Sunday 23 de June de 2024
BIKE | 18-05-2024 19:00

Desafíos en dos ruedas en las sierras cordobesas

El Camino del Peregrino, Pintos, los túneles de Taninga, Cóndor-Copina, La Cumbre-Ascochinga y el Paseo La Iguana constituyen el top five de una Córdoba picante.
Ver galería de imágenes

"Buenos frenos. Ante todo, buenos frenos”, dice bromeando Ana, una de las bikers que llegó a probar los 28 km del Camino del Peregrino hacia Mina Clavero. Es la previa de la Run Altas Cumbres, el evento de running, nado y bike que congrega fans de todo el país. Y éste, un tramo clave de los 82 km que habrá que pedalear. Se trata de un viejo camino de ripio puesto en valor desde que José Gabriel del Rosario Brochero, el famoso cura gaucho, alcanzó la canonización. Desde arriba, es pura bajada, curva y contra curva, precipicio sin contención, arroyos y piedra suelta. “Ustedes… están un poco locos”, le digo al verla salir viva de la nube de polvo sobre un filo infinito. “Un poco sí, capaz. Pero ésta adrenalina es impagable”, dice sonriendo antes de entrar a la capilla de Villa Benegas. 

0502_BIKE_CORDOBA

Segundos detrás llega su compañero y dos chicas más. El biker mira desconfiado la rueda delantera y ajusta un cierre rápido. “Menos mal. Esta capilla siempre me salva”, suspira. Luego entran, se arrodillan sobre el piso de piedra ante la imagen de la Virgen de Luján, protectora de los caminos. Al rato, salen a toda máquina. 


Desde la puerta de Eluney, el único comedor del camino, los miran también José López y su mujer Gladis, famosa por la cerámica negra que moldea a mano. La experiencia del Peregrino se inicia en el Km 105 de la Ruta 34 en las Altas Cumbres, justo en el parador Giulio Cesare Bar (lo único con servicios hasta Villa Benegas), para recorrer 28 km realmente picantes. Además de vistas panorámicas increíbles, vados y curvas cerradas, se atraviesan ocho estaciones construidas para descanso y oración, identificadas por un tótem de hormigón y metal oxidado que forman una cruz con la figura de Brochero. 

Arriba, abajo

Las otras sierras no se achican si hay que hablar de retos. Sobre la RP 38, un racimo de localidades se despliega desde Carlos Paz hasta La Rioja, y justo al medio, La Cumbre ofrece dos alternativas bien distintas. La primera, al Este, es el antiguo camino hacia Ascochinga, unos 40 km enmarcados en valles y profundas quebradas con un desnivel positivo de 1.135 metros. Aquí no predominan tanto las curvas sino las subidas y algunas bajadas incesantes, para llegar hasta el Proyecto Carayá (www.caraya.org), el único centro de primates en la Argentina dedicado al rescate, rehabilitación y conservación de animales salvajes, hogar de 47 monos capuchinos y casi 200 carayás, una chancha, perros, vacas, caballos y otros animales, entre los que se destacan varios pumas salvajes que viven en la reserva y se alimentan de las vizcachas que el mismo centro también cría. 


Poco después puede disfrutarse del Tiú Mayú, el río que cruza la sierra y tiene algunos balnearios para el descanso. Parte de la Reserva Defensa Ascochinga, sus 3.300 hectáreas contribuyen con la regulación hídrica y a la protección de las cuencas en una zona de escasez de agua, administradas en conjunto con la Fuerza Aérea Argentina en la ecorregión del bosque chaqueño serrano. 

0502_BIKE_CORDOBA

El otro gran atractivo de estas Sierras Chicas espera hacia el otro lado, al Oeste, en las bajantes del río Pintos, cuya carrera de montaña (www.desafio.riopinto.ar) es la más convocante del continente, y celebró este año la edición número 28 el domingo 28 de abril. Claro que antes y después de esa auténtica marea de ruedas y pedales, el camino está disponible y sus 85 km con 1.300 metros de subida acumulada, cruce de arroyos y pedregosos descensos, atraviesa Cuchi Corral, escenario de los parapentes, y el propio río Pintos, hasta la siempre bella San Marcos. 

El santuario del Rally

De nuevo en las Sierra Grandes, la bajada El Cóndor-Copina es reconocida como gran escenario del rally mundial. Su sendero de 20 km de extensión y desnivel positivo de 60 m es, por momentos, muy angosto y escarpado, y ofrece además de ripio algunos pequeños valles verdes formados por cascadas y pequeños arroyos entre piedrones inmensos. 


Curvas, piedras sueltas y algunos precipicios exigen plena atención al camino. En esas quebradas abruptas, las estrellas son los siete puentes colgantes de hierro y madera, seis de los cuales pueden cruzarse con las bicis. Desde que se habilitó hace años la RP 34, este viejo sendero de las Altas Cumbres dejó su actividad frecuente, y así los habitantes dejaron de ver el bamboleo de camiones y colectivos de pasajeros, por lo que el lugar se transformó casi exclusivamente en un clásico para los amantes del deporte y de la naturaleza. 

0502_BIKE_CORDOBA

Daniel Rodríguez es un apasionado y el Paseo La Iguana (Cel.: +54 9 3544 57-4359), su campo ubicado en el paraje Cañada Larga a 5 km de Mina Clavero, es donde todo está listo para el cicloturismo. Sus 150 hectáreas están adaptadas idealmente para bici. “Estaba como loco acá en la pandemia y le metía sin parar, corrigiendo y alargando los caminos”, cuenta. Ese trabajo obligado le permitió armar circuitos para quienes van a pasear y divertirse un rato, y no sólo en MTB. “Lo que más hacemos es una salida combinada que empieza en Mina, pasa por Brochero y el paraje La Gloria, y concluye acá, coronado con un almuerzo preparado por mis hermanas, mi mamá y mi tía. Después de pedalear así, un buen locro o una pizza en horno de barro se disfrutan de veras”, dice. 


También hay espacio para profesionales y en su campo se han realizado competencias importantes. “Hace poco hicimos un duatlón, y una carrera de la especialidad XC sobre senderos bien técnicos, muy complicados y sin tramos llanos, pensados sólo para quienes saben andar bien”. Además de ciclismo ofrecen caminatas nocturnas con luna llena y reconocimiento de especies de flora y fauna nativa en un entorno donde la cultura comechingona también aparece en conanas, cerámicas y aleros. “Esta disciplina ha crecido muchísimo: donde antes no pasaba nadie, ahora es al revés, es raro si te mandás y no ves ciclistas”. En breve, la gente de Run Altas Cumbres realiza el Rally Altas Cumbres (bike), dos días en etapas que incluye senderos, calles, precipicios, curvas y ríos en el corazón de la sierra. “Yo ando mucho acá durante el año y por eso me piden que les arme recorridos”, concluye. 

En los límites con La Rioja

La bruma asciende por la sierra y se cuela en los túneles, taponando entradas y salidas. Así el valle y la quebrada parecen un película de suspenso. Recientemente asfaltado, parte de este trayecto invita a desandar una de las Siete Maravillas de Córdoba, como la provincia bien ha sabido promocionar su espectacular factura, cuyas cercanías pedaleamos rodeados de cóndores y una bruma aterradora. 

0502_BIKE_CORDOBA

Se trata de los 50 km que recorre la RP 28 desde Taninga hasta los límites provinciales, cuya espectacular obra vial ofrece cinco pasos por debajo de la montaña. Su historia se remonta a 1930, cuando su creación permitió una conexión más fluida entre Córdoba y La Rioja. Desde algunos miradores se puede apreciar la imponente Quebrada de la Mermela y un salto de agua conocido como “Velo de la Novia”. Debajo, y por raro que parezca, estas extensas llanuras están plagadas de vida: se estima que el área es hábitat de 161 especies de aves, 24 de mamíferos y 30 de reptiles que cuidan la Reserva Natural Chancani y el Parque Nacional Traslasierras, donde se destacan algarrobos, mistoles, quebrachos y palma caranday; pumas, osos meleros, guanacos, martinetas, carpinteros negros, pecaríes de collar y especies endémicas como el tucu tucu cordobés, completan el increíble paisaje.

Galería de imágenes

En esta Nota

Pablo Donadío

Pablo Donadío

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend