Sábado 15 de mayo de 2021
BIKE | 18-01-2021 08:56

Seis recorridos para descubrir la provincia de Buenos Aires

Una hermosa invitación a la aventura que nos llevará a recorrer, sobre nuestras bicicletas, caminos rurales perdidos y antiguos pueblos del vasto territorio provincial
Ver galería de imágenes

Muchas veces creemos que, para viajar en bici, es necesario hacer grandes planes en los que necesitemos semanas o meses enteros recorriendo lugares alejados, lo cual implica mayor organización y logística. Pero olvidamos que la esencia de los viajes en bici no trata de grandes distancias o tiempo sino, principalmente, de vivencias intensas en las que logremos conectar con el entorno y que, para encontrarlas, no es necesario irse muy lejos.
En esta nota Gabriel Salerno y Adriana Buchele, ciclistas y viajeros, nos proponen seis recorridos diferentes, de uno a tres días de duración, pedaleando por pueblos y caminos secundarios de la provincia de Buenos Aires.

Recorrido 1: City Bell - Buchanan - Aeródromo Mouras

0701_bike

Pensando en hacer una travesía por vías, campos y vacas, un sábado ventoso y poco amigable partimos rumbo a Buchanan montados sobre dos ruedas. Unas pocas semanas atrás había transitado ese mismo destino con la camioneta, despacio, muy despacio, por un camino ancho deteriorado y prácticamente intransitable. Eso no impidió apreciar la belleza del lugar y convencida de que con la bici sería aún mucho mejor, volvimos.
Vimos los restos de una señorial estación ferroviaria que formó parte del ramal que salía de González Catán y llegaba, por ese entonces, al pujante Puerto La Plata de la Cía. General de Ferrocarriles. Un puerto del que conocemos su gran historia, a pesar de la sombra del de Buenos Aires.
Campos alrededor de vacas que todavía siguen engordando, de ese suelo que nunca deja de dar La estación que calla las voces de sus paredes contando una historia no muy lejana de horarios de paso, de tractores llegando con la carga, del tanque repleto de agua para abastecer la sed de los peones rurales, de sombras de árboles añejos que hoy permanecen firmes, haciéndole frente a este viento frío del Sur del día de nuestro paseo.

  • Las bicis transitan en el sendero estrecho, con matas de yuyos duros que hacen que el pedaleo, por momentos, no sea continuo. Cruzamos puentes de madera rotos a nuestro paso, en los que debemos apurarnos para darle lugar a las vacas que vienen delante de su cuidador. Es hora de volver. La tranquera se cierra. Y el viento ocupa los rincones de aquella vieja estación de Buchanan.
  • Kilómetros: 50.
  • Nivel de dificultad: baja.
  • Itinerario: estación de tren de City Bell -  Estación de tren Buchanan - Autódromo Mouras.
  • Ruta: caminos rurales.
  • Días: 1
  • Cuándo hacerlo: durante todo el año.
  • Lugares destacados: tramo entrada a estación Buchanan, recorrerla por el sendero que se encuentra sobre las vías. Si el autódromo está abierto, es interesante ingresar y recorrer sus boxes.

Recorrido 2: Olmos - Río Dulce

0701_bike

Partimos desde la estación de servicio ubicada en la rotonda de Olmos (RP 36 y RP 215). Hicimos los primeros 10 km por la calle 197 hasta cruzar con la RP 36. Un kilómetro antes de la RP 36 se encuentra un monolito que recuerda el accidente del corredor de Turismo de Carretera Pato Morresi. Por la Ruta 36, a 13 km se halla un parador-almacén y, desde ese sitio, hacemos 5 km más para doblar a la derecha y empezar una serie de caminos rurales que primero nos llevarán hasta Oliden, donde nos encontraremos con una antigua panadería y, obviamente, la estación de tren. Es el último lugar donde podremos abastecernos de comida y unos ricos fiambres de campo. Saliendo del pueblo, a unos 10 km encontraremos abandonado el viejo Almacén Las Piñas. Una construcción de las primeras décadas del 1900. Cinco kilómetros más adelante llegaremos a Ferrari, donde solo hay una escuela y algunas casas. Desde allí tendremos que recorrer unos 13 km hasta la estación Vergara. Aquí también hay un viejo almacén, pero no es seguro que esté abierto; además hay un colegio y una estancia donde podemos proveernos de agua. Desde Vergara tenemos 11 km más, un camino que se mete entre las copas de un bosque de acacias negras (ojo con las espinas) hasta llegar a la RP 20. De ahí a la izquierda, a 4 km se encuentra el puente del río Dulce, donde podremos acampar bajo su sombra.

  • Kilómetros: 80.
  • Nivel de dificultad: media.
  • Itinerario: Olmos, almacén de Poblet, Oliden, Ferrari, Vergara.
  • Rutas: provincial 36, caminos secundarios y ruta provincial 20.
  • Días: 2 (uno de ida y otro de vuelta).
  • Cuándo hacerlo: durante todo el año.
  • Comida y agua: comida se consigue en Olmos. Sobre la Ruta 36, a la altura del acceso a Poblet, hay otro almacén y el último pueblo con almacenes es Oliden. Agua hay en todo el camino hasta Vergara.
  • Lugares destacados: estación de Oliden, panadería de Oliden, de 1922; almacén Las Piñas, estación Vergara y el río Dulce. 

Recorrido 3: Río Samborombón

0701_bike

Día de calor, así se presenta el amanecer. Nuevamente en la ruta para llegar al destino en que nos montaremos en nuestras bicicletas.
El camino es recto, entre campos, con camionetas que van y vienen con las cajas llenas de herramientas de trabajo, algunas tranqueras abiertas esperando al camión que traslada al ganado, curva y contracurva. Las bicis siguen la huella, dejando paso a los lugareños. Las risas espantan a los pájaros de su habitual tranquilidad y, al fin, el camino comienza a bajar para reencontrarnos nuevamente con el Samborombón, esta vez a la altura de los Caños de Vergara.
Marrón, con espuma que va dejando al pasar por este puente que interrumpió el río en forma abrupta, y que en algunos años ha tratado de llevárselo. Cómo faros, dos casitas de horneros custodian el paso.  
Tomamos una foto de la orilla del río y emprendemos nuestra segunda etapa de la aventura. No hay más camino, solo un sendero pisoteado por las vacas y algunos rastros de pescadores que dejan su impronta, con cenizas del fogón y el caprichoso ritual de dejar las botellas allí, como si por obra de magia fueran a desaparecer. Si supieran que esa misma botella flotará hasta la Bahía de Samborombón rumbo a una contaminación eterna, permanente….
Entre curva y curva remonto el barrilete. El viento de popa y una velocidad baja hacen que vuele en libertad. Un solo árbol se asoma en el horizonte. El rumbo es ese. El nos cobija para un almuerzo tranquilo, bajo sus ramas con espinas observamos a lo lejos grandes colonias de biguás.
Llegamos al paraje Don Julito, no sin antes cruzar canaletas que forman una red infinita de pequeños ríos que alimentan al principal. Su suelo muestra algo de salinidad. En algunas zonas es muy pegajoso y las ruedas suelen enterrarse.
Encaramos, para cortar camino, por dentro de un campo, saltamos alambrados y pronto lo bajo del terreno transforma al lugar en un pequeño pantano, húmedo de matas de paja durísimas, imposible de pedalear. La lluvia comienza a caer, el cielo gris plomo torna al paisaje un poco triste, pero seguimos avanzando y tratando de pedalear en ese laberinto. Y al final una última tranquera nos abriga del agua y, de paso, aprovechamos para reparar una pinchadura.
El día va terminando, esta vez con pocos kilómetros pero mucha adrenalina y un río que nos sigue tentando, por tierra y por agua, allí… esperándonos.

  • Kilómetros: 35.
  • Nivel de dificultad: media.
  • Itinerario: ruta provincial 20, entrada a Vergara, caños de Vergara - Paraje Don Julito, orillas del Samborombón sin camino.
  • Rutas: intersección de ruta provincial 20, orillas del Samborombón sin camino.
  • Días: 1.
  • Cuándo hacerlo: todo el año, excepto con crecidas del río.
  • Lugares destacados: No hay sendero sobre orillas de Samborombón, son huellas de vacas. Si llueve los días previos, el pantano que se cruza para retomar calle de tierra no es conveniente. La entrada a Paraje Don Julito con días anteriores con lluvias, tampoco es recomendable.
  • A tener en cuenta: hay pinches en algunos tramos a orillas del Samborombón.

Recorrido4: Jepenner-Gral Belgrano

0701_bike

Saliendo de Jeppener agarramos el camino  asfaltado que nos lleva a Altamirano. Antes de llegar al pueblo se abre una bifurcación a la derecha con dirección al pueblo de Alegre por caminos rurales durante 20 km, desde allí tenemos casi 10 km más hasta la ciudad de Ranchos, donde encontraremos una laguna ideal para tomar un refrigerio. Allí también suelen haber negocios de comida. Continuamos el viaje por la calle Betbeze hasta acercarnos a las vías del tren provincial. Las cruzamos para tenerlas a nuestra derecha y continuamos el camino en esa dirección por unos 30 km hasta la estación Río Salado, en el Pueblo de Villanueva. A unos 500 m más adelante tenemos el puente que cruza el río Salado. A los lados del puente hay campings, uno privado y el otro municipal. Desde aquí solo nos restan 10 km para llegar a Gral. Belgrano, donde tenemos para alojarnos camping municipal y cabañas.

  • Kilómetros:  70.
  • Nivel de dificultad: Medio
  • Itinerario: Jeppener, Alegre, Ranchos, Villanueva, Gral. Belgrano.
  • Rutas: caminos secundarios.
  • Días: 2 (uno de ida y otro de vuelta).
  •  Cuándo hacerlo: todo el año.
  • Comida y agua: en Jeppener y en Alegre se puede conseguir agua. Ranchos tiene todos los servicios. Desde Ranchos hasta Villanueva podemos conseguir agua en las estancias al costado del camino.
  • Dónde dormir: Villanueva tiene camping y Gral. Belgrano tiene campings y cabañas.
  • Lugares destacados: Arroyo Vitel, laguna de Ranchos, el río Salado en Villanueva. Gral Belgrano tiene un hermoso parque al costado del río Salado.
  • A tener en cuenta: en verano el calor es intenso.

Recorrido 5: Portela - Santa Coloma

0701_bike

Desde la ventana de la pieza de la casa de campo me despierta el hermoso amanecer y los cantos de pájaros que ya estaban trabajando muy temprano. Lejos, los perros le ladran a algún tractor que pasa por la lejana calle rural, dejando su estela de polvo por detrás. Me levanto y luego de una mateada sobre la larga mesa de madera maciza, con la cocina económica cerquita, preparo la bici y me dispongo a rodar.
Hasta la tranquera me acompañan los perros, moviendo la cola y levantando polvareda. Hay poco viento. Las huellas del tractor de la mañana están intactas en el camino. Cerca de unos alambrados, un grupo de caballos me mira curioso. A los costados, mares de trigos se mecen y se cortan abruptamente en alguna cañada. Otras veces, grietas de una tierra seca marcan las parcelas como heridas, esperando el agua que hace rato que no llega.
En una intersección aparece un viejo boliche de almacén “La Sucursal”, un centro de reunión para los viajantes, enclavado al lado del paso a nivel.
Llegó a Irineo Portela. Su estación de tren está prolijamente cuidada. La recorro y, para mi asombro, la Agencia de YPF está abierta, con los surtidores afuera. Entro con la puerta alta de madera y con una pequeña campanilla arriba que la hace sonar anunciando mi ingreso, veo un hermoso almacén de ramos generales.
Me dispongo a cruzar nuevamente las vías y salir rumbo a Santa Coloma. Dos camiones me pasan por la angosta calle de tierra, me bañan de polvo y sigo pedaleando.
Santa Coloma es un poco más grande, dispuesta geométricamente casi igual que Portela.  Tiene dos carteles que me dan una idea de lo grande que es su fiesta de la Torta Frita y del Mondongo. Las recetas están plasmadas en los mismos carteles, en un parque de una arboleda inmensa que, supongo, cobija a los visitantes para esa fecha, el 1 de mayo de cada año.
Es hora de pegar la vuelta, me quedan unos cuantos kilómetros hasta el campo. A esta hora los tractores van y vienen con maquinarias a remolque. En el camino, unos cuantos lagartos overos se esconden rápidamente. Campos, curvas y más campos. Paisanos con boinas, caballos, manos de trabajo, mujeres con delantales, molinos que giran, trigo que se mece, perros que mueven la cola y corren en busca de la bicicleta, pequeñas flores amarillas y violetas al costado del camino, galpones abiertos, extrañas maquinarias de colores, silos que se levantan como ciudades, cuadraditos de tierra con diferentes colores, caminos y más caminos por delante… gira… giran los pedales, las ruedas, la mente, los sentidos, en soledad...

  • Kilómetros: 50.
  • Nivel de dificultad: baja.
  • Itinerario: Escuela 13, Irineo Portela, Santa Coloma.
  • Rutas: caminos rurales.
  • Días: 1.
  • Cuándo hacerlo: en cualquier época del año, evitar los días de mucho calor.
  • Comida y agua: se puede comprar en los pueblos o en el almacén La Sucursal.
  • Lugares destacados: Iglesia de Santa Coloma, estaciones de trenes, almacén “Agencia YPF”, en Irineo Portela y almacén “La Sucursal”.
  • A tener en cuenta: para muchos animarse a rodar en solitario es un gran paso que luego se transforma en algo normal. Este es un lindo recorrido para salir a disfrutar de la bicicleta.

Recorrido 6: Gral. Conesa - Nueva Atlantis

0701_bike

Salimos de la plaza de Gral. Conesa hacia la ex ruta provincial 56. Desde  la calle con boulevard recorremos una traza de ripio por 10 km hasta empalmar con la actual RP 56, asfaltada y futura autovía. Sobre este tramo de asfalto hicimos 12 km hasta llegar al puente que cruza el Canal 2. Recomendamos tener mucho cuidado sobre este sector, es conveniente circular sobre el terraplén de tierra donde se está haciendo la otra vía de circulación. Al llegar al puente del Canal 2 , lo cruzamos y tomamos el camino de la izquierda que sigue el curso del canal.
Sobre este camino avanzamos 27 km donde a nuestra derecha encontraremos una tranquera. En esa tranquera empieza el camino vecinal que recorre una zona de reserva de vida silvestre, son 35 km hasta llegar al antiguo trazado de la Ruta 11.
Allí se encuentra un pueblo Paraje Pavón, desde donde
el camino es asfaltado y nos lleva a Mar de Ajó. Nosotros fuimos hasta la costa y en sentido sur hicimos unos 4 km hasta el camping de Nueva Atlantis.

  • Kilómetros: 220 totales (110 km de ida y 110 km de vuelta).
  • Nivel de dificultad: media.
  • Itinerario: Gral Conesa, Canal 2, Paraje Pavón, Mar de Ajó, Nueva Atlantis.
  • Rutas: Ex RP 56, actual RP 56, camino vecinal y caminos secundarios.
  • Días: 3 días y 2 noches (un día para llegar a destino, uno de descanso y otro para volver).
  • Cuándo hacerlo: preferentemente en verano, para disfrutar el mar. Pero se puede hacer todo el año.
  • Comida y agua: en Gral. Conesa hay almacenes y panadería. Luego los encontraremos nuevamente en el Paraje Pavón. En la mayor parte del camino hay estancias donde pedir agua, aunque es un poco salada.
  • Dónde dormir: Camping Nueva Atlantis.
  • Lugares destacados: los 27 km del camino que costea el Canal 2 son muy bellos, se pueden observar ñandúes. Los 35 km desde Canal 2 hasta Paraje Pavón son una reserva con mucha fauna. A tener en cuenta: la zona de reserva no es un lugar para pescar. Fauna patrulla la zona.

Agradecemos a Adriana Buchele y a Gabriel Salerno

Galería de imágenes

En esta Nota

Marisol López

Marisol López

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend