miércoles 19 de febrero de 2020
12-07-2016 18:40 | EXCLUSIVO WEB

Glaciarium y una muestra fotográfica imperdible en El Calafate

El famoso museo presenta la exposición Abstracto.Ar, de Florian von der Fecht. Para no perdérsela.

Este invierno Glaciarium invita a visitar la muestra Abstracto.Ar, obra del reconocido fotógrafo argentino Florian von der Fecht, cuya fotografías ya son parte de la exhibición de Glaciarum pero que ahora presenta otra mirada, bien artística y decorativa.

Días de invierno, paisajes nevados, lago calmo, un aprovechar al máximo el paisaje que nos ofrece el Parque Nacional Los Glaciares. La noche cae temprano en los meses invernales, dejando más tiempo para ver, aprender y disfrutar de otras cosas en El Calafate. ¡Un stop en Glaciarium es obligado! Lleva en promedio 2 horas recorrer todo el contenido que presenta el museo, que habla sobre los hielos, su historia, su evolución y de los exploradores. Reconocerán en parte de la gráfica de Glaciarium las fotos de Florian von der Fecht, colaborador en la creación del centro glaciológico. Además, cerca del Eco Shop, terminando ya la visita, podrán visitar la muestra Abstracto.Ar. De entrada libre, es una buena manera de terminar un día rico en experiencias.

Por primera vez se presentan fotos abstractas que forman parte de la obra de Florian von der Fecht. Fotos que saca para él, por placer al arte y a la fotografía. Fotos artísticas, que podrían ser ficción, podrían ser una pintura o pinceladas de un artista dibujadas en una tela, pero son pura naturaleza. Resultados de un clic de la cámara de Florian que captura el instante, los colores, el movimiento. Más o menos apertura, más o menos velocidad; su cámara, sus pinceles.

Sin intervención, sin filtros, capturas que son parte del patrimonio natural argentino. Las hay de primeros planos, de fracciones, de espacios y otras de paisajes amplios y vastos, pero en todos los casos, el resultado es un cuadro, donde el objeto se fusiona con los colores, las líneas y se transforman en arte. Hielo, agua, tierra, arena. Ya no importa dónde, ni qué es. Se disfruta de la armonía y todo el resto deja de ser importante. El ojo se deja atrapar y la mente vuela, se distiende y las fotos comienzan a hablarnos.

Instantes que muchos dejamos pasar, que no tomamos tiempo de verlos y que Florian con su cámara los transforma en arte; cuadros que decoran y dan vida a los ambientes. Una muestra que fue exhibida en Buenos Aires en los barrios de Recoleta y Palermo y hoy se encuentra en El Calafate.

¿Quién es Florian von der Fecht?

Argentino de familia austríaca, Florian es un enamorado de los paisajes y de la naturaleza nacional. Decidió́ dedicar su carrera a difundirlos, compartiendo su mirada fotográfica. Capta con su cámara lo que a veces no miramos.

Estudió fotografía con Pedro L. Raota. En 1987, después de trabajar varios años en el área de la fotografía publicitaria, viajó a Alemania donde siguió formándose con distintos fotógrafos. Regresó a la Argentina para crear Photo Design y dedicarse a pleno a la fotografiar y difundir las maravillas que el país tiene para mostrar. Paisajes y fotos abstractas de gran calidad artística conforman su obra.

Lleva recorridos más de 1 millón de kilómetros de rutas argentinas en busca de momentos únicos que inmortaliza con su cámara.

Su fotografía atrapa la mirada. Uno se evade, se siente parte, se deja absorber por el paisaje, libre. Florian en su obra busca una fotografía que uno no se cansa de mirar, que cada día vuelve a sorprender.

Su primer libro, Argentina, fue editado en 1992. Hoy lleva editados 11 libros con fotos propias, superando los 140.000 ejemplares. A esta producción se suma una trayectoria de 23 años editando calendarios. Su obra representa instantes y paisajes de todas las provincias, lo que lo transforma en gran embajador de nuestro país. Próximamente estará lanzando su nuevo libro: A Orillas del Lago Argentino. Para conocer más sobre su obra: www.florian.com.ar / www.facebook.com/Photodesignediciones

Glaciarium

Glaciarium es único en América Latina en su estilo y concepto. Invita a conocer más a fondo todo lo que los glaciares tienen para decir. Es una introducción perfecta a la visita del Parque Nacional los Glaciares ya que permite comprender antes de ver y de disfrutar, abre los sentidos y despierta la curiosidad. Como cierre de la estadía de los turistas, su visita logra que todo lo visto cobre sentido y sella lo experimentado, dejando la puerta abierta para más descubrimientos. Sin lugar a duda, la visita de Glaciarium no puede faltar en la agenda de quien llega a El Calafate.

Es el primer centro glaciológico que nos habla de los glaciares y nos ayuda a interpretarlos. Fue creado con el propósito de promover el conocimiento y exaltar los sentidos; intenta con nobles recursos estéticos y narrativos envolver emocionantemente al visitante. Para ellos se diseñó un espacio vivo, donde predominan estímulos visuales y sonoros, interactivos y entretenidos que contribuyen al conocimiento. Su visita es una forma de enriquecer el viaje a la Patagonia, pudiendo disfrutar y comprender mejor el maravilloso espectáculo que se vive en el Parque Nacional Los Glaciares.

Dos mil quinientos metros cuadrados de construcción poniendo en valor a los glaciares y su evolución, a exploradores y científicos que se aventuraron a conocer los secretos del hielo. Hoy el resultado de miles de horas de estudios, miles de kilómetros recorridos sobre el hielo con crampones y piquetas, está al alcance de todos en Glaciarium, permitiendo conocer más allá de donde podemos llegar. Sin duda, este centro da respuesta a muchos interrogantes.

Al recorrerlo uno se siente espectador además de protagonista. Vale la pena tomarse el tiempo y dedicarle por lo menos dos horas para poder incorporar la información, disfrutar de las diferentes proyecciones y, por qué no, terminar en el Glacio-Bar brindando por la magnificencia de la naturaleza, que tenemos que cuidar y preservar.

Recorrido por Glaciarium

Llegando desde El Calafate se perfila el edificio que se recorta en el horizonte. Su arquitectura representa el frente del glaciar. Un paisaje que domina la estepa. Un terreno que vio pasar miles de años atrás los glaciares y donde hoy aún se ven sus rastros.

Dos pabellones albergan la muestra que utiliza los más modernos recursos de museología. Se ingresa por un pasillo oscuro, guiados por el agradable sonido del agua del deshielo que gotea. Enseguida comienza la sorpresa. Paneles que hablan de la formación del hielo, historia de exploradores y científicos. Fotografías de grandes fotógrafos argentinos como Florian Von der Flecht, Daniel Wagner y Andrés Bonetti atrapan la mirada y hacen soñar. El comienzo del Universo, los periodos glaciológicos. Más allá una gran maqueta que presenta el campo de hielo, origen de los glaciares que admiraremos durante la visita a la zona. Pantallas interactivas que permiten visualizar, por ejemplo, el retroceso del glaciar Upsala. Importante homenaje a Francisco Pascasio Moreno, un gran hombre; parece que él está allí para contagiarnos su entusiasmo por los paisajes argentinos. El sector único que tiene el Glaciar Perito Moreno, que realiza un dique natural que luego se desmorona con un gran rompimiento, es parte también de la visita. El recorrido termina en un túnel que despierta sensaciones a través de un interesante sistema de proyecciones simultáneas. Nos pone en alerta roja. Nos enfrenta a la realidad a la cual la aceleración del calentamiento global está llevando al planeta. Todo esto es parte del legado que el visitante se lleva al visitar Glaciarium.

Sala de Exposiciones (10 m x 9 m): independiente a la muestra, es el paso obligado al auditorio. En sus amplias paredes se presentan muestras de fotografía y pintura de artistas argentinos. Es un ámbito ideal que puede oficiar de salón de eventos en caso de ser requerido. Un lugar para hacer una pausa y recorrer la muestra itinerante.

Auditorio/Cine "Alberto M. De Agostini" (capacidad: 90 butacas): es donde se proyecta un documental 3D que forma parte la propuesta de Glaciarium. Las tres dimensiones permiten sentirse dentro del paisaje. Uno camina por el sendero. Siente la naturaleza y tiene vistas del Fitz Roy como quizás en vivo y en directo no tuvo la suerte de verlo. Se proyecta cada hora o cada media hora según la cantidad de visitantes.

Eco-shop: exhibe y ofrece a la venta una variada selección de objetos de diseño y artesanías ecológicas. Se encuentran interesantes artículos confeccionados con elementos reciclados o bien naturales, como lana pura. Además, allí se encuentran mapas de la zona, pósters y libros de fotografías, entre otros artículos. Glaciarium, por medio de su Eco-shop, quiere seguir sembrando buenas prácticas que permitan un mejor equilibrio entre el Hombre y la Naturaleza

Cafetería (capacidad: 40 personas): para amenizar la visita y relajarse un momento frente a amplias vistas del Lago Argentino y de la estepa patagónica, se propone un stop en la cafetería que se encuentra abierta todo el día. Tiene una carta de cafetería además de opciones para almorzar. Se recomienda realizar reservas en caso de grupos que programen allí su almuerzo, desayunos o meriendas.

Glacio-bar (capacidad: 22 personas): primer bar de hielo de la Argentina. Todo es de hielo. Paredes enteramente revestidas de hielo. Barra, mesas, bancos, son de puro hielo glaciar. La temperatura ambiente es de -10º. La entrada incluye libre consumición de bebidas blancas, aperitivos, licores y bebidas sin alcohol. Buena animación con luces y buena música generan un muy buen ambiente. Para protegerse del frío al ingresar se provee capa, guantes y botas especiales. Se recomienda, de todas maneras, vestir ropa de abrigo y buenos zapatos. Turnos de ingreso cada media hora. Tiempo de estadía: 20 minutos. Primer turno: a las 10:30 am, último turno media hora antes del cierre. Recomiendan realizar reservas para evitar tener que esperar para ingresar.

Glaciarium no puede faltar en la agenda de quien visita El Calafate porque es un complemento perfecto antes o después de la visita al Parque Nacional Los Glaciares. Permite entender lo que se vio o se va a ver durante el recorrido previsto en la zona. Porque muestra lo que uno no tuvo tiempo o no pudo acceder; despierta los sentidos y permite tener vivencias más profundas. Un lugar interactivo donde uno valida y suma información y vivencias. Asegura no irse de la zona sin haber visto y comprendido lo esencial.

Porque Glaciarium es único. Cuenta con los últimos recursos tecnológicos en museología, lo que lo deja un paso adelante con respecto a los demás museos glaciológicos. Cuenta con 2.500 m2, compuesto por el hall central y tres pabellones. Permite ver más allá de donde podemos ir. Porque Glaciarium, gracias al equipo que lo conforma, está en la vanguardia, es referente en lo que glaciares respecta.

Como un glaciar, Glaciarium se mantiene en constante movimiento. Sigue estudiando los glaciares, los sigue fotografiando y explorando. Cuenta con una nutrida agenda dinámica de charlas, proyecciones, exposiciones de arte y fotografía. Ambiente cultural donde se genera el diálogo, donde se invitan a disertar grandes exploradores, científicos, y a quienes tienen algo para aportar. Recomiendan consultar con frecuencia la agenda de actividades y seguir por facebook las actualizaciones.

Días de apertura: todos los días de la semana.

Horarios: de septiembre a abril: 9 a 20 h - mayo a agosto: 11 a 19 h

www.glaciarium.com

www.facebook.com/Glaciarium

12 de julio de 2016

Galería de imágenes

Etiquetas: Museo Florian Von Der Fecht Abstracto.Ar Glaciarium El Calafate Glaciares Muestra Fotográfica

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario