correr del tiempo se fue dando cuenta de que su pasión por la navegación seguía más latente que nunca por lo que vendió todo lo que tenía y se marchó. “No quise mirar para atrás. Bajé la tranquera y me fui en busca de mi viejo barco para volver a las aventuras en el mar”, decía por entonces. 

0413_vito dumas

En el año 1964 Vito realizó el que sería su último viaje por el mar desde Buenos Aires hasta Mar del Plata ya que, el 22 de marzo de 1965 un derrame cerebral apagó abruptamente su vida. Un impresionante cortejo de más de seis cuadras acompañó sus restos al Cementerio de la Chacarita, donde descansan. 

Aunque, increíblemente, en la Argentina no tiene un reconocimiento generalizado, quienes realmente conocen su obra, admiran su enorme talento y valentía en altamar. Virtudes que lo llevaron  a convertirse en la primera persona en el mundo en recibir el premio Slocum, el mayor reconocimiento internacional a la navegación en solitario.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend