Lunes 30 de enero de 2023
BIKE | 14-12-2022 07:05

20 estaciones de tren abandonadas para descubrir en bike (parte 1)

Los ramales desactivados en gran parte del país, con el paso del tiempo dejaron el atractivo de las estaciones abandonadas con sus carteles, construcciones y andenes. Hoy son un objetivo buscado por muchas personas para hacer turismo.
Ver galería de imágenes

Durante décadas las estaciones de ferrocarril y los ramales abandonados solo fueron meta de los ferroaficionados y los cicloturistas. Para quienes llegaban en auto, 4x4, moto, a pie o en bici, estos sitios revelaron la belleza oculta de ese abandono. Desde aquí mismo, en varias notas de revista Weekend hemos publicado hallazgos que –desgraciadamente– se encuentran a lo largo y ancho de nuestro país. Pero la pandemia también generó un cambio de paradigma, esos meses de encierro provocaron el descubrimiento de este atractivo y también la posibilidad de llegar a ellos en primera persona. Y apenas el telón de la cuarentena se descorrió, una explosión de fotos y videos de estaciones en medio de inhóspitos parajes invadieron las redes.

Desde andenes y tinglados ubicados a 50 km del Obelisco, a puentes a los que se llega tras horas de caminatas por vías muertas, miles de argentinos acompañados por amigos y familias se dirigieron con sus mochilas y el infaltable equipo de mate tras su objetivo ferroviario. Imágenes con celulares, drones, cámaras réflex, exploración de zonas y la infaltable foto con el nomenclador de la estación son el premio para un día de campo en plena naturaleza. El atractivo es que prácticamente todos lo pueden realizar con precauciones mínimas: calzado de trekking y ropa sufrida, ya que lo normal es que la vegetación haya avanzado y tenga espinas. Y mucho cuidado con los tinglados y pisos sueltos de las estaciones: los zorrinos, las mulitas y otra fauna puede que las haya tomado como vivienda. Torcerse un pie y/o rasparse con algún alambre o rama es evitable si prestamos debida atención.

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Aparte de la vestimenta tenemos que tener en cuenta la falta de servicios, por lo que es conveniente llevar repelente, abrigo, agua, fruta, barritas de cereal o la parrilla... ¡Un asadito no se le niega a nadie! Para la búsqueda de datos es recomendable usar Facebook, hay varias páginas donde los usuarios suben sus fotos, comentarios y asesoran en forma desinteresada. Es importante destacar que, más allá de que la mayoría de las estaciones están abandonadas, en algunas vive gente, por lo que es necesario tratarla con respeto y solicitar permiso para acceder.

En el mismo sentido, varias han sido reacondicionadas por asociaciones ferroviarias como centros culturales o museos que pueden ser visitados. Este trabajo que realizan a veces incluye desmalezado de los trazados y hasta paseos en zorra con pequeños vagones de pasajeros. Ahora sí, ya estamos en condiciones de salir a rutear y buscar esos viejos reductos del ferrocarril a través de infinitos caminos rurales, en los cuales nos toparemos con parajes y pueblitos de película, donde podremos disfrutar de la hospitalidad de sus pobladores. Sin duda, la primera foto clásica con el nomenclador de la estación va a ser el disparador de nuevas exploraciones.

Canning (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Las construcciones del ferrocarril Compañía General Buenos Aires (C.G.B.A.) de capitales franceses tienen una arquitectura de esa procedencia, muy distintas de las habituales estaciones inglesas. Luego de que la última formación pasara en la década del ‘90, el antiguo jefe de estación vivió allí muchos años y mantuvo la construcción en óptimas condiciones. Hoy el Municipio de Ezeiza parquizó toda la zona, así que nos encontraremos con una plaza con cómodos bancos para descansar y comer algo, sombra y –algunos fines de semana– también food trucks. Ubicada a solo 8 km del centro de Ezeiza, se puede llegar por RP 58 y un breve tramo de asfalto de conexión.

 

Calfucurá (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Es una de las figuritas difíciles para los ferroaficionados. Ubicada en el partido de Mar Chiquita, a 50 km de Coronel Vidal, este ramal del Ferrocarril del Sud dejó de prestar servicios en 1948, por lo tanto la estación tiene un deterioro muy avanzado. Debemos tener precaución con los pisos sueltos y los techos a medio caer. Es recomendable no ingresar al interior. En las cercanías también se encuentra el centenario boliche Esquina de Arguas, una pulpería considerada un modelo rural, que comenzó a funcionar en 1817. A Calfucurá se puede acceder desde la Autovía 2 o desde la RP 11, pero antes informarse del estado de los caminos rurales.

 

Carlos Keen (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Inaugurada en 1881 y activa hasta la década del ’90, es un destino clásico para los cazadores de estaciones. A solo 15 km de Luján y con acceso por asfalto, fue uno de los primeros pueblos en transformar su ex estación y alrededores en un polo gastronómico y de artesanías, por lo que tendremos infinidad de diferentes propuestas, además de poder disfrutar del parque contiguo. Por el mismo ramal con rumbo Norte y por el antiguo Camino Real, a 7 km se encuentran las estaciones Villa Ruiz y luego Cucullú, otros 10 km más adelante hacia el Este. Ambas con una propuesta más de pueblo pero muy atractivas fotográficamente. Este circuito merece un día entero para poder disfrutarlo... ¡O un finde completo!

 

Totoralejos (Córdoba)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Distante 200 km de Córdoba capital y casi en el límite con Catamarca, es una de las ex estaciones más cinematográficas del país. Pertenece al ramal del Ferrocarril Central Córdoba, que fue inaugurado en 1887 para conectar Buenos Aires con Tucumán. Actualmente solo circulan trenes de carga, pero en su pueblo vivían unas 100 personas hasta que cerró, cuando el destacamento de Vía y Obra que mantenía el ramal fue desactivado. Actualmente solo vive una persona que puede contarnos la experiencia de lo que pasaba allí día a día (ver nota en revista Wekend N° 593).

 

Buchanán (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Es otra de las francesitas de la Compañía General Buenos Aires. Se encuentra situada a 50 km de Buenos Aires, en el partido de Florencio Varela y cercana a la RP 53. Los últimos kilómetros son por un camino rural que suele ser complicado luego de las lluvias. Después de que se desactivara el ramal en la década del ‘90, un ferroviario (Rubén y su zorra Pampa) la mantuvieron en buenas condiciones. Con un aire absolutamente campestre, es un verdadero paraíso fotográfico. Hay una bomba de agua y abundante sombra, y es muy común encontrar grupos de cicloturistas y de motos off-road compartiendo el lugar.

 

Pla (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Ubicada a 190 km de Buenos Aires y a 10 km de Alberti, la estación fue inaugurada en 1908. Esta francesita también perteneció al CGBA y se encuentra en muy buen estado. Actualmente funciona como centro cultural. El municipio está diseñando un circuito turístico con actividades, llamado “Camino al Centenario”, ya que el pueblo cumple años en 2023. Entre sus atractivos incluye el famoso boliche Casona Peña y el Club Ciclón de Pla. Se accede por un camino rural muy bien mantenido. Contacto en Facebook e Instagram: Alberti Turismo.

 

Larrea (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

A solo 8 km de Alberti y a 3 km de los talleres ferroviarios de Mechita, el ramal se encuentra activo con formaciones provenientes de Plaza Once, pero la estación fue abandonada en la década del ‘60. En su momento fue fundamental para la zona. Todavía se aprecian las bases de los antiguos galpones donde se descargaba la mercadería. La estación propiamente dicha está emplazada en medio de un frondoso bosque y es muy utilizada con fines fotográficos y cinematográficos. Acceso por caminos rurales en muy buen estado. Contacto en Facebook e Instagram: Alberti Turismo.

 

Adolfo Rodríguez Saa (San Luis)

0712_estaciones_de_tren_abandonadas

Se ubica a 180 km de San Luis capital y tiene la particularidad de haber sido renombrada en tres ocasiones desde que se la inauguró en 1903: Pisco - Yacu fue el original, luego siguió Santa Rosa de Conlara (población donde está ubicada), y en los 90 A.R. Saá. En algunos de los galpones se llegan a ver los nombres superpuestos. Este ramal del FF.CC. Buenos Aires al Pacífico fue desactivado en 1993 y el predio, abandonado durante décadas hasta que el Centro de Preservación Histórica Ferroviaria se hizo cargo hace cinco años. Actualmente, en el antiguo galpón de encomiendas se exhiben diversos objetos ferroviarios que se fueron recuperando. Reciben visitas de colegios y particulares, y los encargados están restaurando una zorra con acoplado para el mantenimiento del trazado, ya que su fin primordial es la vuelta del tren. Contacto por Facebook: Centro de Preservación Histórica Ferroviaria.

 

Altamira (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

A solo 6 km de Mercedes y a 130 de Buenos Aires, esta estación construida en 1908 es estratégica por estar cercana de Tomás Jofré –convertida hoy en un polo gastronómico–, de otras estaciones y, también, por formar parte del circuito llamado Túneles de Espora. Recientemente fue puesta en valor, tanto como sus andenes, ya que por allí circularía en breve el tren turístico de los Amigos del Ferrocarril Belgrano que a futuro uniría Mercedes, Altamira y Jofré. A pocos metros de estación Altamira hay un boliche de campo y varias casonas dignas de ser fotografiadas. Pero si seguimos por caminos rurales con rumbo Sur, también podemos recorrer las estaciones anteriores: La Verde y San Eladio, ambas exquisitas.

 

La Limpia (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas_bike

Cercana a la localidad de Bragado y restaurada por completo, es una de las estaciones más vistosas de este antiguo ramal que llegaba hasta La Pampa. En el paraje, junto con un par de casonas, también encontramos un almacén de campo donde comprar algún faltante. Se la puede recorrer junto a la estación Máximo Fernández, a 11 km –la estación siguiente del ramal y abandonada por completo–, y la histórica Capilla Montelén que se encuentra enfrente de esta última. Con accesos por caminos rurales en buen estado, estos tres destinos merecen que se les dedique una tarde entera.

Galería de imágenes

Aldo Rivero

Aldo Rivero

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend